Archivo

Archive for 31 marzo 2010

Pederastia y opinión publica

Pederastia y opinión publica

Fe y Razón

Luis Fernando Valdés

Periódico AM Querétaro, México. 28/mzo/2010

El tema de los abusos sexuales por parte de clérigos sigue muy presente en los medios de comunicación. Recientemente, Benedicto XVI envió a los católicos irlandeses una carta sobre esta crisis (21. III.2010), y el ”New York Times” (25.111.2010) ha buscado involucrar al Papa mismo en la cadena de complicidad. Parecería que algunos han encontrado la oportunidad dorada para señalar el lado oscuro de la iglesia; pero el resultado que han conseguido es la perdida de objetividad en su juicio sobre los sacerdotes. ¿Cuál es la justa valoración de estos abusos?

Para un juicio ponderado, lo primero es entender las proporciones de los datos. Luigi Accattoli, un prestigiado vaticanista, aporta este importante análisis: desde 1995 se han denunciado en Alemania 210,000 casos de abusos sexuales; de ellos, sólo 94 afectan a personas o instituciones de la Iglesia católica(“Liberal”, 9-03-2010). Es decir, los clérigos sólo están relacionados con el 0.044 por ciento de las denuncias.

Pero, ¿Por qué no se ventilan en la opinión pública el 99.9 por ciento restante de los casos? ¿Sólo si se trata de la Iglesia es noticia? El problema es que se ha creado una imagen falsa: como si sólo en la Iglesia pasara esto.

Ahora veamos los datos proporcionados por la Santa Sede. Mons. Scicluna, que es el “fiscal” del Vaticano para estos casos, explicó que en los últimos nueve años (2001-2010) se han analizado las acusaciones relativas a unos 3,000 casos de sacerdotes diocesanos y religiosos, por delitos cometidos en los últimos cincuenta años. De ellos, sólo el 10 por ciento eran actos de pederastia verdadera y propia, esto es, por atracción sexual hacia niños impúberes. De modo que son trescientos clérigos acusados en nueve años.

Y añadió el Prelado que trescientos “son siempre demasiados, desde luego, pero hay que reconocer que el fenómeno no está tan difundido como se dice”. En efecto, actualmente la Iglesia cuenta con 400,000 sacerdotes, de modo que los acusados representan el 0.075 por ciento de los clérigos. De nuevo, se proyecta ante la opinión pública una falsa imagen, que parece sugerir que una “gran cantidad” de clérigos fueran depredadores.

Para formarse una opinión objetiva también hay que darse cuenta que sí hay una campaña difamatoria contra la Iglesia. Para muestra un botón: El “Times” (13.111.2010) se hizo eco de una acusación hecha por el “Süddeutsche Zeitung” que afirmó que un sacerdote de la diócesis de Essen, Peter Hullermann, acusado de abusos sexuales a un muchacho de 11 años, fue recibido en la diócesis de Munich y Frisinga, cuando el Card. Ratzinger era el Arzobispo.

En realidad, el Cardenal sólo autorizó que viviera en una residencia de sacerdotes de Munich mientras recibía una terapia. En diciembre de 1981, Ratzinger fue nombrado colaborador de Juan Pablo II, y se fue a vivir definitivamente a Roma. Fue hasta diciembre de 1982, cuando el vicario general de Munich, Gerhard Gruber, decidió asignar a Hullermann a una parroquia. En un comunicado reciente, Gruber reconoce su error y asume “toda la responsabilidad”. Como se puede observar la intención de estos medios era acusar al Papa de haber cometido lo mismo que él condenó de los obispos irlandeses: encubrir a los culpables.

No puede ser ponderada una valoración que, en vez de buscar justicia hacia las víctimas, pretende el descrédito de la Iglesia, sin reconocer que se trata de un problema no generalizado, y sin reconocer el gran bien que la Iglesia ha aportado a millones de personas.

