Archivo

Archive for 27 diciembre 2009

BENEDICTO XVI: SI ESTAMOS “EN ONDA”, JESÚS NOS LLAMA. A los jovenes de Accion Catolica

 

BENEDICTO XVI: SI ESTAMOS “EN ONDA”, JESÚS NOS LLAMA. A los jovenes de Accion Catolica

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 20 de diciembre de 2009

Discurso que Benedicto XVI ha dirigido este sábado a una representación de jóvenes de la Acción Católica Italiana (ACR), al recibirles en audiencia en la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico para la tradicional felicitación de Navidad.

Queridos jóvenes de la ACR,os saludo con gran afecto. Siempre es bonito para mi encontraros en esta cita pre-Navideña, tan esperada y deseada por todos vosotros. Saludo cordialmente al Presidente Nacioanl de la Acción Católica, Franco Miano, y al Asistente General, monseñor Domenico Sigalini. A través de ellos, agradezco a cuantos trabajan generosamente por vuestra educación religiosa y humana, dedicando tiempo y recursos personales a vuestra benemérita Asociación.

Sé que este año os estáis empeñando particularmente en el tema “Estamos en onda” para poneros en comunicación con Jesús y con los demás, teniendo como referencia la imagen bíblica de Zaqueo, que encontró al Señor y lo acogió con alegría. También vosotros sois pequeños como Zaqueo, que subió a un árbol porque quería ver a Jesús, pero el Señor, alzando la mirada, se dio cuenta en seguida de su presencia, en medio de la multitud.

Jesús os ve y os escucha aunque seáis pequeños, aunque a veces los adultos no os consideren como quisiérais. Jesús no sólo os ve, sino que sintoniza vuestra onda, quiere detenerse donde vosotros, quedarse con vosotros, establecer con cada uno de vosotros una fuerte amistad. Esto lo hizo naciendo en Belén y haciéndose cercano a los jóvenes y a los hombres de todos los tiempos, también a cada uno de nosotros.

Queridos amigos, frente a Jesús, imitad siempre el ejemplo de Zaqueo, que bajó en seguida del árbol, lo acogió lleno de alegría en su casa y no dejó de hacerle una fiesta. Acogedlo en vuestra vida de todos los días, entre juegos y tareas, en las oraciones, cuando pide vuestra amistad y vuestra generosidad, cuando sois felices y cuando tenéis miedo.

En Navidad, una vez más, el amigo Jesús os sale al encuentro y os llama. Es el Hijo de Dios, es el Señor al que veis cada día en las imágenes presentes en las iglesias, en las calles, en las casas. Él habla siempre del amor ‘más grande’, capaz de entregarse sin límites, de traer paz y perdón.Sólo la presencia de Jesús en vuestras vidas os da alegría plena, porque él es capaz de hacer siempre nueva cada cosa. Él no os olvida nunca. Si le decís cada día que “estáis en onda”, esperad seguramente que él os llame para enviaros un mensaje de amistad y afecto. Lo hace cuando participáis en la Santa Misa, cuando os dedicáis al estudio, a vuestras tareas cotidianas, y cuando sabéis realizar gestos de participación, de solidaridad, de generosidad y de amor hacia los otros. Así podréis decir a vuestros amigos, a vuestros padres, a vuestros animadores, a vuestros educadores que habéis conseguido poneros en línea con Je´sus en vuestra oración, al realizar vuestros deberes y cuando sois capaces de estar junto a tantos chicos y chicas que sufren, especialmente a los que vienen de países lejanos y a menudo son abandonados, sin padres y sin amigos.

Queridos jóvenes, con estos sentimientos os auguro una feliz y Santa Navidad. Extiendo mis felicitaciones a vuestras familias y a toda la Acción Católica y, confiándoos a la protección de la Madre de Jesús, os bendigo de corazón a todos.

 

Propósitos de Año Nuevo

 

Propósitos de Año Nuevo

EDUCAR HOY

POR PEDRO J. BELLO GUERRA.

