Archivo

Archive for 15 noviembre 2009

Vivir de Esperanza

Vivir de Esperanza

EDUCAR HOY

POR PEDRO J. BELLO GUERRA.

Periódico AM Querétaro, 15/11/09

Hace unos días celebramos dos grandes fiestas: El día de todos los santos, primero de noviembre y los fieles difuntos, el dos de noviembre. La primera fiesta está dedicada a todas aquellas personas que vivieron una vida ejemplar, natural, sin grandes aspavientos pero siendo santos y ayudando a todos, viviendo las virtudes humanas heroicamente, siendo buenos, equivocándose y luchando todos los días por levantarse y ser mejores, pero que pasaron desapercibidos: es decir, no conocemos sus nombres y no aparecen en el santoral, pero aún así fueron personas estupendas e hicieron gran bien a todos con los que convivieron.

Al día siguiente, celebramos a todos los fieles difuntos, fiesta que nos deja ver el futuro: algún día la hoja caída del árbol seremos nosotros, lo único real que hay en la vida es que vamos a morir tarde o temprano. Pero las dos fiestas nos hablan de esperanza, de ver siempre el pasado como algo que nos sirva de experiencia para mejorar en el futuro, no quedarnos anclados en el pasado porque si no nos sucede como al personaje de este cuento: “Juanita Lagartija vivía entre unas piedras en el campo. Como a todas las lagartijas, le encantaba tomar tranquilamente el sol sobre una gran roca plana. Allí se quedaba tan a gusto, que más de una vez había llegado a dormirse, y eso fue lo que pasó el día que perdió su rabo; unos niños la atraparon, y Juanita sólo pudo soltarse perdiendo su rabo y corriendo a esconderse.

Asustada, oyó como aquellos niños reían al ver cómo seguía moviéndose el rabito sin la lagartija, y terminaron tirándolo al campo después de un ratito. La lagartija comenzó entonces a buscarlo por toda la zona, dispuesta a recuperarlo como fuera para volver a colocarlo en su sitio. Pero aquel campo era muy grande, y por mucho que buscaba, no encontraba ni rastro de su rabito. Juanita dejó todo para poder buscarlo, olvidando su casa, sus juegos y sus amigos, pero pasaban los días y los meses, y Juanita seguía buscando, preguntando a cuantos encontraba en su camino.

Un día, uno de aquellos a quienes preguntó respondió extrañado “¿Y para qué quieres tener dos rabos?”. Juanita se dio la vuelta y descubrió que después de tanto tiempo le había crecido un nuevo rabito, incluso más fuerte y divertido que el anterior. Entonces comprendió que había sido una tontería dedicar tanto tiempo a lo que ya no tenía remedio, y decidió darse la vuelta y volver a casa.

Pero de vuelta a sus rocas, precisamente encontró su rabito al lado del camino. Estaba seco y polvoriento, y tenía un aspecto muy feo. Alegre, después de haber dedicado tanto tiempo a buscarlo, Juanita cargó con él y siguió su camino. Se cruzó entonces con un sapo, que sorprendido le dijo:

– ¿Por qué cargas con un rabo tan horrible y viejo, teniendo uno tan bonito?

– He estado meses buscándolo -respondió la lagartija.

– ¿De verdad has estado meses buscando algo tan feo y sucio? -siguió el sapo.

– Bueno – se excusó Juanita- antes no era tan feo…

– Mmm, pero ahora sí lo es,¿no?…qué raras son las lagartijas! -dijo el sapo antes de largarse dando saltos.

El sapo tenía razón. Juanita se guía pensando en su rabito como si fuera el de siempre, pero la verdad es que ahora daba un poco de asco. Entonces la lagartija comprendió todo, y decidió dejarlo allí abandonado, dejando con él todas sus preocupaciones del pasado; y sólo se llevó de allí un montón de ilusiones para el futuro.”

