Archive

Archive for 24 julio 2011

¿Somos cómplices?

¿Somos cómplices?

JUAN AGUILERA AZPEITIA

24 Julio 2011, http://www.am.com.mx

El lunes de la semana que acaba de terminar, el presidente de la Canaco León, Héctor Tejada Shaar, fue acompañado de su secretario por el rumbo del fraccionamiento Delta. Tan pronto detuvieron la marcha de su vehículo y a punto de bajarse aparecieron varios mozalbetes que los amenazaron y robaron sus pertenencias.

Casi al instante aparecieron varios funcionarios municipales, que tenían cita en el punto con el dirigente empresarial. La policía, que fue llamada, no tardó en presentarse.

Peinaron el área en busca de los asaltantes que no aparecieron por ningún lado.

Esto parece anécdota de lo cotidiano porque ya nos acostumbramos a que al amigo, pariente o a nosotros mismos nos saquen una pistola o cuchillo y se lleven el reloj, el bolso si se trata de una mujer, o la cartera. Puede el hecho ocurrir a cualquier hora del día.

¿Quiénes son los amantes de lo ajeno que así operan y han proliferado últimamente?

Se podrá decir que nadie sabe.

Falso. Sí son conocidos y en ocasiones por nombre y apellido; en su calle, manzana o colonia saben los apodos y hasta nombres de los hurtadores que de eso han hecho especie de oficio. Cuando atracan nada más corren a su casa y se meten con premura para ser amparados por la familia. La policía si no trae orden de cateo no puede entrar. Allí se queda el proceso persecutorio, con el nuevo sistema de justicia oral ya pronto podrá incursionar en esos ámbitos; por ahora no.

Los vecinos afirman discretamente: “están adentro, viven en esa casa”. Amparados por la familia los cacos se tornan intocables.

El ingeniero Tejada, al comentarme el hecho en el que él y su auxiliar fueron víctimas hizo una seria y muy pertinente reflexión en el sentido de que nosotros mismos, usted, yo, todos, en ocasiones resultamos cómplices de los rufianes. ¿Cuándo? Cada que adquirimos un objeto que no tiene una procedencia legítima.

Va usted a un tianguis, pregunta por el celular que está tirado con otros aparatos, el chacharero le provoca: “se lo dejo en cien, jefecita”. Si en la agencia vale cuatrocientos, lo toma y paga. Todavía el cómplice del pillo se lo activa.

Pero, aguarde. Cómplice el que vendió ¿y quien compró?

Es parte o sea somos cuando asumimos ese papel, de la misma cadena.

Va por la Nuevo León o la Ribera y le instan exhibiendo una computadora pequeña y ultramoderna. Le informa el que la porta que vale nueve mil; pero se la deja en dos. Es mucha la rebaja y tentación. Como no queriendo le ofrece mil y se la lleva.

Fue, pensará usted, una ganga. Sí, pero a costillas de la descomposición social porque usted está fomentando el hurto.

Por eso sostiene Héctor Tejada que si no adquiriéramos cosas robadas disminuirían los amantes de la rapiña; pero al que le sacaron del carro el acumulador, va adonde venden los ladrones, porque ya tienen una especie de entrego o sea quien les paga doscientos por esa batería. Allí la dan en cuatrocientos. Usted va y la adquiere. ¡Puede ser la misma que le saqueraron a su unidad!

O por decirlo claro: Cuando adquirimos cosas robadas nosotros mismos fomentamos el círculo vicioso.

Otra parte del problema resulta cuando los ladrones son sorprendidos in fraganti, o sea en el acto, el momento y los lleva uno al Ministerio Público.

A todo el mundo le espanta el entretenimiento en esos sitios, pero peor resulta cuando levantan el acta y le informan al quejoso que la denuncia no procede o que lleve las facturas de los objetos, si no es que “ya le devolvió sus cosas, no hay nada que perseguir”.

Sale el denunciante frustrado y lanzando pestes ya no contra el ratero sino lanzándoselas al funcionario ministerial. Hay casos en que usted le indica al agente del MP que ese hurtador es recurrente y que sí procede el seguimiento contra ese individuo (a), entonces le pueden decir que no se lleva un registro de esos hechos y por lo mismo es insostenible la aplicación de reincidencia. No se le podrá aplicar la ley.

Es una lástima que nuestra vida social se haya desquiciado pero es peor que nosotros mismos fomentemos estos aspectos de corrupción.

Y ¿sabe qué?

Hay actividades que contribuyen a que lo torcido siga perjudicándonos. Una de ellas son las llamadas casas de préstamo y empeño. No, por ahora no voy a referir lo que cobran de intereses, que son más que leoninos, comentaré simplemente que a ese sitio o esos lugares los ladrones llevan aparatos por los que les “prestan”. Los robaron, es presumible, si no llevan factura. Les dan un dinero y unos y otros saben, como lo sabemos también nosotros, que en ese sitio se quedará el objeto para que prontamente, al término del plazo, la casa que lo adquirió en prenda lo remate. Es obvio que tampoco dará al nuevo comprador, factura a menos que haga una ficticia.

Recapitulemos reiterando la idea de que no debemos adquirir cosas que a todas luces son robadas; no seamos cómplices de la rapiña.

Si usted tiene vecinos que se dedican a ese que ya hasta parece oficio, el de robar, repórtelos en forma anónima a la autoridad municipal para que sepa en dónde están las guaridas.

Categorías:Discapacidad

La caridad no es un programa politico

LA CARIDAD NO ES UN PROGRAMA POLÍTICO

Jorge E, Traslosheros

Revista Cultura Cristiana año LXXIX/ Julio 2007

 

Terminó la marcha de Javier Sicilia por la paz con justicia y dignidad; pero no el movimiento. Una peregrinación que él mismo denominó “la caravana del consuelo”.