Correo: lfualdes@gmail.com

http://columnafeyrazon.blogspot.com

Categorías:Reflexiones

El Perdón

El Perdón

Educar Hoy

Pedro J. Bello Guerra

Periódico AM Querétaro, México. 28/mzo/2010

La palabra perdón proviene del prefijo latino per y del verbo latino donare, que significan, respectivamente, “pasar, cruzar, adelante, pasar por encima de” y “donar, donación, regalo, obsequio, dar. El perdón libera de ataduras que amargan el alma y enferman el cuerpo. El perdón no es olvido, no es olvidarlo que nos ocurrió. No significa excusar o justificar un determinado evento o mal comportamiento. No es aceptar lo ocurrido con resignación. No es negar el dolor. No es minimizarlos eventos ocurridos. Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó. Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo. Pensamos que perdonar es hacernos íntimos amigos de nuestro agresor y por tal motivo lo rechazamos.

El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó. La falta de perdón te ata a las personas desde el resentimiento. Te tiene encadenado. El perdón es una declaración que podemos y debemos renovar a diario. Muchas veces la persona más importante ala que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron de la manera que pensabas.

Perdonando desde nuestro corazón, logramos mirarlos hechos tal y como sucedieron y luego decidimos dejarlos ir, dejarlos en el ayer.

Perdona para que puedas ser perdonado. Recuerda que con la vara que mides, serás medido…

“Hubo una vez un villano tan malvado, llamado Milisforo, que ideó un plan para acabar con todas las cosas importantes del mundo. Ayudado por sus grandes máquinas e inventos, consiguió arruinar a todos, pues inventó una poción que quitaba las ganas de trabajar. También hizo que la gente no quisiera estar junta, pues a todos infectó con un gas tan maloliente que cualquiera prefería quedarse en casa antes que encontrarse con nadie.

Cuando el mundo entero estuvo completamente patas arriba, comprobó que sólo le quedaba una cosa por destruir para dominarlo completamente: las familias. Y es que a pesar de todos sus inventos malvados, de sus gases y sus pociones, las familias seguían estando juntas. Y lo que más le fastidiaba era que todas resistían, sin importar cuántas personas había en cada una, dónde vivían, o a qué se dedicaban.

Cuando el mundo entero estuvo completamente patas arriba, comprobó que sólo le quedaba una cosa por destruir para dominarlo completamente: las familias. Y es que a pesar de todos sus inventos malvados, de sus gases y sus pociones, las familias seguían estando juntas. Y lo que más le fastidiaba era que todas resistían, sin importar cuántas personas había en cada una, dónde vivían, o a qué se dedicaban.

Lo intentó haciendo las casas más pequeñas, pero las familias se apretaban en menos sitio. También destruyó la comida, pero igualmente las familias compartían lo poco que tenían. Y así, continuó con sus maldades contra lo último que se le resistía en la tierra, pero nada dio resultado.

Hasta que finalmente descubrió cuál era la fuerza de todas las familias: todos se querían, y no había forma de cambiar eso. Y aunque trató de inventar algo para destruir el amor, Milisforo no lo consiguió, y triste y contrariado por no haber podido dominar el mundo, se rindió y dejó que todo volviera a la normalidad.

Acabó tan deprimido el malvado, que sólo se le ocurrió ir a llorar a casa de sus padres y contarles lo ocurrido. Y a pesar de todas las maldades que había hecho, corrieron a abrazarle, le perdonaron, y le animaron a ser más bueno. Y es que, ¡hasta en la propia familia del malo más malo, todos se quieren y perdonan todo! Es una suerte tener una familia”.

Así nos habla la parábola del hijo pródigo, que le pide toda su herencia a su padre y se va lejos, la malgasta y viene una hambruna donde vive, de tal forma que solamente le queda trabajar con cerdos y teniendo tanta hambre no podía alimentarse con lo que comían esos animales; en ese momento recuerda a su padre, su casa, su cariño y se dice: regresaré a casa de mi padre y le diré: pequé contra el cielo y contra ti, no merezco ser hijo tuyo, trátame como el peor de tus jornaleros. Pero su padre al verlo venir, lo abraza, lo perdona y hace una fiesta porque su hijo que estaba perdido había regresado.