Así debe ser nuestra vida, dejar atrás las preocupaciones del pasado; que nos sirvan de experiencia, de aprendizaje, pero no estar atados a ellas porque no nos dejan avanzar; arriba, adelante, con fuerza, con la gracias de Dios, con su ayuda, con esperanza porque no hay que olvidar jamás que nosotros debemos – como dice un autor contemporáneo – iluminar a los demás con la luminaria de nuestra vida, de nuestra fe, esperanza y amor para así impulsarlos a estar felices, contentos y a luchar por tener un mundo mejor. Veamos el futuro con esperanza y construyámoslo con alegría.

pedrobelloguerra@gmail.com

Anuncios
Categorías:Cuentos para educar

Matrimonio Gay ¿para qué?

Matrimonio Gay ¿para qué?

Fe y Razón

Luis Fernando Valdés

Está en la agenda de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal la creación de una ley para equiparar las uniones homosexuales al matrimonio. El Diputado del PRD, David Razú, ha promovido esta reforma al Código civil local, y ha afirmado que antes de diciembre será aprobada la nueva legislación sobre “matrimonios homosexuales”. ¿Qué implicaciones tendrá está ley?

Antes que nada, es importante mencionar que existe un “Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal” (Prodehuma), que el Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, calificó como “obligatorio”. La encargada del comité coordinador del Prodehuma, Ja-cqueline L’Hoist afirmó que esta modificación al Código civil es la primera acción de este programa. De modo que se trata de una acción bien orquestada.

El miércoles 11 de noviembre pasado, representantes de 87 organizaciones de la sociedad civil exigieron conseguir la “igualdad de derechos” que las sociedades de convivencia, aprobadas en 2006, no lograron adquirir. “No queremos más leyes especiales, queremos todos los derechos” afirmaron. Además, sostuvieron que el reconocimiento legal les beneficia al tener acceso a la seguridad social, los derechos de tutela, de alimentación, entre otros, y que actualmente la Ley de Sociedades de Convivencia no garantiza, (www.jornada.unam.mx).

Sin embargo, estos planteamientos requieren una seria reflexión. En primer lugar, la finalidad del Derecho civil consiste en asegurar el recto desarrollo de la sociedad humana. Y como la sociedad debe su supervivencia a la familia fundada sobre el matrimonio, es necesario que la unión estable de un hombre y una mujer con el fin de la procreación, sea tutelada por las leyes. Si no se reconoce y se protege esta institución matrimonial, la sociedad misma se pone en riesgo.

Ahora bien, la unión entre personas del mismo sexo no juega ningún papel en la supervivencia de una sociedad, porque esas uniones nunca conllevan la fecundidad. De ahí que no sea necesario que la legislación deba tutelar una situación “de facto”, como la relación sostenida por personas de tendencia homosexual.

Una cosa es reconocer el hecho de la homosexualidad, pero otra muy distinta equiparar las uniones homosexuales al matrimonio. La consecuencia inevitable del reconocimiento legal de tales uniones es la redefinición del matrimonio. Si se cambia la noción de matrimonio, terminarán por ser redefinidos los elementos ligados a él: la procreación y la educación. Y, en ese otro cambio, son los niños los que resultarán atropellados.

Además, las citadas organizaciones invocan el reconocimiento de un derecho y exigen eliminar la discriminación. Pero se comete una injusticia sólo cuando se le niega un reconocimiento legal o un servicio social a quien tiene derecho a ello. Por eso, no se lesiona la justicia cuando no atribuye el estatus social y jurídico de matrimonio a formas de vida que no son matrimoniales, ni lo pueden ser.

Por otra parte, tampoco tiene sentido afirmar que los convivientes homosexuales dejan de recibir los beneficios que la ley da a los cónyuges. Tales beneficios son otorgados por la ley precisamente para favorecer el cuidado de la prole, la cual está ausente en las uniones homosexuales.