La fe que mueve a Javier, transformada en método, dio voz a las víctimas de la violencia. En el dolor se encontraron y nos llamaron. Por la caridad, que para el cristiano debe coincidir con la verdad y la justicia, el dolor se transformó en esperanza. Nos recordaron, una vez más, que sólo la caridad nos permitirá hacer un voto radical por la vida y reconstruir el tejido social. Sin embargo, es pertinente recordarlo: la caridad no es un programa político. Es una propuesta de vida. Su confusión es peligrosa.

El oportunismo político medró en la caravana y, junto a las voces de las víctimas, también se plasmó en el pacto ciudadano. De repente, la polifonía que se escuchaba denunciando la violencia parecía transformarse en un griterío incomprensible. Junto a propuestas claras apareció una miscelánea de las más disímbolas demandas. Lo más grave, así me lo parece, es que entre los gritos se escucharon amenazas de escalar los reclamos de una ciudadanía indignada por la violencia, a la violencia disfrazada de protesta social.

La no violencia es una disciplina del espíritu, no un programa de lucha política. No agrede a los ciudadanos. No utiliza la diatriba y la amenaza. Para ser eficaz debe invitar al diálogo y al encuentro. Tengo bien entendido que Javier lo tiene muy claro pues forma parte de su vida. Por lo mismo, el deslinde es necesario porque el griterío ha generado desconfianza entre quienes deberían ser el principal interlocutor del movimiento que no es el Estado, tampoco el gobierno, sino los ciudadanos de carne y hueso.

El método que guía a Javier debe lograr que las voces de las víctimas sean más fuertes que las del oportunismo político. Así, un poco de orden en las ideas sería bueno para comunicar con eficacia. No estaría mal escuchar a viejos sabios en la lógica de la comunión de los santos. Es aquí donde Juan de Palafox tiene la palabra.

El peregrinar del obispo de Puebla también ha sido muy largo. El que se reconociera su beatitud en días pasados tardó más de trescientos años. El griterío de políticos y jesuítas impedía escuchar su voz a favor de quienes sufrían violencia, de los pobres, de los indios. Hacían imposible contemplar el testimonio de su vida. Su opción por Cristo fue radical y le valió descalabros y desprecio; pero también la santidad. Entre el programa político del momento y el método de la fe, que son cosas muy diferentes, optó por el método de la caridad y la esperanza.

Palafox es uno los grandes pensadores de la riquísima tradición católica. Bien decía que la paz es fruto de la justicia y que ésta se hace realidad en la república de cuatro maneras: premiando a los buenos, castigando a los malos, guardándola entre las partes y haciendo buenas leyes que realmente se cumplan. Todo un programa de acción que llama a reflexión. La paz y la justicia con dignidad también pasan por poner orden en las ideas y comunicar con claridad.

Yo colaboro con el crimen organizado

Yo colaboro con el crimen organizado

Guadalupe Chávez Villafaña

Revista Acción Femenina julio 2007

Me costó trabajo aceptarlo, pero es verdad. Les cuento.

Durante muchos años solamente me dedicaba a criticar al gobierno y a vivir como una ciudadana normal, esto es  llevando una vida común y corriente. En las reuniones solía platicar con mis amigas y comentar los sucesos del país: nos escandalizábamos de la violencia, de la falta de valores, de que ya nada es como antes hasta que

UN BUEN DÍA…

mi hijo adolescente nos escuchó y cuando estuve sola me preguntó:¿Qué han hecho ustedes para evitar que nuestra patria esté como está? Si comentan que antes todo era mejor, ¿qué pasó para que llegáramos a esta situación? ¿Qué hicieron o dejaron de hacer ustedes, todos los mayores de 30, incluso los ancianos, para permitir que el mal se extendiera de esa forma?

No lo sé, contesté. Nosotros hemos llevado una vida decente, no le hemos hecho mal a nadie. ¿Qué más podemos hacer?

Entonces, mi hijo me dijo que su profesor de ética les ha demostrado que todos somos responsables, de una u otra forma, del país en el que vivimos y me preguntó:

¿Alguna vez tú o mi papá han dado mordida, ya sea en el tráfico o para realizar algún trámite?

Bueno, le contesté, es que si no lo hubiéramos hecho nos hubiéramos tardado mucho en poder abrir el changarro.

Mi hijo no me respondió pero me hizo otra pregunta:

¿Pagan impuestos regularmente, sin hacer tranza?

Hijo, ¿qué quieres? El gobierno se roba todo, es mejor no pagar, si lo podemos evitar.

¿Le pagas el sueldo justo a Tere, la trabajadora doméstica y a Rene, el dependiente del changarro, los tienes en el Seguro Social?

Ay, hijo, no se te hace que estás exagerando. No nos hubiera alcanzado si les pagamos más y los metemos al seguro. Ya con darles chamba es suficiente, ¡con tanto desempleo!

Mira mamá, el padre Suárez, mi maestro, nos dijo que ser buenos ciudadanos es construir la patria hasta en los pequeños detalles.  No creas, todo lo que tú me estás repelando se lo dijimos nosotros y nos hizo reflexionar.

SOMOS CÓMPLICES

El dar mordida es hacernos cómplices de la corrupción. Tanto peca el que mata la vaca como el que le detiene la pata. ¿Qué pasaría si nadie diera mordida? Bueno, por lo menos la mayoría.

Y los impuestos, ¿con qué crees que se hacen las obras públicas y los hospitales, y tantas cosas que hacen funcionar a las ciudades y al campo. ¿Que lo desvían? Todos sabemos que es cierto, que hay muchos funcionarios y políticos corruptos; incluso deberíamos decirlo claro, son ladrones, se roban el dinero que es nuestro, de todos los mexicanos, sobre todo de quienes más lo necesitan. Sin embargo no por ellos nosotros vamos a actuar igual y a dejar de pagar lo que nos corresponde. En ese caso, hay que denunciar y participar de alguna manera para exigirles cuentas y que se castigue a los culpables.