Perdonemos de corazón para ser perdonados y a resarcir el mal que hayamos hecho. Pidamos perdón cuando ofendamos a alguien; así aunque cometamos errores los rectificaremos y seremos humildes.

pedrobelloguerra@gmail.com

Categorías:Cuentos para educar

La Clave del ecumenismo

La Clave del ecumenismo

Fe y Razón

Luis Fernando Valdés

Periódico AM Querétaro, 21/mzo/2010

Las Iglesia católica es una gran fuente de noticias. Y no sólo por la actual crisis de escándalos, sino también por el fenómeno llamado “ecumenismo” que es la búsqueda de la unidad de los cristianos de las diversas confesiones. Este tema es sensacional porque pone a la razón en el límite: ¿es humanamente posible la unidad entre las diversas ramas del cristianismo? ¿o hay que buscar un factor no-humano, divino, que la haga posible?

En este primer trimestre del año han ocurrido varios eventos con amplia repercusión ecuménica. Parece más cerca que nunca la superación de la división producida hace casi 500 años, con la llamada Reforma protestante, en la que Martín Lutero (1483-1546) propuso una doctrina sobre la justificación no aceptada por Roma, y Enrique VIII (1491-1547) se autonombró cabeza de la Iglesia católica de Inglaterra.

Benedicto XVI ha tenido varios encuentros con comunidades luteranas, en los que se han limado asperezas y se ha confirmado la voluntad de ambas religiones por el diálogo. El 18 de enero, el Papa recibió a una delegación ecuménica la Iglesia luterana de Finlandia.

Afirmó que las iglesias cristianas presentes en Finlandia, “comparten una comunión auténtica, aunque aún imperfecta” y expreso que eso “es seguramente también un motivo que nos empuja a mayores esfuerzos de comprensión y de reconciliación”, para llegar a “una unidad visible y perfecta en Cristo Jesús”.

El 10 de febrero, el Pontífice recibió a una delegación de la Iglesia Evangélica Luterana en América. El Papa citó la Encíclica de Juan Pablo II “Ut unum sint” en la que su predecesor definía la relación entre católicos y luteranos como una “fraternidad reencontrada”.

Y el 14 de marzo, el Sucesor de Pedro visitó la iglesia evangélico-luterana de Roma, y fue acogido con un prolongado aplauso en la “Christuskirche” de la Vía Sicilia. Jens-Martin Kruse, pastor de la comunidad, dijo en su homilía que esta visita del Papa “para nosotros es verdaderamente un día de alegría”, e invitó a avanzar por el camino de Cristo, “pero no caminando los unos junto a los otros, sino juntos”.

Y respecto a la relación con los anglicanos, el Santo Padre anunció oficialmente que visitará Inglaterra, del 16 al 19 de septiembre próximos. Durante ese viaje, Benedicto XVI canonizará al Card. John Henry Newman (1801-1890), quien fuera presbítero y prestigiado teólogo anglicano, antes de su conversión al catolicismo. Esta es una clara señal de la relación pacífica entre el Vaticano y Canterbury.

Estos hechos muestran con objetividad que van quedado lejos las guerras de religión y la intolerancia entre confesiones. Sin duda, la cultura contemporánea que está más abierta al diálogo ha influido en este ecumenismo, pero no puede ser el único factor, porque esta misma cultura no ha podido reconciliar diferencias en los nacionalismo (Irlanda del Norte, País Vasco, países bolivarianos, etc.), ni ha apaciguado las guerra en el Medio Oriente, ni en África.

Entonces, resulta necesario preguntarnos por ese “otro” factor, capaz de conseguir la unidad, superando las dificultades humanas. Y en este punto, Benedicto XVI expone la clave del ecumenismo: “La unidad no puede ser fruto de los hombres, [sino que] tenemos que encomendarnos al Señor, pues Él es el único que puede darnos la unidad. Esperamos que Él nos lleve a esta unidad”. Por eso, la unidad de los cristianos es -para los creyentes- cuestión de fe en la acción de Dios, y piedra de escándalo para los que no aceptan que Dios puede actuar en este mundo.

Correo: lfvaldes@gmail.com

http://columnafeyrazon.blogspot.com

Categorías:Reflexiones

Obedecer a los padres

Obedecer a los padres

Educar hoy.