No hace falta dar un estatuto jurídico a ese tipo de uniones, puesto que no reconocerlas no pone en peligro el bien común de la sociedad, ni se falta a la justicia. En cambio, legalizarlas distorsionará el sentido del matrimonio, lo cual tendrá duras consecuencias sociales.

Correo: lfvaldes@gmail.com

http://columnafeyrazon.blogspot.com

Categorías:DSI

Es mejor dar o recibir?

¿Es mejor dar o recibir?

La Voz Del Papa

José Martínez Colin

Periódico AM Querétaro, 15/11/09

 

1) Para saber

Al tratar sobre el desarrollo de los pueblos, el Papa Benedicto XVI ha querido poner énfasis en que su logro no está sólo en soluciones “técnicas”, es decir, el problema no es sólo económico o político, sino que es más profundo, pues tiene relación con la vocación que tiene cada hombre para vivir el amor. Pero ese amor debe estar fundamentado en la verdad.

La humanidad ya tiene un modelo de ese amor: lo encuentra en Dios hecho hombre, en Jesús. De ahí que afirme el Papa que el anuncio de Cristo es el primero y principal factor de desarrollo, pues ese amor nos enseñará a dar y a darnos al prójimo. Jesucristo viene a comunicarnos ese amor para que, a su vez, podamos darlo nosotros también (Cfr. Caridad en la verdad, n. 8).

2) Para pensar

Un estudiante universitario salió un día a dar un paseo con un profesor, a quien los alumnos consideraban su amigo debido a su bondad para quienes seguían sus instrucciones.

Mientras caminaban, vieron junto a la vereda un par de zapatos viejos y supusieron que pertenecían a un anciano que trabajaba en el campo de al lado y que estaba por terminar sus labores diarias.

El alumno dijo al profesor: “Hagámosle una broma; escondamos los zapatos y ocultémonos detrás de esos arbustos para ver su cara cuando no los encuentre”.

“Mi querido amigo -le dijo el profesor-, nunca tenemos que divertirnos a expensas de los pobres. Tú eres rico y puedes darle una alegría a este hombre. Mejor coloca una moneda en cada zapato y luego nos ocultaremos para ver cómo reacciona cuando las encuentre”.

Eso hizo y ambos se ocultaron entre los arbustos cercanos. El hombre pobre, terminó sus tareas, y cruzó el terreno en busca de sus zapatos y su abrigo. Al ponerse el abrigo deslizó el pie en el zapato, pero al sentir algo adentro, se agachó para ver qué era y encontró la moneda. Pasmado, se preguntó qué podía haber pasado. Miró la moneda, le dio vuelta y la volvió a mirar.

Luego miró a su alrededor, para todos lados, pero no se veía a nadie. La guardó en el bolsillo y se puso el otro zapato; su sorpresa fue doble al encontrar la otra moneda. Sus sentimientos lo sobrecogieron; cayó de rodillas y levantó la vista al cielo pronunciando un ferviente agradecimiento en voz alta, hablando de su esposa enferma y sin ayuda; de sus hijos que no tenían pan y que debido a una mano desconocida no morirían de hambre.

El estudiante quedó profundamente afectado y se le llenaron los ojos de lágrimas. “Ahora- dijo el profesor- ¿no estás más complacido que si le hubieras hecho una broma?”.

El joven respondió: “Usted me ha enseñado una lección queja-más olvidaré. Ahora entiendo algo que antes no entendía: es mejor dar que recibir”.

3) Para vivir

El motivo de la reciente encíclica fue el 40 aniversario de la publicación de la Encíclica de Pablo VI llamada “El desarrollo de los pueblos”. Después de ese documento, el mundo ha experimentado un cambio: el fenómeno de la “globalización”. El riesgo, dice el Papa, es que al olvidar el aspecto ético, no haya un verdadero crecimiento humano de todos los pueblos.