Y en cuanto a pagarles más a Tere y a Rene, ¿en verdad no nos hubiera alcanzado? ¿Para qué? ¿Acaso no se compró papá una mega pantalla para ver el fútbol? Y tú, ¿no cambiaste el refri, que bien que servía, pero querías uno que hace hielitos…? Yo no digo que les paguen una fortuna, solamente lo justo. Además Rene tiene hijos pequeños, ¿qué pasa si se le enferman?

No creas, el padre nos hizo pensar mucho, nos dijo que los videos piratas y, en general toda la mercancía pirata, además de no pagar impuestos, es de contrabando y está ligada al crimen organizado. En el salón de clase todos habíamos comprado cosas piratas, y no una sino varias veces.

Te cuento que Mario, mi amigo platicó que su papá va a un lugar de provincia a una agencia de coches a comprar su flotilla para el negocio, porque allá es más barato, dicen que es porque lavan dinero.

Y un compañero dijo que su hermano va a antros en donde se vende droga; que él no la consume pero ve que otros sí. Y decía que si no la consumía, ¿qué tenía de malo ir ahí? Y el padre le dijo que pagaba su consumo y aunque no fuera para droga ese dinero ayudaba a sostener un negocio ilícito.

Víctor dijo que ellos de vacaciones van a hoteles súper padres que son más baratos, que claro tienen fama de ser de empresarios que lavan dinero.

Después de que comentamos todo esto, el maestro nos contó lo que han hecho en Colombia y lo qué hicieron en Sicilia para acabar con la violencia, para ir disminuyendo la actividad de los cárteles y recobrar la paz.

Así, el padre nos hizo reflexionar y caímos en la cuenta que, de una u otra forma, todos nos hemos convertido en cómplices, que hemos colaborado a que esta situación de corrupción, de crimen y violencia se haya extendido y que está en nuestras manos hacer algo.

¿PREFIERES QUEDARTE CON LOS BRAZOS CRUZADOS?

Uf, hijo, ya me estás haciendo pensar, pero la verdad no creo que tú o yo, o tu papá podamos acabar con esta guerra.

Solitos, claro que no, má. Pero, si cada uno de nosotros pone su granito de arena y vamos convenciendo a familiares y amigos a que actuemos con justicia, que evitemos la corrupción y la complicidad, te aseguro que lo podremos lograr.

El padre Suárez nos recordó lo que han hecho persona para cambiar sus países, Aun Saan Su ky, un ama de casa que en Birmania, encabeza un movimiento independentista. Y nos recordó todo lo que logró,

Si damos soborno, ayudamos a la corrupción.

Gandhi, liberó a la India, nada más ni nada menos que de los ingleses y sin violencia. O en México, la señora Wallace.

¿En verdad prefieres quedarte con los brazos cruzados, y que nosotros tus hijos y luego tus nietos vivan en un país dominado por el crimen organizado?

No mamá, ya basta, podemos y debemos empezar hoy mismo. No hay tiempo qué perder. La violencia nos está alcanzado. En nuestras manos está el cambio, no requiere más que pequeñas acciones, pequeños actos de honestidad y de justicia que irán formando una gran cadena que romperá el mal.

Además, eso sí, el padre Suárez, nos recomendó que lo pongamos en manos de Jesús y de María y que oremos mucho, sobre todo en familia.

¡Qué tal si empezamos hoy en la noche antes de cenar, rezado todos juntos y luego, en la merienda platicamos qué podemos hacer cada uno de nosotros!

Y fue así como, de colaborar con el crimen  organizado, aunque hubiera sido sin querer, sin darme cuenta, pasé a ser una mujer activa, que lucha diariamente por un México mejor.

Y tú, ¿qué estás haciendo? ¿De qué lado estás?.

El amor cristiano es un reflejo del Amor de Dios

El amor cristiano es un reflejo del Amor de Dios

Israel Córdova Osnaya

Revista Acción Femenina, enero 2011

 

El amor divino, lo que es propio de Dios, es la causa de todo lo que existe: “Dios es Amor” (Un 4,8). En el Antiguo Testamento aun cuando en los relatos de la creación (Gen 1; 2-3) no figura la palabra amor, en ellos se insinúa el amor de Dios a través de la bondad de que son objeto Adán y Eva, pues Dios los creó a imagen y semejanza (cf. Gen 1,27), por lo que el hombre ocupa un lugar único en la creación y Dios lo estableció en la amistad con Él. Ahora bien, de todas las creaturas visibles sólo el hombre es capaz de conocer y amar a su creador, es la única criatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí misma y sólo él está llamado a participar, por el conocimiento y el amor, en la vida de Dios, pues para este fin ha sido creado y esta es la razón fundamental de su dignidad.

Jesús ha fijado también cómo amar al prójimo: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer…”

Dios llama a Abraham (Is 41,8) y a Moisés (Ex 33,11) para hacerlos sus amigos, por lo que su amor se expresa en forma de una amistad, así Abraham viene a ser el confidente de sus secretos (Gen 18,17) y Moisés no cesó de progresar en la intimidad de Dios, conversando con él como con un amigo (Ex 34,6s).

Ahora en el diálogo con los profetas es Dios mismo quien los elige y ama para que sean testigos del amor de Yahveh (Am 3,2). El pueblo de Israel en el Deuteronomio recordará incesantemente que el amor de Dios a Israel es gratuito (Dt 7,7s) y que el pueblo debe amar a Dios con toda el alma, con todas sus fuerzas, y con todo su corazón (Dt 6,5). El amor de Dios a Israel es comparado al amor de un padre a su hijo (Os 11,1). Este amor es más fuerte que el amor de una madre a sus hijos (cf Is 49,14-15). Dios ama a su pueblo más que un esposo a su amada (Is 62,4-5); este amor vencerá incluso las peores infidelidades (cf Ez 16; Os 11).