Periódico AM Querétaro, 27/12/09

Mil gracias queridísimos lectores, ha pasado un año más en el que semanalmente han leído esta columna, gracias por acompañarme e ir aprendiendo juntos a ser mejores en nuestra vida. En este artículo es lógico que el tema sea el fin de año y los propósitos que debemos sacar, cada uno de nosotros se reunirá el próximo 31 de diciembre y al ahora del brindis o un poco antes haremos un breve examen del año dándole gracias a Dios por tantas cosas buenas que nos permitió tener, hacer y lograr en nuestras vidas y en las de los demás; al mismo tiempo en ese repasar el año 2009 que se irá cerrando también pediremos perdón por nuestros errores y viene el momento de sacarlos propósitos para el 2010. Por supuesto que habrá de toda índole: económicos, a ver sí ya mejoramos; físicos, a ver si hacemos deporte ahora sí; familiares, dedicar más tiempo de calidad y cantidad a la familia; pero sobre todo los de mejora personal y de servicio al prójimo, para eso quiero sugerirles fijamos en el siguiente cuento:

“Existía una ballena muy grande, muy grande, solitaria, muy solitaria. Hacía años que no quería saber nada de nadie, y cada vez se le notaba más triste. En cuanto alguno trataba de acercarse y animarla, ella le daba la espalda.

Muchos pensaban que era la ballena más desagradable del mundo y dejaron de hacerle caso, a pesar de que la vieja tortuga marina de más de cien años, contaba que siempre fue una ballena buena y bondadosa. Un día, un joven delfín, escuchó aquella historia, y decidió seguirla ¡secretamente. La descubrió golpeándose la boca contra las rocas, arriesgándose frente a las grandes olas en la costa y comiendo arena en el fondo del mar. Nadie lo sabía, pero tenía un mal aliento terrible porque un pez había quedado atrapado en su boca, y esto la avergonzaba tanto que no se atrevía a hablar con nadie.

  • Cuando el delfín se dio cuenta de aquello, le ofreció su ayuda, pero la ballena no quería apestarle con su mal aliento ni que nadie se enterara.
  • No quiero que piensen que tengo mal aliento – decía.
  • No quiero que piensen que tengo mal aliento – decía.
  • ¿Por eso llevas apartada de todos tanto tiempo? -respondió el delfín, sin poder creerlo.- Pues ahora no piensan que tengas mal aliento; ahora piensan que eres desagradable, aburrida y desagradecida, y que, odias a todos. ¿Crees que es mejor así?

Entonces la ballena comprendió que su orgullo, su exagerada timidez, y el no dejarse ayudar, le habían creado un problema todavía mayor. Arrepentida, pidió ayuda al delfín para deshacerse de los restos del pez, y volvió a hablar con todos. Pero tuvo que hacer un gran esfuerzo para ser aceptada de nuevo por sus amigos, y decidió que nunca más dejaría de pedir ayuda si de verdad la necesitaba, por muy mal que es tuviese”.

  • Estoy completamente seguro que ,este cuento nos viene a cuento a todos, porque el primer paso para mejorar es damos cuenta de que lo necesitamos; platicando con un amigo me decía que sus hijos y su esposa comentaban que tenía muy mal humor y que él no lo creía pero inmediatamente se le veía molesto, enfurecido y enojado; hasta que se percató que le sucedía pudo empezar a cambiar y ahora es una persona alegre, simpática y que todo mundo quiere.

Nuestra amiga la ballena tenía un defecto que la humillaba mucho y en lugar de pedir ayuda se alejaba de las personas, el delfín la quería y por eso la siguió y le pudo ayudar, al final ella se dejó ayudar. Así debe ser la historia de nuestra vida el 2010, debe ser un año donde reconozcamos nuestros errores, pidamos ayuda, aceptemos consejos y así poco a poco vayamos perfeccionándonos consiguiendo ser gente más humilde y que lucha por conseguir metas en su vida. A base de reconocer, aceptarnos, dejamos aconsejar y ayudar por los otros. Por último, cuando veamos a alguien que necesite ayuda debemos tomar la actitud del delfín, estar pendientes, observar y hacemos los encontradizos sin ser impertinentes y así – a solas – que la persona que nos necesita se sienta con la confianza necesaria de acercarse a nosotros para que le ayudemos.