Sólo la fuerza del amor podrá vencer al mal con el bien y se podrán abrir las conciencias de los seres humanos a unas relaciones recíprocas de libertad y de responsabilidad que eliminen las injusticias (Cfr. Caridad en la verdad, n.9).

José Martínez Colín es sacerdote.

Ingeniero en Computación por la UNAM y Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra (e-mail: padrejosearticulos@gmail.com)

Categorías:Reflexiones

¡No tengan miedo a ser santos!

¡No tengan miedo a ser santos.

LA VOZ DEL PAPA

EMILIO PALAFOX MARQUÉS

Periódico AM Querétaro, 08/nov/09

 

Benedicto XVI utiliza formas maestras en sus modos de decir. El domingo 4 de octubre por ejemplo, en la apertura del Sínodo Especial de los Obispos para África, afirmaba con la chispa de su buen humor que hay que aspirar siempre al “¡listón más alto!” de la vida cristiana; es decir, aspirar a la santidad… Si todos estamos llamados a ser santos, “los fieles laicos están llamados a difundir el perfume de la santidad en la familia, en los lugares de trabajo, en la escuela y en cualquier otro ámbito social y político”. Ahora, el pasado domingo 12 de noviembre, fiesta de todos los santos, desde la ventana de su despacho en el Vaticano y en diversas lenguas, sorprendió una vez más a la multitud de peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro pidiéndoles, “sin complejos ni mediocridades, seguir con alegría las huellas de Cristo, haciéndose conformes a su imagen y siendo obedientes en todo a la voluntad del Padre. ¡No tengan miedo a ser santos!’ -les dijo con fuerza, y me parece que nos los dijo a todos-. Es el mejor servicio que pueden prestar a sus hermanos”. Es nuestra pequeña y gran obra de servicio personal.

Efectivamente, la llamada a emprender una decidida vida:; cristiana, ¡en plenitud! cada uno en el lugar que ocupamos en la sociedad, sacude la mediocridad y abre la propia existencia a la realización de una novela de aventuras de extremada belleza. La que cada uno i hemos de escribir, viviendo con magnanimidad.

Y, siendo éste -la llamada universal a la santidad- el primer mensaje que los cristianos estamos convocados a vivir y a difundir, el segundo es advertir que, para vivir esa aventura, tenemos cada uno un plazo limitado, muy corto, el de nuestra propia vida. “El tiempo huye”,: enseña San Pablo, la vida se nos escapa… Y es en ese corto plazo de la vida personal en el que hemos de realizar el bellísimo papel que se nos asignó para llenar la sociedad de paz y de alegría y forjar hogares luminosos y alegres.

Sí, lector, bien vistas las cosas, la vida cristiana es como una apasionante aventura. La llamada universal a la santidad personal -la santidad es para todos-, promulgada por el Concilio Vaticano II, fue puesta de relieve por el Papa Juan Pablo II mediante inolvidables documentos y acciones de su magisterio. En la exhortación apostólica “Christifideles laici”, dirigida a los laicos cristianos (30 diciembre 1988), dejó magistralmente “La vocación de los fieles laicos a la santidad implica que la vida según el Espíritu se exprese particularmente en su inserción en las realidades temporales y en su participación en las actividades terrenas  ellos, en efecto, deben santificarse en ” la vida profesional y social ordinaria. Por tanto, para que puedan responder a su vocación, los fieles laicos deben considerar las actividades de la vida cotidiana como ocasión de unión con Dios y de cumplimiento de su voluntad, así como también de servicio a los demás hombres, llevándoles a la comunión con Dios en Cristo”.

Con motivo de la canonización de San Josemaría Escrivá, el mismo Juan Pablo II dijo en su homilía de acción de gracias en Roma el 7 de octubre de 2002: “San Josemaría fue escogido por el Señor para anunciar la llamada universal a la santidad y para indicar que las actividades comunes que componen la vida de todos los días son camino de santificación. Se podría decir que fue el santo de lo ordinario”.