UN CORAZÓN DISPONIBLE

En el Nuevo Testamento el amor entre Dios y los hombres se había revelado en el Antiguo Testamento a través de una sucesión de hechos, es decir, de iniciativas divinas cuyo fin era salvar al hombre de la situación pecaminosa de la que se encontraba, ahora en estos tiempos el amor de Dios fue mucho más grande que “tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único” (Jn 3,16). Dios ha llegado a nosotros a extremos insospechados, al grado de hacerse hombre para salvarnos; dice San Agustín que era tan grande la soberbia humana que necesitó de la humildad divina para curarse.

“A nosotros, pueblo santo nos ha elegido en Él antes de la fundación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor” (1 Ef 1,4). Este amor exige reciprocidad: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente” (Mt 22,27), pero se le obedece a través de Jesús, pues amándole se ama al Padre: “Quien a ustedes recibe, a mí me recibe, y quien me recibe a mí, recibe a Aquel que me ha enviado” (Mt 10,40). Finalmente, amar a Jesús es guardar íntegramente su palabra: “Si me aman, guardarán mis mandamientos” (Jn 14,15) y seguirle renunciando a todo, “una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sigúeme” (Me 10,21).

Por tal motivo, todos nosotros los bautizados en Cristo Jesús, estamos llamados a ser verdaderos discípulos de Él, esforzándonos por ser semejante a Él, por eso somos llamados cristianos, es decir, que imitamos a Cristo; aunque a pesar de nuestra limitación, debilidad, carencias, defectos, faltas y ofensas, Dios jamás nos deja solos, tanto nos colma con su amor y gracia, que nos dejó el sacramento de la reconciliación-penitencia para poder estar nuevamente en paz con Dios y así participar de la vida divina, cuando nos llame Dios a su presencia. Lo único que pide Dios es disponibilidad y acogida, exige un corazón disponible para fecundarlo de su amor, un corazón que sea honrado y de buena voluntad.

NOS AMA CON UN AMOR INCONDICIONAL Y ETERNO

Entonces toda la vida cristiana tiene un centro que es el amor (primero a Dios y después todo lo demás y no al revés) ya lo decía el venerable papá de feliz memoria Juan Pablo II: “Ser cristianos no es, primariamente, asumir una infinidad de compromisos y obligaciones, sino dejarse amar por Dios, pues quien quiera que seas tú, cualquiera que sea tu condición existencial, Dios te ama”. Sí, Dios te ama totalmente, sin distinción y sin límites, pues nos ama con un amor incondicional y eterno, ahora sí podremos decir como suele decirse: “y al amor con amor se paga”, pues ¿si Dios nos amó primero no es lógico que respondamos a ese amor? De esto surge la pregunta fundamental de todo hombre: ¿En mi vida qué lugar ocupa Dios?

Al prójimo lo amamos por Dios, porque el que ama a Dios inevitablemente llega a amar al prójimo. Nuestro Señor Jesucristo nos enseña los dos mandamientos fundamentales: Amar a Dios sobre todas las cosas y amar al prójimo como a uno mismo y todos sabemos lo difícil que es amar a los nos ofenden, pues es fácil amar a algunas personas; a otras, es difícil: no son simpáticas, nos han ofendido o hecho mal; sólo si amo a Dios en serio, llegó a amarlas en cuanto hijas de Dios y porque Él me lo manda. Jesús ha fijado también cómo amar al prójimo, esto es, no sólo con el sentimiento, sino con los hechos: “Porque tuve hambre, y me diste de comer; tuve sed, y me diste de beber; era forastero, y me acogiste; estaba desnudo, y me vestiste; enfermo, y me visitaste; en la cárcel, y acudiste a mí” (Mt 25,35-36).

Esta parábola se cumple cuando somos capaces de amar, así lo explica Santa Teresita de Lisieux: “Entendí que sólo el amor es el que impulsa… si faltase este amor, ni los apóstoles anunciarían ya el Evangelio, ni los mártires demarrarían su sangre. El amor encierra en sí todas las vocaciones, el amor lo es todo, abarca todos los tiempos y lugares: el amor es eterno. Entonces, llena de alegría desbordante: “Oh Jesús, amor mío, por fin he encontrado mi vocación: mi vocación es el amor””.

PERDÓN SIN LÍMITES

Además el amor defiende de las adversidades y de los problemas (pareja, hogar, amistad, trabajo, escuela, etc.), del sufrimiento, el abandono, la contradicción, la incomprensión; estas, cuando se llevan por amor cobran un sentido totalmente distinto que hasta los reveses y dificultades son llevaderos para el que ama. Todo lo duro que puede haber en los mandamientos lo hace llevadero el amor: ¿Qué no hace el amor? Vean cómo trabajan los que aman, no sienten lo que padecen, redoblando sus esfuerzos a tenor de las dificultades; en los momentos de prueba y desaliento, cuando parece que toda dedicación está como vacía de interés y de valor, tengan presente que Dios conoce nuestros afanes, Dios nos ama uno por uno, está cercano a nosotros, nos comprende; confía en Él y en esta certeza encontrarás el coraje y la alegría para cumplir con amor y con gozo tu deber.

Queridos lectores el amor es un don, que se nos da a todos, no tiene distinción social o racial, no desprecia a nadie; más aún exige el amor a los enemigos, por tanto el amor no puede desalentarse ya que tiene leyes como el perdón sin límites, el gesto espontáneo para con el adversario, el bien devuelto a cambio del mal o la famosa frase de oro: haz el bien sin mirar a quien. Por eso queridos hermanos debemos esforzarnos por ser mejores día con día, entregándonos en nuestros quehaceres con amor y sólo así podremos amar a Dios y a nuestro prójimo. Que nuestra madre Santísima non enseñe a amar más a su Hijo, pues ella es el modelo perfecto del amor a Dios y seguro estoy que ella nos mostrará el camino para entregar por entero nuestro corazón a Dios.,”

Las palabras son enanos, los ejemplos son gigantes.