Les deseo a todos un año 2010 lleno de salud, alegría, felicidad, muchos momentos de paz y de servicio a los demás. Con todo mi cariño, un ran abrazo.

pedrobelhguerra@gmaiJ.com

 

Categorías:Cuentos para educar

Belén, ciudad-símbolo de la paz

 

Belén, ciudad-símbolo de la paz

LA  VOZ  DEL   PAPA

Emilio Palafox Marquez

Periódico AM Querétaro, 27/12/09
Seremos capaces de olvidar lo que sucedió en Colonia, Alemania, en agosto de 2005? Porque ignorarlo es imposible. Alguno podrá intentar olvidarlo para sumirse de nuevo en el sueño de una vida que no valga la pena vivirse… Pero la realidad es que la vida sí merece ser vivida. Y esa misma realidad nos muestra cómo se llena de contenido un millón de vidas jóvenes de todas las razas y continentes. Ese contenido lo tenemos -algo así como un buen vino embotellado de origen- en. el libro de Benedicto XVI, “La revolución de Dios”.

El título del libro surge de la homilía de aquel memorable 20 de agosto en Marienfeld, dirigida al millón de jóvenes de 193 países llegados a Colonia a la Jornada Mundial de la Juventud 2005. Interrumpido por los aplausos. Benedicto XVI recordó que en el Siglo XX el mundo fue testigo de “revoluciones cuyo programa común fue no esperar nada de Dios, sino tomar totalmente en las propias manos la causa del mundo para transformar sus condiciones”. “Y hemos visto que, de este modo, un punto de vista humano y parcial se tomó como criterio absoluto de orientación. La absolutización de lo que no es absoluto, sino relativo, se llama totalitarismo”, afirmó. “No son las ideologías las que salvan el mundo, sino sólo dirigir la mirada al Dios viviente, que es nuestro creador, el garante de nuestra libertad, el garante de lo que es realmente bueno y auténtico”. “La revolución verdadera -concluyó con vigor- consiste únicamente en mirar a Dios, que es la medida de lo que es justo y, al mismo tiempo, es el amor éter no. Y, ¿qué puede salvarnos, si no es el amor?”

Fu así como “descubrimos” a Benedicto XVI. Fue su primera intervención masiva. Un millón de jóvenes lo acogió, lo escuchó y lo aclamó en Colonia Llegó la esperada Navidad 2005 -la primera de Benedicto XVI-, en la que “volvimos a descubrirlo” para no olvidarlo, nunca. El 25 de diciembre, al mediodía escucharon su primer mensaje de Navidad unas 40 mil personas congregadas en la Plaza de San Pedro, así como millones de telespectadores de todos los continentes que siguieron la bendición Urbi etOrbi (a la ciudad y al mundo) a través de 111 canales de televisión de 68 países. “En este día solemne –nos dijo- resuena el anuncio del ángel, que es también una invitación para nosotros, hombres y mujeres del tercer milenio, a acoger al Salvador. Que los hombres de hoy no duden en recibirlo en sus propias casas, en las ciudades, en las naciones y en cada rincón de la tierra: no ‘ lo olvidemos jamás”.

Y utilizó las palabras fuertes de San Agustín, el Obispo de Hipona (354-430): “Despiértate, hombre: por ti. Dios se ha hecho hombre”. “¡Despierta, hombre del tercer milenio! En Navidad, el Omnipotente se hace niño y pide ayuda y protección; su modo de ser Dios pone en crisis nuestro modo de ser hombres; su llamar a nuestras puertas nos interpela, interpela nuestra libertad y nos pide que revisemos nuestra relación con la vida y nuestro modo de concebirla”.

“Hombre moderno, adulto y, sin embargo, a veces débil en el pensamiento y en la voluntad, ¡déjate llevar de la mano por el Niño de Belén, no temas, fíate de Él!”