Tú y yo, lector, ¿qué haremos…? ¿Nos cruzaremos de brazos, pensativos? ¿Qué decisiones tomaremos?

Categorías:Laicos, Reflexiones

El Muro de Berlín, 20 años después

El Muro de Berlín,
20 años después

Periódico AM Querétaro, 08/nov/09

El 9 de noviembre se cumplirán dos décadas de la caída del Muro de Berlín, que fue el emblema de los totalitarismos que dividieron a Europa y al Mundo. Durante la noche del 12 al 13 de agosto de 1961, las autoridades de la entonces República Democrática Alemana levantaron de un golpe los 45 km de pared, que aislaron física, moral y espiritualmente a los países de ideología comunista. Fueron duros años para los berlineses y para toda Europa oriental, pero corremos el riesgo de olvidar esta importante lección.

Veinte años no son pocos. Son suficientes para perder de la memoria histórica, y corremos el riesgo de olvidar las grandes lecciones de la Historia. El Muro era el símbolo de la división de la humanidad, tal como quedó el planeta al terminar la Segunda Guerra Mundial. Esa separación era de tipo intelectual y moral, antes que económica o política.

El comunismo, impuesto por la entonces Unión Soviética a sus países satélites, era una doctrina política basada en una antropología que negaba la dignidad de cada persona, su libertad de conciencia y que atropellaba el resto de las libertades, que quedaban sometidas a los planes del Partido Comunista. En este sistema ateo, la práctica religiosa era abiertamente combatida.

La apertura del Muro fue el símbolo de la caída del sistema comunista. Uno de los artífices de este cambio fue Juan Pablo II, que provenía de Polonia, país dominado por la Unión Soviética.
El Papa Wojtyla supo canalizar las energías humanas y espirituales para crear un movimiento religioso y social, que desembocó en la rotura de esa cruel frontera.

Este gran Pontífice supo captar el problema de fondo del sistema comunista, y por eso pudo vencerlo. La crueldad de la Segunda Guerra Mundial y del posterior totalitarismo soviético procedían -en termino último- de haber olvidado a Dios, o peor, de haber buscado acabar con Él. Y, cuando Dios no está presente en las conciencias personales y en la vida de una nación, el ser humano se vuelve contra el propio hombre, atropellando sus libertades y sus aspiraciones.

Juan Pablo II explicaba que “la caída del muro así como el derrumbamiento de simulacros peligrosos y de una ideología opresora, han demostrado que las libertades fundamentales que dan significado a la vida humana no pueden ser reprimidas y sofocadas por mucho tiempo” (Discurso, 23.V.1990).

Y esas libertades fundamentales, que durante la llamada “Guerra fría” eran atropelladas abierta y violentamente, hoy también son asediadas, pero por enemigos invisibles de corte ideológico o económico, que intentan asfixiar la dimensión espiritual de las personas. Cuando se niega la posibilidad de conocer la verdad, cuando se reduce la conciencia moral al subjetivismo, cuando la libertad se exalta por encima de los derechos de los demás, cuando los criterios económicos son la guía principal del comercio y de las políticas laborales, entonces la dimensión espiritual de las personas se ve encadenada.

Cayó el Muro de Berlín, pero se han levantado nuevas barreras para limitar la libertad. Los escombros del Muro son la señal de la victoria: la sed de verdad y la libertad
de conciencia para profesar la fe no pueden ser acalladas por una imposición violenta. Pero la nueva generación, que ni siquiera había nacido cuando desapareció la Unión Soviética, no está exenta de ser atrapada dentro de nuevas murallas invisibles: las ideologías ateas, el relativismo moral, el escepticismo. No podemos olvidar la lección de Berlín.