Proverbio Suizo

La conversión, respuesta al don de Dios

La conversión, respuesta al don de Dios

Ernesto Bañueíos C.

Revista Acción Femenina, enero 2011

 

 

 

Es muy común que los jóvenes, e incluso nosotros, nos convirtamos en admiradores de un artista ya sea por su voz, por sus expresiones o por sus actitudes. Cuando, por ejemplo, escuchamos por vez primera a un/a cantante y su voz nos fascina, tratamos de escucharla una y otra vez. Esa voz sacude nuestra sensibilidad artística y nos convierte en admiradores de tal artista.

San Marcos así da principio a su libro: Este es el comienzo de la Buena Nueva de Jesucristo (Mar 1,1). Y esta Buena Nueva fue como un canto que atrajo la atención de muchos, primero a los discípulos de Jesús y después a una multitud que quedó fascinada por sus enseñanzas y sacudió su conciencia de tal modo que todos cambiaron su concepción de la vida y su actuar, haciéndose eco de lo que el Señor decía: El Reino de Dios está cerca; conviértanse y crean en la Buena Nueva {Mt 4^7).

CONVERSIÓN

Al tratar de entender lo que es la evangelización nos percatamos de que el primer paso en ella es la conversión. La conversión consiste en una renovación de la vida según el Evangelio; de un cambio interior, de convertir al mismo tiempo tanto la conciencia individual y colectiva de los hombres, como la actividad en que ellos están comprometidos, su vida y ambiente concretos para lograr una nueva humanidad con hombres nuevos.

La conversión es un proceso de la vida, no un acto momentáneo. Todo proceso supone una serie de acciones o fases sucesivas. San Pablo inició su conversión en el momento en que Cristo lo interpela: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? (He 22,7), pero su cambio fue progresivo, tuvo que preguntar: ¿Quién eres, Señor?, debió recobrar la vista por medio de Ananías y, aunque ya creía, se retiró a Arabia donde, probablemente durante tres años, moró en la soledad y la oración y tuvo mayor conocimiento del cristianismo, preparándose para su actividad futura.

PARA EVITAR LA SEPARACIÓN FE-VIDA

No basta tener el signo de la conversión -el bautismo- que la mayoría de nosotros ya lo tiene, es indispensable la vida y el desarrollo de ese signo. Puede suceder que tengamos mucho conocimiento de lo que el bautismo y los demás sacramentos; así tendríamos el saber, pero nos faltaría el vivir: la forma de pensar y de actuar como una opción definitiva de nuestra existencia.

Todo esto puede explicarnos la situación de indiferencia que constatamos en nuestra sociedad: personas bautizadas que no practican su fe, alejamiento de la vida religiosa, falta de interés frente a los acontecimientos religiosos, inasistencia a la misa dominical… hechos que, sin ser nuevos, sí se han incrementado.

EN CAMINO DE LA RESPUESTA

Cuando la Palabra de Dios transforme nuestro interior y cambie desde dentro a la humanidad en todos sus aspectos estaremos construyendo ya el Reino y dando respuesta al don de Dios, y también empezaremos nuestro trato con Dios en Jesucristo. En la evangelización no sólo vamos a predicar, sino vamos a tratar de transformar con la fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad, que estén en contraste con la Palabra de Dios.^w