Después de referiste a los problemas más concretos que nos atenazan en África y en América, nos ofrece un camino expedito: “Ese Niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre es el Creador del universo reducido a la impotencia de un recién nacido. Aceptar esta paradoja, la paradoja de la Navidad, es descubrir la verdad que nos hace libres y el amor que transforma la existencia. En la noche de Belén, el Redentor se hace uno de nosotros, para ser compañero nuestro en los caminos insidiosos de la historia. Tomemos la mano que Él nos tiende: es una mano que nada nos quiere quitar, sino sólo dar”.

En la cercanía ya de esta Navidad 2009 se refirió Benedicto XVI al profeta Miqueas que, allá por el Siglo VIII antes de Cristo, invita a mirar a Belén Efrata, “la menor entre las familias de Judá, de la que saldrá aquel que ha de dominar en Israel”, y recordó que “Belén es también una ciudad-símbolo de la paz, en Tierra Santa y en todo el mundo”.

“En Belén y en el mundo entero -nos anuncia- se renovará en la Iglesia el misterio de Navidad, profecía de paz para todos los seres humanos, que compromete a los cristianos a calarse en las cerrazones, en los dramas, a menudo desconocidos y ocultos, y en los conflictos del contexto donde viven, con los sentimientos de Jesús, para transformarse en cualquier lugar en instrumentos y mensajeros de paz, para llevar amor donde haya odio, perdón donde haya ofensas, alegría donde haya tristeza y verdad donde haya error, según las hermosas frases de una famosa oración franciscana”.

“Hoy, como en la época de Jesús, la Navidad no es un cuento de niños, sino la respuesta de Dios al drama de la humanidad en busca de la paz verdadera. “Él mismo será la paz, dice el profeta refiriéndose al Mesías. Nuestra tarea es la de abrir de par en par las puertas para acogerlo. (…) ¡Feliz Navidad a todos!”, concluyó el Santo Padre.

Categorías:Reflexiones

Década de conversos

 

Década de conversos

Fe y Razón

Luis Fernando Valdés

Periódico AM Querétaro, 27/12/09

Terminó la primera década del siglo XXI, que iniciamos con tantas ilusiones; y que en la realidad ha sido muy compleja. Se pueden hacer diversos balances (económico, político, militar, etc.), pero hay un indicador poco utilizado, que nos revela que el ser humano vive de esperanza religiosa, a pesar de los pesares. Se trata de las conversiones al catolicismo.

Sería muy largo enunciarlas todas. Veamos hoy sólo algunas muy significativas. Empecemos por mencionar de pasada, las conversiones en masa de casi medio millón de anglicanos a la Iglesia católica, entre ellos casi 50 obispos, en octubre de este 2009. En este contexto, fue muy notoria la conversión del ex Primer Ministro británico. Tony Blair, en diciembre de 2007.

Una conversión especialmente importante fue la del musulmán Magdi Allam, un egipcio de 55, en la Pascua de 2008. Se trata del sub-editor del conocido diario italiano “Corriere della Sera”. En su trayectoria, este periodista defendió en 2006 al Papa cuando pronunció discurso en Ratisbona (Alemania), que muchos musulmanes interpretaron como un ataque al Islam. Además, sus críticas a las bombas suicidas en Palestina en 2003, le valieron varias amenazas de muerte por lo cual el gobierno italiano le proporcionó protección policial.

Allam explicó que el factor más decisivo fue un encuentro con el Papa “a quien he admirado y defendido, como musulmán, por su brillantez al presentar el indisoluble lazo entre fe y razón como el cimiento de la religión ver dadera”. Afirmó que cuando ‘ fue bautizado, “fue el día más hermoso de mi vida cuando escogí el nombre más simple y más explícito. Desde ayer mi nombre es Magdi Christian Allam”

Una conversión muy sonada fue la del actor y cantante mexicano Eduardo Verástegui, en 2003. Inició su carrera a los 17 años como vocalista. En poco tiempo grabó varias’ telenovelas, y empezó a cantar como solista. A los 28 años, la “Century Fox” lo contrató para filmar en Hollywood.