Pedro J. Bello Guerra

Periódico AM Querétaro, 21/mzo/2010

Vivimos en un mundo de anarquía, de desacato de la autoridad, los jóvenes no quieren obedecer porque creen que son más libres si hacen lo que quieren, pero la obediencia es la escucha atenta y reflexiva alas órdenes o mandatos de otro. Solamente no tenemos obligación de obedecer cuando se nos manda algo injusto o que nos puede hacer daño a nosotros o a los demás.

“Según contaba la leyenda, Barba Iris había sido el pirata más increíble que había existido nunca. Durante años asaltó cientos de barcos llenos de oro y según decían, en algún lugar perdido almacenaba el mayor tesoro que nadie podría imaginar. Por eso, cuando Toni y sus amigos encontraron un extraño y antiguo cofre con lo que parecía ser un mapa de un tesoro, se llenaron de emoción y se prepararon para la gran búsqueda del tesoro de Barba Iris.

Así, siguiendo las pistas, llegaron hasta una cueva oculta junto al lago, donde encontraron otro pequeño cofre. En él encontraron unas pocas monedas, un gran cartel con la letra D, y otro mapa con más instrucciones para encontrar el tesoro, que les ayudó a superar la decepción inicial de pensar que no se tratara de un gran tesoro. Toni y los demás consiguieron descifrar el mapa, para lo que necesitaron algunos días y leer unos cuantos libros, y así llegaron hasta un gran árbol hueco en medio de un gran bosque, donde volvieron a encontrar un cofre con otras monedas, un nuevo mapa, y una hoja con la letra O.

Entre muchas aventuras encontraron dos cofres más con sus monedas, sus mapas y las letras C y B. Pero el último mapa era un tanto extraño. Más que un mapa, parecían unas instrucciones bastante incomprensibles:

“Al tesoro ya has llegado

Pero tendrás que encontrarlo;

Si juntas un buen retrato

Del hijo de tus abuelos

Y los pones justo al lado

De la hija de los yayos,

Si luego añades las letras

Que cada tesoro ha dado

Se desvelará el secreto

Que lleva tanto guardado.

Ése que acerca tus sueños

Para poder alcanzarlos.”

Mucho tiempo discutieron sobre el significado del enigma, y sólo consiguieron ponerse de acuerdo en que el mensaje hablaba de las fotos de unos padres, pero no alcanzaban a entender el resto. Hasta uno de los numerosos días que discutían sobre el asunto en el salón de casa de Toni, mirando como siempre aquellas cuatro letras. Alex, distraído, miraba la foto de los padres de Toni que había sobre la mesa, y entonces dio un salto:

  • ¡¡Lo tengo!!

Todos le miraron con interés, pero en lugar de hablar, Alex se acercó a la mesa. Reordenó las letras y al final acercó la foto de los padres de Toni.

  • O… B… D.. C       ¡Obedece a tus padres! -gritaron todos a la vez.

Y aunque no hubo millones de monedas, todos estaban dispuestos a seguir aquel gran consejo.”

En nuestra definición inicial de la obediencia, dijimos que consistía en aceptar, haciéndolas propias, las decisiones de quien posee y ejerce la autoridad, siempre que no vayan en contra de la justicia. Esto supone el reconocimiento de la autoridad real de determinadas personas, el saber distinguir entre lo que es justo de lo que no lo es, el saber asumir las decisiones de otro.

Un gran peligro hoy en día es que los jóvenes acepten la autoridad de otras personas, no por la validez de los valores que defienden, sino por la influencia que ejercen. Puede tratarse de gente que juega con los instintos de los demás, con sus pasiones, que logran convencerles gracias a medias verdades o a falsas informaciones, pero bien presentadas. En una palabra, manipuladores.

Por eso debemos conseguir que los jóvenes obedezcan en un punto fundamental: pensar antes de actuar. El juicio crítico les ayudará a saber obedecer y a pedir consejo cuando tengan dudas.

La obediencia es un elemento esencial de la virtud de la justicia. Es importante mirarla desde este ángulo. Debemos razonar con los jóvenes para mostrarles que deben obedecer por su propio bien, porque los padres y otras personas dotadas de autoridad tienen derecho a que se les obedezca. Podrán de ese modo someterse a la autoridad por amor y por un profundo sentido del deber, porque la obediencia bien ejercida ayuda a madurar y a crecer como persona.