ebanuelosc@gmail.com

labor del mexicano Gilberto Bosques

Gracias a la película ‘La Lista de Schindler’ de Steven Spielberg hemos conocido las acciones riesgosas realizadas por Oskar Schindler para salvar a unos 1200 judíos del holocausto nazi.
Sin embargo pocos hemos oído hablar de la labor del mexicano Gilberto Bosques para salvar la vida de más de 40 mil personas durante la ocupación nazi … en Europa.
Gilberto Bosques Saldivar fue el Cónsul General de México en Francia de 1939 a 1944, quien respondiendo al llamado de su propia conciencia, ayudó desde su posición diplomática a huir de los regímenes franquista y nazi a refugiados españoles republicanos, judíos franceses, libaneses, socialistas, comunistas y otros perseguidos, entre ellos líderes políticos europeos de oposición y miembros de la resistencia antifascista, quienes habían sido señalados para ser enviados a los centros de concentración, ofreciéndoles a todos ellos residencia y nacionalidad mexicana.
Cuando París estaba a punto de ser tomada por los alemanes, Bosques sale de la ciudad y tras varios viajes decide asentar el consulado en Marsella, el puerto de la zona del Gobierno francés de Vichy, nominalmente independiente de los alemanes.
Su primera preocupación fue defender a los mexicanos residentes en la Francia no ocupada, pero al conocer las atrocidades de la persecución nazi protegió también a otros grupos.
Apoyó a libaneses con pasaporte mexicano y a refugiados españoles que buscaban huir de los nazis.
De hecho, se cree que fue él quien convenció al presidente Lázaro Cárdenas de abrir las puertas de México a los republicanos españoles.
Era tan grande la afluencia de refugiados que buscaban una visa mexicana que Bosques alquiló dos castillos (el de Reynarde y el de Montgrand) para convertirlos en centros de asilo mientras se arreglaba su salida hacia México.
Entre 800 u 850 fueron alojados en uno de los castillos, mientras que en el otro se albergaron 500 niños y mujeres.
Adicionalmente, rentó varios barcos que salieron del puerto de Marsella transportando Judíos y otros perseguidos hacia países Africanos donde más tarde fueron trasladados a México, Brasil, Argentina y otros países de América.
En un periodo de dos años, bajo su auspicio, poco más de 40,000 visas fueron expedidas para quienes deseaban huir de la tiranía nazi.
Al concedérseles visas mexicanas, las autoridades francesas los dejaban salir del país porque consideraban que ya no serían un problema político para ellas.
Más complicado fue el caso de los judíos.
El consulado ocultó, documentó y les dio visas a numerosos judíos, pero era mucho más difícil sacarlos de Francia.
Desde Marsella el embajador mexicano también tuvo que hacer frente al hostigamiento de las autoridades pro alemanas francesas, al espionaje de la Gestapo, del gobierno de Franco y de la representación diplomática japonesa, que tenía sus oficinas en el mismo edificio de la delegación mexicana.
Finalmente México rompió las relaciones diplomáticas con el Gobierno de Vichy.
Gilberto Bosques presentó la nota de ruptura.
Poco después el consulado fue tomado por asalto por tropas de la Gestapo alemana, que confiscaron ilegalmente el dinero que la oficina mantenía para su operación.
Bosques, su familia (su esposa María Luisa Manjarrez y sus tres hijos: Laura María, María Teresa y Gilberto Froylán; entonces de 17, 16 y 14 años, respectivamente) y el personal del consulado, 43 personas en total, fueron trasladados hasta la comunidad de Amélie-les-Bains.
Después, violando las normas diplomáticas, se les llevó a Alemania, al pueblo Bad Godesberg, y se les recluyó en un “hotel prisión”.
Bosques fue finalmente liberado y regresó a México en abril de 1944.
Miles de refugiados españoles y judíos lo esperaban en la estación de ferrocarril de la capital para recibirlo.
Su júbilo zumbaba en el andén de la estación ferroviaria.
Lo cargaron en hombros.
Era al México generoso y libre al que ellos exaltaban en Gilberto Bosques, el más sobresaliente ejemplo del característico espíritu de la solidaridad de los mexicanos.
Una de sus más grandes lecciones de vida es que aunque resulte difícil, no es imposible mantener la decencia de uno frente a la maldad moral.
Pues al ayudar a otra persona quien en tu comunidad, tu sociedad o tu nación se ha convertido en un paria, un rechazado, y sabiendo que al hacerlo puedes ganarte el desprecio, el escarnio, e incluso el poner en riesgo tu vida, es tomar una posición moral de valor incalculable, que puede alterar y dar un rayo de luz y un viento de esperanza en medio de lo que parezca un reinado de terror omnipotente.
El 4 de junio de 2003 el gobierno austriaco impuso a una de sus calles, en el Distrito 22 de Viena, el nombre Paseo Gilberto Bosques.
Los pocos que conocen la historia de Gilberto Bosques suelen llamarlo “El Schindler Mexicano”.
Y así como Schindler tuvo su lista de trabajadores judíos protegidos, Bosques tuvo sus visas a la libertad: Las Visas de Bosques.

‘Visa al paraíso’: la labor de un cónsul mexicano por judíos y españoles

(CNNMéxico) — Cuando la cineasta Lillian Liberman conoció a Gilberto Bosques se extrañó de que en los libros de Historia no figurara este cónsul mexicano que salvó la vida a miles de republicanos españoles y judíos refugiados en la Francia de los 40.

Ocho entrevistas cuando Gilberto Bosques (1892-1995) contaba con 100 años, le sirvieron para darse cuenta de que estaba frente a “un gigante moral de una ética inquebrantable” en la misión encomendada por el presidente Lázaro Cárdenas: salvar al mayor número posible de personas.

Con la invasión alemana de Francia en la II Guerra Mundial (1939-1945), el consulado se trasladó de París a Marsella. Bosques rentó allí dos castillos para alojar a los republicanos que abandonaron España tras el triunfo de las tropas del general Francisco Franco y a los judíos perseguidos por el nazismo. Esos días de aquellos ciudadanos en tránsito que huían del miedo, de las bombas y del frío fueron filmados por el cónsul, en el cargo de 1939 a 1944. Las imágenes están incluidas en el documental Visa al paraíso (2010), el homenaje dirigido por Liberman y presentado en la pasada edición del Festival de Cine de Guadalajara.

Dolor en la memoria

La historia está narrada por el propio diplomático y por los hijos de exiliados, que guardan en la memoria aquella huida de la mano de sus padres. “Me abrieron su corazón por primera vez. Fue una liberación, una catarsis”, explica Liberman. La directora subraya que el documental permitió a aquellos emigrados a México agradecer a Bosques el poder “venir a un país en el que iban a tener la oportunidad de lograr todo aquello que se plantearon”. El cónsul ayudó en torno a 25,000 españoles, además de otras decenas de miles de judíos, según la documentación de la cinta.

“Quien tenía la firma de don Gilberto tenía fe para la vida”, dice entre lágrimas Flory Klapp, una de las entrevistadas.

Uno de los escenarios de esos recuerdos es el campo de concentración de Argelès, en el sur de Francia, donde “los camiones llegaban por las mañanas cargados de ollas con sopa caliente y hogazas de pan, y regresaban repletos de cadáveres”, recuerda Roberto Civera, que vivió allí cuatro años con su familia.

Entre los testimonios, se suceden de imágenes en blanco y negro, con filas de personas que corren con sus pertenencias o que forman una hilera para recibir comida. La música, acorde con el ambiente de guerra, la interrumpe el ruido de las bombas.

“Te daban un té y horas después, una zanahoria”, detalla Rafael Del Castillo, que no se olvida de cómo don Gilberto agarró del brazo a su padre para que las SS (unidad del régimen nazi) o la policía francesa no impidieran su partida. “Don Gilberto descendió de su carro oficial, fue directamente a la pasarela que llevaba al barco. Tenía a mi padre justo a su lado, lo sostenía del brazo. Dijo: ‘Soy el embajador de México, no pueden tocarme’. Le dio un beso y mi padre le dio a él un beso. Después, mi padre subió la escalera”.