Verástegui cuenta que “después de doce años de carrera, de lograr todos esos sueños que pensé me iban a dar la felicidad, de haber llegado de un pueblo chiquito a Hollywood, de hacer una película en inglés, de tener doce managers, publicistas, agentes, abogados, todo tipo de personas trabajando para mí para lanzar el próximo ‘latín lover, Don Juan, casanova’; y de pronto ¡confundido porque no era feliz!” Al descubrir que con sus películas ofendía a Dios y hacía daño a la gente, decidió cambiar de vida. Ahora se dedica a producir películas que defienden la vida del nascituro.

Contemplar las conversiones al catolicismo de líderes religiosos, políticos, periodistas y artistas, nos lleva a reflexionar; sobre el papel de la religión en la vida de cada persona. ¿Qué hay en el interior del ser hu mano, que lo mueve a una búsqueda tan intensa, que es capaz de dejar atrás un modo de vida, para abrazar otro nuevo y muy exigente?

Sin duda, siguen vivas las palabras de un converso del siglo V, Agustín de Hipona, que después de haber experimentado bastantes des órdenes morales y de haber probado varios sistemas de pensamiento pudo afirmar: “nos hiciste. Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que no descanse en ti” (Confesiones 1,1,1).

Estas conversiones son hechos que tienen un profundo significado. Aunque aumenten los avances de la ciencia y de la tecnología, el ser humano sólo encuentra una explicación sobre su propia existencia en la fe religiosa. Aunque la revolución sexual se ha impuesto, el corazón humano sólo se llena con el amor a Dios.

Correo: ljvaldes@gmail.com

http://columnafeyrazon.blogspot.com

Categorías:Reflexiones

Benedicto XVI recibe a los muchachos de Acción Católica Italiana

 

Benedicto XVI recibe a los muchachos de Acción Católica Italianay les exhorta a permanecer junto a sus coetáneos que sufren y a los abandonados

Sábado, 19 dic (RV).- A última hora de la mañana Benedicto XVI ha recibido en la Sala del Consistorio del palacio Apostólico a cuarenta muchachos de la Acción Católica Italiana. El Santo Padre ha comenzado su discurso dándoles las gracias afectuosamente por poderles encontrar en las vísperas de Navidad y ha saludado de manera particular al presidente nacional de la Acción Católica Italiana y al asistente general de la misma. También ha agradecido la labor de aquellos que con generosidad están comprometidos en al educación religiosa y humana de estos muchachos.

Seguidamente el Papa ha aludido al tema que este año los muchachos han puesto en marcha para estar en comunicación con Jesús: “Estamos en onda”, teniendo como referencia la imagen bíblica de Zaqueo, que encuentra al Señor y le acoge con alegría. “También vosotros sois pequeños como Zaqueo, pero el Señor, levantando la mirada, le ha localizado enseguida, en medio de la muchedumbre. Jesús os ve y os siente también a vosotros pequeños, aunque a veces los adultos no os consideran como os gustaría. Jesús no solamente os ve, se sintoniza en vuestra onda, quiere detenerse con vosotros, quiere mantener una gran amistad con cada uno de vosotros. Esto lo ha hecho naciendo en Belén y acercándose a los hombres de todos los tiempos, también a cada uno de nosotros”.

“Queridos amigos, ¡ante Jesús imitad siempre el ejemplo de Zaqueo que ha bajado inmediatamente del árbol, le ha acogido lleno de alegría en su casa, y no ha terminado nunca de festejarle! Acogedle en vuestra vida todos los días, entre los juegos y entre los deberes, en las oraciones, cuando pide vuestra amistad y vuestra generosidad, cuando sois felices y cuando tenéis miedo. ¡En Navidad, una vez más, el amigo Jesús os sale al encuentro y os llama! Es el Hijo de Dios, es el Señor que veis cada día en las imágenes presentes en las iglesias, en las calles, en las casas. Él os habla siempre del amor “más grande”, capaz de darse sin límites, de llevar la paz y el perdón”.