Correo: ljvaldes@gmail.com

http://columnafeyrazon.blogspot.com

Categorías:DSI

La felicidad está en la forma de vivir y afrontar la vida


La felicidad está en la forma de vivir y afrontar la vida

Educar Hoy

Por Pedro J. Bello Guerra.

Periódico AM Querétaro, 08/nov./09

¿Qué es la felicidad? nos hemos preguntado todos. Y aunque la respuesta nos la da Aristóteles que nos dice que está en la vivencia de las virtudes, las personas que luchan por ser mejores en su vida, con una buena actitud y tratando de ser buenos, son felices, es decir, gozan de paz, serenidad, alegría en sus vidas, mientras que los que siempre buscan cosas materiales, poder, placer u otras cosas son infelices porque su corazón nunca está satisfecho.

Cuentan que: “Hubo una vez un reino en el que una antigua profecía hablaba de una princesa sin palacio. La profecía decía que una vez que aquella princesa encontrase su palacio, seria la reina más justa y sabia que hubiera existido nunca. Aquel reino tenía una familia real que vivió en su bello palacio durante generaciones, pero muchos años después, un gran terremoto destruyó el palacio real, y en la catástrofe fallecieron el rey y la reina, dejando solas a sus dos hijas, las princesas Nora y Sabina.

Tras la desgracia, Nora comprendió que ella, la hermana mayor, posiblemente hiera la reina de la que hablaba la profecía, y acompañada de la joven Sabina, dedicó todos sus esfuerzos a encontrar su nuevo palacio. En sus muchos viajes conocieron a un viejo sabio, quien les entregó una vieja llave que debería abrirlas puertas del palacio.

– No tengo ni idea de dónde estará el palacio- dijo el anciano-. Sólo se me ocurre que probéis la llave allá donde vayáis.  ,

Y Nora se llevó a su hermana de viaje probando aquella llave en todos los palacios que conocía. Cuando ya no quedaron palacios, pensó que igual sería alguna casa importante, pero tampoco entre ellas la encontró. Desanimada, perdió la esperanza de encontrar su palacio. Y llevaban tanto tiempo viajando y buscando, que nadie las echaba de menos; tampoco tenían dinero ni joyas, y cuando llegaron a una humilde aldea, tuvieron que dedicarse a vivir y trabajar el campo con aquellas gentes pobres y alegres, que sin saber de su realeza, las acogieron como a dos pobres huérfanas.

Las hermanas vivieron algunos años en aquel lugar. Trabajaron mucho y supieron lo que eran el hambre y los problemas, pero todos las querían tanto que llegaron a sentirse muy felices, olvidando poco a poco su pasado real. Una noche, ordenando las cosas de Nora, Sabina encontró la antigua llave. Divertida, se la llevó a su hermana, quien nostálgica pensaba en el magnífico palacio que debía estar esperando en algún lugar.

– Igual queda algún pequeño bosque donde haya un palacio que no conocemos-dijo Nora, con un puntito de esperanza.

– Pues sabes lo que pienso-respondió la pequeña-. Que no necesito más para ser feliz. Estuvimos meses viajando solas de castillo en castillo para tener una vida de reinas, pero nunca he sido tan feliz como ahora, aunque no tengamos gran cosa. Si yo tuviera que elegir un palacio -continuó alegremente, mientras bailaba junto a la puerta- sería esta pequeña cabaña.- terminó divertida, al tiempo que con gesto solemne introducía la vieja llave en la puerta  de la cabaña.