¿Llegada al paraíso?

Una vez en México, “no encontraron el paraíso”. Entre otras dificultades, se encontraron con la comunidad española ya asentada, “que era franquista”. Los exiliados emprendieron un proceso de adaptación para levantar una nueva vida. “No fue fácil, pero reconocen que México fue un país sumamente hospitalario y lo sé por mis padres”, reconoce la cineasta. Liberman, de origen judío, es nieta de un menchevique ruso que salió del país rumbo a América cuando sintió que se vulneraba la revolución por la que había luchado. La historia supuso un punto de conexión con Bosques, que también manifestaba cómo se habían perdido los valores de la Revolución Mexicana, de la que fue partícipe.

La cineasta asegura que al cónsul, que nunca se afilió al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que rechazó en dos ocasiones la medalla Belisario Domínguez, le daría vergüenza la situación actual de México. “Él ya no podría ni manejarlo”. La medalla es una distinción del Senado de México a ciudadanos ilustres.

Liberman considera necesario recordar el peso diplomático de entonces. “En la memoria de un país están las respuestas para lo que ese grupo puede esperar en el futuro”, resume.

La exhibición de la película fuera de México sacude la conciencia, “en cuanto a la diferencia de cómo se trata a los migrantes mexicanos hoy en día fuera de México y cómo trató México a los inmigrantes europeos en ese momento”, según explica la cineasta. “Cuando pisaban el país, ya les daban la nacionalidad y circunstancias de migrantes como si fueran ciudadanos de este país”.

Visa al paraíso, que no ha accedido al circuito comercial de cines, se ha presentado en Estados Unidos, Francia y Suecia, prepara pases en Israel y estos días se podrá ver en el Festival de Cine Latino de Chicago. En México, la Cineteca Nacional de la Ciudad de México la ha proyectado durante varias semanas y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) la exhibirá en varios de sus centros.

Categorías:Articulos de interes

Pide Obispo de Querétaro por la paz.

PIDE OBISPO POR PAZ DE MÉXICO

GUILLERMO CONTRERAS/ / 10 de Julio del 2011 13:31:35

http://plazadearmas.com.mx/index.php?sec=5&id=14387&pagina=1#main

 
Faustino Armendariz pidió en especial por la zona norte del país. FOTO: VÍCTRO PICHARDO.

 

El Obispo de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez, oró porque Querétaro se mantenga como un baluarte de paz en el país; pidió que desde aquí se expanda hacia otras entidades.

 

El Obispo Faustino Armendariz hizo un llamado para que la paz que se vive en nuestro estado se transmita espiritualmente al resto de las entidades del país, sobre todo a la región norte, ello porque los hechos de violencia acontecidos en los últimos meses, entristecen no solo a Dios, sino que avergüenzan a la humanidad.

 

Durante el recorrido que hizo con el contingente de mujeres peregrinas, el titular de la Diócesis de Querétaro, reconoció en este acto de fe como uno de los más representativos del país y demuestra que son más las personas de buena voluntad las que caminan en Cristo.

 

“Esperemos que Querétaro sea un baluarte de paz, de tal manera que desde aquí se expanda la paz a otras comunidades del país, especialmente en el norte de México, en donde he tenido la oportunidad de estar en el funeral del compañero sacerdote, cuando fui Obispo de Matamoros, que nos hirieron el alma con este asesinato; sin embargo nuestra esperanza en el escenario nacional es de paz y todos estos eventos como la peregrinación nos deben de impulsar

 

Señaló que la peregrinación Queretana, tanto de hombres, como de mujeres, es un tema que debe causar orgullo, ya que se convierte en un factor de unidad familiar; en este sentido dijo que durante el tiempo que caminó con la romería se percató de mamás que caminaban empujando sus carriolas con bebes; ello a pesar de las inclemencias climáticas.

 

“Estamos acompañando a todas las peregrinas y este acto de fe es un orgullo no solo para los Queretanos, sino para todo México, el tener eventos como estos son una luz en el camino de la vida no solo para quienes caminan, sino para quienes atestiguan este ejemplo de tenacidad.”

 

Al hacer referencia al papel de la mujer queretana, dijo que los hombres deben valorar el esfuerzo que ellas realizan durante su diario peregrinar, ya que ellas desempeñan un sinfín de labores que no son reconocidas.

 

“La mujer tiene un papel muy importante, de tal manera que tenemos que valorar el esfuerzo y todos los esfuerzos que ellas hacen en la vida social de todos los días (…) yo me siento un Queretano más con ellas, sé que soy de la misma familia, en todos los momentos que tengo los aprovecho para caminar con ellas. Esta es una oportunidad para congregar a la familia.”

 

Finalmente Faustino Armendariz señaló que continuará acompañando la caminata durante los próximos días, oficiando misas en diferentes puntos del trayecto a la ciudad de México.

 


121 AÑOS DE DEVOCIÓN CAMINANTE

ULISES VILLAR/ / 10 de Julio del 2011 13:55:54

http://plazadearmas.com.mx/index.php?sec=5&id=14394&pagina=1#main

 

Por la devoción y el amor a la madre de todos los mexicanos, la Virgen de Guadalupe, varones y mujeres son capaces de caminar 200 kilómetros y soportar todas las inclemencias del tiempo. FOTO: VÍCTOR PICHARDO.

Más de 121 años han pasado desde que los primeros peregrinos queretanos tomaron la enmienda de ofrendar a la Virgen de Guadalupe un tributo caminante, eran en ese entonces algunas decenas de fieles los que peregrinaban a la Basílica del Tepeyac, varias décadas después es una certeza decir que no hay familia queretana que no tenga entre sus miembros a un devoto caminante.

Hace algunos días, el sábado dos de julio la primera columna de peregrinos encabezadas por las fieles de la Sierra de Querétaro, inició el camino, hacia el Tepeyac, eran más de 300 mujeres que salieron desde Neblinas, le siguieron los, pasos 800 varones más quienes con la bendición de Monseñor Faustino Armendáriz Jiménez comenzaron el peregrinar.