Benedicto XVI ha finalizado su discurso a los jóvenes de Acción Católica Italiana recordándoles que solamente la presencia de Jesús en sus vidas da plena alegría, porque él es siempre capaz de hacer nueva y bella cada cosa. Él no os olvida nunca y lo hace cuando participáis en la Santa Misa, cuando os dedicáis al estudio, a vuestras obligaciones cotidianas y cuando sabéis compartir con gestos de solidaridad, de generosidad y de amor hacia los demás.

De esta manera, les ha dicho el Papa, podréis decir a los demás; amigos, padres, animadores y educadores que habéis conseguido estar en línea con Jesús en vuestra oración, en cumplir vuestros deberes y cuando seáis capaces de estar junto a tantos muchachos y muchachas que sufren, sobre todo aquellos que vienen de países lejanos y que tantas veces quedan abandonados, sin padres y sin amigos. Con estos sentimientos os deseo una feliz y Santa Navidad.

Categorías:Accion Catolica

PÍO XII y Juan Pablo II a los altares!

 

PÍO XII y Juan Pablo II a los altares!

Luis Fernando Valdés*

Periódico AM Querétaro, México

Ayer mismo, la Santa Sede anunció el reconocimiento de las “virtudes heroicas” de los Papas Pío XII y Juan Pablo II. Este es un paso importante para la canonización de ambos pontífices. ¿Qué significado tiene este acontecimiento?’

Con fecha del 19 de noviembre de 2009, la Congregación para las Causas de los Santos, que es el organismo vaticano que estudia la vida de los candidatos a ser reconocidos como santos, promulgó los decretos en los que se reconocen las virtudes heroicas de ambos papas.

Es un hito muy importante en el proceso de canonización, cuyo primer paso es estudiar la vida de un católico que muere con fama de santidad; el siguiente consiste en determinar si el siervo de Dios ejercitó con constancia y ejemplaridad todas las virtudes cristianas, hasta el grado heroico.

El siguiente paso es probar la intervención de Dios, mediante un milagro atribuido a la intercesión de ese siervo. Cuando se certifica el milagro, el Papa procede a beatificarlo; y con otro milagro posterior a esa beatificación, el Romano Pontífice lo canoniza, es decir, le da el título de “santo”, lo pone como modelo de vida cristiana para toda la Iglesia, y autoriza su culto público en todo el mundo.

Con el decreto recién publicado, la Iglesia católica afirma oficialmente que Pío XII y Juan Pablo II son un modelo para todos los cristianos, y reconoce que sus vidas tanto públicas como privadas son ejemplo de vida totalmente entregada a Jesucristo. Además, este hecho está cargado de significado. Respecto a Juan Pablo II, esa significación es notoria; en cambio, sobre Pío XII es poco conocida. Veamos hoy sólo la trascendencia de las virtudes heroicas de este otro pontífice.

Eugenio Pascelli (1876-1958) tuvo importantes cargos en el servicio diplomático vaticano en Alemania antes de ser elegido Papa (10.11.1939). Antes y durante la Segunda Guerra Mundial (SGM) fue un comprometido promotor de la paz, y supo advertir del riesgo de una conflagración de grandes dimensiones, antes de que el conflicto bélico se extendiera.

Con gran ingenio, supo aprovechar del gran medio de comunicación de su época: la radio. Pío XII fue famoso por sus radio mensajes. El más célebre de ellos fue el que pronunció la Navidad de 1942, condenando al nazismo. El 29 de noviembre de 1945, ochenta delegados de los sobrevivientes de los campos de concentración alemanes le otorgaron un reconocimiento “por la generosidad mostrada hacia nosotros, los perseguidos durante el nazifascismo”.

Israel Anton Zolli (1904-1956) que fue el gran Rabino de Roma durante la SGM, cuenta que el 27 de septiembre de 1943, el jefe de la Ges tapo exigió a la comunidad judía que le entregara 50 kilos de oro en tan sólo 24 horas, o los deportaría a Alemania. Zolli pudo juntar sólo 35 kilos. Acudió a Pío XII, y el Papa aportó el resto. Pero de nada sirvió el oro, pues el 16 de octubre comenzaron las deportaciones, que sólo se detuvieron por intervención de Pío XII. Al finalizar esa conflagración mundial, Zolli pidió ser bautizado, y adoptó como nombre cristiano el de Eugenio Pío, en honor del Papa.