Al momento, la habitación se llenó  de luces y música y de la vieja puerta comenzó a surgir un maravilloso palacio lleno de vida y color, transformando aquel lugar por completo, llenándolo de fuentes, jardines y animales que hicieron las delicias de todos en la aldea. Sólo la humilde puerta de la cabaña seguía siendo la misma, recordando así a todos cómo Sabina la Maravillosa, que así llamaron a su sabia reina, había encontrado en una vida humilde la puerta de la felicidad no sólo para ella, sino para todos los habitantes de aquel país”. ¿Por qué fueron tan felices? Porque conocieron las dificultades de la vida, la amistad y con todo consiguieron ser buenas, virtuosas, pensar en los demás y ayudarlos; solamente al final disfrutaron de los bienes materiales y los compartieron con todos. Esto es lo que debemos enseñar, a luchar por conseguir las virtudes, mejorar en la vida y como resultado obtendremos los bienes materiales que necesitemos pero que sabremos utilizar adecuadamente para nuestro provecho y el de los demás y a que habremos obtenido lo más importante, ser virtuosos, saber luchar y entonces no nos deslumbrarán las cosas y las usaremos adecuadamente para nuestra felicidad y la de los otros.

pedrobelloguerra@gmail.com

 

Categorías:Cuentos para educar

Comunicado sobre la “Cartilla Nacional de Salud”.

Comunicado sobre la “Cartilla Nacional de Salud”.

 

Adolescentes de 10 a 19 años. Cartilla Nacional de Vacunación.

 A los Presidentes y Presidentas de las Juntas Diocesanas,

A los Presidentes y Presidentas de las diversas Organizaciones y Movimientos de la Acción Católica Mexicana (ACJM, JCFM, UFCM, ACAN, UCM, MORAC, MEAC)

 

La Acción Católica Mexicana invita a todos sus miembros jóvenes y adultos, varones y mujeres para que conozcan la “CARTILLA NACIONAL DE SALUD” para niños y adolescentes de 10 a 19 años, distribuida por la Secretaría de la Salud y que será con CARÁCTER DE OBLIGATORIA  en  el Instituto del Seguro Social (IMSS), ISSTE, DIF y avalada por la Secretaría de Educación Pública (SEP), SEDENA, SEMAR y PEMEX.

La cartilla tiene varios apartados que son: Promoción de la salud, Nutrición, Esquema de vacunación, Prevención y control de enfermedades y  Salud sexual y reproductiva.

 

En la sección de “Salud sexual y reproductiva” Se destacan sólo algunos textos dirigidos a niños y adolescentes:

  1. Planificar la familia es tu derecho. Solicita información
  2. Orientación y consejería
  3. Si tuviste una relación sexual no protegida y no han transcurrido más de 72 hrs., puedes solicitar anticoncepción de emergencia ¡protégete, es tu derecho!
  4. Otorgamiento de métodos anticonceptivos
  5. Usa el condón en cada relación sexual, es gratuito en todas las Instituciones del Sector Salud

 

PUNTOS PARA REFLEXIONAR:

Reconocemos que es indispensable que haya una atención cuidadosa de la salud en especial de los niños y los adolescentes y un instrumento como la Cartilla Nacional de Salud para dar seguimiento a las vacunas, citas médicas, etc., sin embargo:

  • · Esta sección Salud sexual y reproductiva confunde y atenta contra la dignidad humana y especialmente a nuestra niñez, futuros ciudadanos, ya que da por hecho que los niños y adolescentes son activos sexualmente y tienen derecho a actuar con autonomía y sin sentido de responsabilidad sobre su cuerpo. No hay ninguna referencia en la cartilla en relación a la adecuada educación de la sexualidad. Indican orientación y consejería, pero nos preguntamos ¿quién va a dar la orientación  y con cuáles criterios?
  • · Las leyes y los reglamentos protegen a los individuos y a la sociedad. Se prohíbe vender a los menores de 18 años, alcohol y tabaco, porque su uso afecta a la salud, pero en la cartilla se les recomienda el uso del condón y se les pueden recetar, vender y regalar anticonceptivos. Los anticonceptivos pueden causar graves consecuencias secundarias para la salud sobre todo de las niñas y jovencitas (alteración en su ovulación normal, descarga hormonal excesiva con consecuencias diversas y graves)
  • · La manera y el contenido del apartado de la Salud sexual y reproductiva  causa seria preocupación porque no es responsabilidad de la Secretaria de la Salud tratar el tema con una orientación irresponsable, superficial y tendenciosa que afecta seriamente a la formación integral de los niños y adolescentes.
  • · Los niños y los adolescentes varones y mujeres tienen derecho a una formación integral y a  una educación responsable que les ayuda a desarrollar su capacidad de dominar sus impulsos para lograr una personalidad adulta madura y equilibrada.
  • · Hay una clara inducción para que los niños y adolescentes practiquen su sexualidad con libertinaje,  sin educar su voluntad y sentido de responsabilidad y sobre todo minimizan las consecuencias físicas y emocionales que éste comportamiento tiene.
  • · La práctica libre y sin responsabilidad de las relaciones sexuales pueden llevar a la transmisión de una nueva vida que se genera  con peligro  (todo embarazo en la adolescencia es de alto riesgo) y con poca  posibilidad de recibirla con dignidad, seguridad y amor. Actualmente ha aumentado el número de adolescentes embarazadas y también las  que abortan, ambas  situaciones  lesionan para siempre su desarrollo psicológico y físico.
  • · Se dice una “verdad a medias” cuando se  invita abiertamente al uso del condón y los niños y jóvenes asumen que es el único cuidado que deben tener para no correr riesgos y evitar la concepción lo que es falso.
  • · Todos los padres de familia tienen la seria responsabilidad de formarse bien para dar a sus hijos la adecuada y oportuna educación sexual de acuerdo a sus valores cristianos y humanos.
  • · Indica la cartilla ¡Protege tus derechos! Esto significa que se invita a  los niños y jóvenes para que tomen sus propias decisiones independientemente de sus padres o tutores sobre los que recae la responsabilidad de educar a sus hijos y orientarlos respecto a su sexualidad y de acuerdo a su fe.

 

PROPONEMOS SOLICITAR:

 

a)  AL GOBIERNO  el retiro de la cartilla o que se quite la sección de la salud sexual y reproductiva totalmente.

b)  A LAS ESCUELAS, que no la repartan y fomenten su activación.

c)   A los PADRES DE FAMILIA, que coloquen un engomado sobre esta sección de la cartilla, con el texto que a continuación se transcribe y  que NO LA ACTIVEN.

La leyenda del engomado (que se pegará en la sección de Salud sexual y reproductiva) deberá tener lo siguiente:

 

Por medio de la acción de cubrir estas hojas de la cartilla, ejerzo el derecho primario que tengo de patria potestad sobre mi hijo para educarlo íntegramente, incluyendo su vida sexual. La presente Cartilla vulnera mi derecho al excluirme explícitamente de las decisiones que mi hijo tome sobre su actividad sexual, ya que legalmente se considera delito promover relaciones sexuales entre menores de edad. Viola los Art.2.2b) y 5.1:b) de la Convención Internacional de los Derechos de los Niños, pretendiendo monitorear su vida sexual otorgándole libertades y autonomía para que practique el sexo, tan sólo recomendándole: métodos anticonceptivos de emergencia, todas estas conductas lo sitúan en riesgo de salud y descartan los valores inculcados en nuestra familia. (Art. 4º. Constitucional y Código Civil Federal)

 

La indiferencia o el silencio frente a la falta de respeto de la dignidad de todo ser humano es grave. México es un país plural y diverso y se debe gobernar para todos y buscar el bien común, por esta y otras muchas razones, no se pueden atacar impunemente los valores  que sustentan nuestra cultura y nuestra fe y el respeto a las leyes de la naturaleza inscritas por Dios en el ser humano.

Atentamente,

 

 

 

 

Ana María Todd de Croda                 Pbro. Nicolás  Valdivia de León

Presidenta  Nacional de la ACM                        Asistente Nacional de la ACM

 

 

“LA PAZ DE CRISTO, EN EL REINO DE CRISTO”