La máxima premisa de esta 121 procesión masculina, y la 52 caminata al Tepeyac de las mujeres fue por indicaciones del noveno obispo queretano, una marcha por la paz en el país, y una búsqueda por la refundamentación de la familia de todos los mexicanos.

Han pasado ya más de ocho días de caminata por las sendas de la Sierra de Querétaro, donde pese a las inclemencias de la lluvias y a los cambios de ruta por el clima, el tesón de los peregrinos no ha menguado un segundo su travesía, ya que aunado al entusiasmo de cada año de los miles de fieles, este 2011 la caminata varonil fue encabezada en su inicio por Monseñor Faustino Armendáriz, quien también acompañó a las mujeres hasta la entrada de la Misión de Tilaco donde les encomendó por México.

“Hay situaciones difíciles por eso en los momentos difíciles elevemos una oración, ya que por tantas circunstancias que nuestro país necesita el apoyo de hombres valientes de fe como ustedes, de ganas, nosotros podemos contribuir con una plegaria a Dios para que el haga lo suyo, el testimonio ya habla de muchas personas de nuestra sociedad que están de espaldas a Dios, de muchos hermanos y hermanas que están vacías de dios, a muchos jóvenes que han perdido el sentido de su vida”, pidió Monseñor Faustino Armendáriz Jiménez.

PEREGRINOS POR LA FE

Miles de historias se han contado ya, de los caminantes de la fe, que llenan sus corazones cada mañana con la palabra de Dios, sin embargo poco se sabe de aquellos quienes tras una extenuante marcha, se les acercan en los templos para llevarles un alimento, una bebida que pueda mitigar el hambre y la sed de la devoción.

Sandra Siliceo Valdespino, presidenta Seglar Diocesana, desde la salida de las peregrinas de la comunidad de Neblinas, en Landa de Matamoros, confirmó que lo más importante que tenía que recordar los peregrinos era seguir el orden y las instrucciones durante toda la procesión, ya que de la comida y el hospedaje se encargaría Dios y sus mensajeros en la tierra.

“Desde Neblinas, hasta la última comunidad en San Juan del Río, la hospitalidad queretana nos provee de comida, y alojamiento, en cada una de las comunidades en las que nos paramos, después de escuchar la palabra de Dios, llegan los vecinos y nos traen frutas, cómodas, aguas frescas, además nos ofrecen sus casas y sus habitaciones para aquellos que se han fatigado más o que necesitan algún reposo”.

En este sentido desde la llegada a Agua Zarca, Landa de Matamoros, se pudo confirmar esta hospitalidad, ya que al pie del Templo principal, los vecinos llegaron con comida para ofrecerla a los agotados, peregrinos, todo a cambio de nada, solo una oración para las personas que muchas veces se quitan su último bocado de la boca.

AYUDAR POR FE

Fue la tercera parada de las mujeres peregrinas en su caminar, tenían más de siete años que no llegaban a la comunidad de la Purísima, en Landa de Matamoros, la lluvia y el desgajamiento de algunos cerros había originado un cambio de trayectoria, poco tiempo tuvieron las devotas para organizarse, ya que se les aviso de la llegada del contingente con cinco horas de anticipación, sin embargo antes de concluir la Santa Misa, ya estaba lista la comida, el agua y algunos postres para los caminantes.

Alejandra Roble, mujer de la Purísima de 21 años de edad, se encontraba llevando la comida, cazuelas llenas de frijoles, arroz, chicharrón, huevo y sopa, aguas de limón, horchata y jamaica, algunos refrescos y pan de dulce, la intención mitigar el apetito de las peregrinas; agradecer a Dios los regalos que se les han otorgado.

“Nunca he podido ser peregrina, el tiempo, la distancia y mis obligaciones no me lo han permitido, he participado en algunas procesiones cortas, pero has ahí, hacía más de siete años que no pasaban por aquí los peregrinos, por eso ahora que podemos dar algo, ayudar con un taco o un plato de comida, lo entregamos de todo corazón y de fe”.

EL LEGADO GENERACIONAL

Más adelante por el rumbo de Peñamiller, ya en la zona del Semidesierto de Querétaro, a pie de carretera y con un día de distancia los hombre peregrinos, continuaban su camino, atrás habían quedado los días de lluvia intensa, los paisajes serranos y los climas templados, ahora con temperaturas más elevadas, la travesía era más pesada, no obstante el ánimo se encontraba entusiasta.

Una columna nutrida de cientos de hombres quienes comparten el caminar entre jóvenes, niños y adultos, padres e hijos, abuelos y nietos, hermanos, y amigos, todos formando una misma familia, una fraternidad que se estrecha cada día que se comparte el pan, el agua, y las extenuantes jornadas de camino.

Entre tanta personas, existe una constante, una herencia del legado católico y el amor por la Guadalupana que se transmite de generación en generación, y que se estrecha con cada peregrinación.

Don Armando Riveros, abuelo de 54 años de edad, confirmó que inició su travesía a los 28 años, en la columna que sale desde San Juan del Río, sin embargo conforme han pasado los años, la devoción le creció tanto que empezó por llevar a sus hijos, y ahora acompañado por el menor de ellos y su nieto José Luis, realizaran toda la travesía desde Neblinas hasta la Basílica de Guadalupe.

“Somos gente humilde, que si bien no tiene grande riquezas, si contamos con el don del amor, la salud, y la familia, no podemos dejar grandes herencias materiales, pero tenemos mucha fe, mucho amor, y lo más importante gran respeto y adoración por la Guadalupana, es eso lo que vamos a dejar, agradecimiento, amor y fe para nuestros hijos y nuestra descendencia”.

Categorías:Magisterio