El reconocimiento a Pío XII y su próxima beatificación (aún sin fecha) subraya la firme oposición de la Iglesia contra el totalitarismo nazi, y la solidaridad del Papado hacia a los judíos. Además, este decreto reafirma la continuidad doctrinal y pastoral de la Iglesia, porque Pío XII es él último Papa antes del Concilio Vaticano II.

Correo: lfvaldes@gmail.com

http://columnafeyrazon.blogspot. com

Categorías:Reflexiones

Un compromiso de todos

 

Un compromiso de todos

LA voz DEL  PAPA

JOSÉ MARTÍNE COLÍN

Periódico AM Querétaro, México
1) Para saber

El Papa recuerda que la Iglesia, estando al servicio de Dios, está también al servicio del mundo en términos de amor y verdad. Y recordaba dos grandes verdades que su antecesor Pablo VI anunciaba: La primera es que toda la Iglesia, en todo su ser y obrar, cuando anuncia, celebra y actúa en la caridad, tiende a promover el desarrollo integral del hombre. Tiene un papel público que no se agota en sus actividades de asistencia o educación, sino que manifiesta toda su propia capacidad de servicio a la promoción del hombre y la fraternidad universal (cfr. Caridad en la verdad, n. 10).

Recordemos que todo bautizado es parte de la Iglesia, no podemos pensar que lo que el Papa dice es sólo para la jerarquía y no para todo fiel y, de hecho, lo es para todo ser humano.

“La segunda verdad es que el auténtico desarrollo del hombre concierne de manera unitaria a la  totalidad de la persona en todas sus dimensiones”. Es preciso tener en cuenta todas sus características de la persona, donde su meta hacia una vida eterna es un aspecto imprescindible. Y por ello es necesario que el hombre viva la caridad: tanto para su propia perfección, como para la de los demás.

2) Para pensar

Jorge Washington, el primer Presidente de los Estados Unidos, envió una circular a los gobernadores de todos los estados, en junio de 1873. Vale la pena recordar el final de su carta: “Mi oración más sincera a Dios es que os bendiga y que tenga vuestro Estado bajo su protección. Que él se digne inclinar el espíritu de los ciudadanos a la subordinación y obediencia al Gobierno, y despertar un sentimiento de amor fraternal de los unos hacia los otros y, en particular para sus hermanos que han peleado en los campos de batalla; y finalmente, que su gracia nos mueva a todos a hacer justicia, a amar la misericordia y a conducimos con esa claridad, mansedumbre y templanza que caracterizan al Divino Autor de nuestra bendita religión, pues sin imitarlo con humildad nunca podremos esperar que la nación sea feliz.”

Esos deseos habrían de ser principios para el buen gobierno de los países. Pero no se puede desear que sólo el Gobierno o quienes ejercen la autoridad lo ejerciten, para incorporarlos en el mundo, es preciso empezar por uno mis-

3) Para vivir

Comenta el Papa el bien tan grande que hacen las instituciones dedicadas a la atención de los necesitados, practicando de este modo la caridad.

Sin embargo, también señala, no basta con esas instituciones que otorgan caridad, pues vivir el amor es una vocación que tiene todo hombre.

El desarrollo humano integral es ante todo vocación y, por tanto, comporta que se asuman libre y solidariamente responsabilidades por parte de todos. Este desarrollo exige, además, una visión trascendente de la persona, necesita a Dios: sin El, o se niega el desarrollo, o se le deja únicamente en manos del hombre, que cede a la presunción de la autosalvación y termina por promover un desarrollo deshumanizado.

Sólo el encuentro con Dios permite que reconozcamos en los demás la imagen divina, llegando así madurar un amor que “es ocuparse del otro y preocuparse por el otro” (Caridad en la verdad, n. 11).

Es sacerdote, ingeniero en computación por la UNAM y doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra

padrejosearticulos@gmail.Com

Categorías:Reflexiones