Categorías:Cuentos para educar

Cuaresma: encuentro con Cristo

Cuaresma: encuentro con Cristo

La Voz Del Papa

José Martínez Colín

Periodico AM Queretaro, 21/mzo/2010

1) Para saber

Ha sido costumbre los últimos 25 años que el Papa dirija a los jóvenes un mensaje al iniciar la Semana Santa, el Domingo de Ramos. En esta ocasión ha tomado las palabras que un joven, pudiendo ser cualquiera de nosotros, le dirige a Jesucristo: “Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?” (Mc 10,17).

El evangelista señala que Jesús interrumpe su camino para atenderlo, mostrando así el interés que tiene por nuestras expectativas, nuestras esperanzas, y muestra qué grande es su deseo de encontrarnos personalmente y de abrir un diálogo con cada uno de nosotros. Cada uno ha de tener su propia plática con Cristo: un coloquio que es fundamental y esencial para todos.

Este amor de Jesús por cada uno se ha manifestado en la Cruz de una manera plena y total. Esa conciencia de que Cristo ama a cada uno y siempre, se convierte en un punto firme de apoyo para toda nuestra existencia humana, y nos permite superar todas las pruebas: el descubrimiento de nuestros pecados, el sufrimiento, el desánimo.

2) Para pensar

En este Año Sacerdotal, el Papa nos invita a conocer la vida de los santos, en particular la de los santos sacerdotes. Así podemos ver que Dios les guió y que encontraron su camino día a día, precisamente en la fe, en la esperanza y en el amor. Aunque no han faltado penosos casos de falta de correspondencia de algunos, podemos asegurar que ha habido muchos miles de ejemplos, algunos ignorados, que han sabido responder fielmente al Señor, incluso a veces a costa de su vida.

Por ejemplo, el santo Cura de Ars a quien se ha propuesto como Patrono de los sacerdotes, nos da una muestra de entrega y sacrificio. De él escribía Juan Pablo II: “San Juan María Vianney sorprende en especial porque en él se manifiesta el poder de la gracia que actúa en la pobreza de medios humanos. Me impresionaba profundamente, en particular, su heroico servicio de confesionario. Este humilde sacerdote que confesaba más de diez horas al día comiendo poco y dedicando al descanso apenas unas horas, había logrado, en un difícil periodo histórico, provocar una especie de revolución espiritual en Francia y fuera de ella. Millares de personas pasaban por Ars y se arrodillaban en su confesionario” (“Don y Misterio”).

3) Para vivir

Ante la pregunta del joven, el relato evangélico relata cómo “Jesús, fijando en él su mirada, le amó” (cfr Me 10,21). En la mirada del Señor está el corazón de este especialísimo encuentro y de toda la experiencia cristiana. De hecho el cristianismo no es en primer lugar una moral, sino experiencia de Jesucristo, que nos ama personalmente, jóvenes o viejos, pobres o ricos; incluso nos ama también cuando le damos la espalda.

Por ello el Papa Juan Pablo II nos invitaba: “¡Os auguro que experimentéis una mirada así! ¡Os auguro que experimentéis la verdad de que él, el Cristo, os mira con amor!” (Carta a los jóvenes, n. 7)-

Preparémonos para la Semana Santa teniendo este encuentro con Cristo que nos llama cada uno a comprometernos con Él y a asumir las propias responsabilidades para construir la civilización del amor. Sólo si seguimos su Palabra, nuestro camino se iluminará y nos conducirá a metas altas, que dan alegría y sentido pleno a la vida.

José Martínez Colín es sacerdote, Ingeniero en Computación por la UNAM y Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra.

(e-mail .padrejosearticulos@gmail.com)

Categorías:Reflexiones

Videos del IV encuentro nacional del ACM en Puebla

Hermanos:

He empezado a subir videos del  IV Encuentro Nacional de la Acción Católica Mexicana festejando los 80 años de la organización, en la ciudad de Puebla, Mexico.

Sigan los enlaces

 

Ambiente Inicial   Ver Video  
Palabras de Ana Maria Todd   Ver Video  
Misa inicial   Ver Video  
Mensaje   Ver video  

 SÁBADO 25 DE JULIO DE 2009

9:00 hrs PLENARIO,,,

Tema 1.- Jesús en el Ayer Fecundo de la ACM,,,

a).- Situación Histórica Leer… Ver video  
b).- Frutos de la ACM Leer…  Ver Video  
c).- La ACM como Escuela de Santidad Leer… ver video  

12:10 hrs.Tema 2.- Jesús en el Hoy Exigente de la ACM,,,

a).- Realidad de México Hoy en la Economía Política Sociedad e Iglesia    Leer… video  
b).- La ACM Camino de Encuentro con Cristo a la Evangelización Ver video  
15:30 hrs. – Tema 3.- Jesús en el Mañana Esperanzador de la ACM     Video  

Estén pendientes de los próximos videos que iré subiendo

Cambios concretos en nuestras

Cambios concretos en nuestras

La Voz  Del  Papa

Emilio Palafox Marqués

Periódico AM Querétaro, 14/03/2010

 

El tercer domingo de Cuaresma, el Papa Benedicto XVI presidió la oración del Ángelus en Roma y se dirigió desde la ventana de su apartamento a los peregrinos que, como es costumbre, llenan la Plaza de San Pedro. El Pontífice destacó la importancia de trabajar en la conversión personal en este tiempo al que llamó “el centro de la Cuaresma”. . “En Cuaresma” -había dicho antes durante su visita a una parroquia romana- “cada uno de nosotros está invitado por Dios a dar un cambio radical a la propia existencia pensando y viviendo según el Evangelio, corrigiendo alguna cosa en el propio modo de rezar, de actuar, de trabajar, y en la relación con los demás”. “Jesús nos hace este llamamiento no con severidad, sino porque está preocupado de nuestro bien, de nuestra felicidad, de nuestra salvación”, agregó el Papa.

Al mediodía, al presidir el rezo del Ángelus, el Santo Padre recordó que “Dios se manifiesta de diferentes maneras, también en la vida de cada uno de nosotros. Pero para poder reconocer su presencia, es necesario que nos acerquemos a Él conscientes de nuestra debilidad y con profundo respeto”.

Explicando el Evangelio en el que a Jesús le piden explicaciones por diferentes eventos negativos que acaecen en un mismo día, el Papa rechazó “la fácil tentación de considerar el mal como efecto del castigo divino”, y recordó que Dios es tan bueno que nunca quiere el mal de nadie.

***

El evangelio del pasado domingo, comentado por el Benedicto XVI, nos enfrenta con el tremendo problema del mal. Si Dios, creador de un mundo ordenado y bueno, tiene cuidado de todas sus criaturas, ¿por qué existe el mal?, nos interrogamos. A esta pregunta tan apremiante como inevitable, tan dolorosa como misteriosa no se puede dar una respuesta simple, comenta el nuevo catecismo de la Iglesia católica.

Explica el catecismo con extremada claridad que el conjunto de la fe cristiana constituye la respuesta a esta pregunta: la bondad de la creación, el drama del pecado, el amor paciente de Dios que sale al encuentro del hombre con sus alianzas, con la encarnación redentora de su Hijo, con el don del Espíritu, con la congregación de la Iglesia, con la fuerza de los sacramentos, con la llamada a una vida bienaventurada que las criaturas son invitadas a aceptar libremente, pero a la cual, también libremente, por un misterio terrible, pueden negarse o rechazar. No hay un rasgo del mensaje cristiano, afirma el catecismo, que no sea en parte una respuesta a la cuestión del mal.

Pero insisten algunos, ¿por qué Dios no creó un mundo tan perfecto que en él no pudiera existir ningún mal? En su poder infinito, Dios podría siempre crear algo mejor enseña santo Tomás de Aquino en la Suma Teológica. Sin embargo, en su sabiduría y bondad infinitas, Dios quiso libremente crear un mundo “en estado de vía”, en camino hacia su perfección última. Este devenir trae consigo en el designio de Dios, junto con la aparición de ciertos seres, la desaparición de otros; junto con lo más perfecto lo menos perfecto; junto con las construcciones de la naturaleza también las destrucciones. Por tanto, con el bien físico existe también el mal físico, mientras la creación no haya alcanzado su perfección.

Categorías:Reflexiones