Inicio > Laicos > Los laicos en el Vaticano II

Los laicos en el Vaticano II

Los laicos en el Vaticano II

Lumen gentium (cap. IV) y Decreto Apostolicam Actuositatem

F. Javier Elizari, redentorista

Desde décadas anteriores al Vaticano II fueron creándose variados movimientos apostólicos de cuño seglar. Sobre tal trasfondo no ha de extrañar el interés por tratar del laicado, manifestado en toda la etapa preparatoria del concilio y, posteriormente, duran­te su celebración. El Vaticano II deseaba una revitalización de la Iglesia hacia dentro y hacia fuera. Para ello tenía que contar necesariamente con los laicos, la mayoría de los bautizados. ¿Cuál es el papel del seglar en la Iglesia y en la sociedad? El concilio nos ha dado la respuesta más explícita en dos documentos. La parte doctrinal se encuentra, so­bre todo, en el capítulo cuarto de la Constitución dogmática sobre la Iglesia (Lumen gentium, citada en adelante LG). El Decreto sobre el apostolado de los laicos (Apostoli- cam actuositatem, citada en adelante AA) reasume la teología de LG, enuncia algunos principios y da instrucciones para un apostolado mejor llevado. En estas notas, presento conjuntamente algunos aspectos de ambos documentos[I] en torno a cuatro puntos: con­cepto de laico, su función dentro de la Iglesia, su papel en el campo de las realidades temporales, su relación con la Jerarquía.

  1.  Qué es un laico

A veces se da una definición negativa del laico. Éste es un ni-ni: un cristiano que ni es miembro del clero ni forma parte de un instituto religioso. Semejante definición es frustrante, injusta, una caricatura. El Vaticano II que, incidentalmente la recoge, se de­tiene en una descripción positiva de la naturaleza del seglar en forma de díptico: lo común y lo propio del seglar respecto a los demás miembros del Pueblo de Dios. Es mucho más y más importante lo que nos une que lo que nos diferencia

La base común. El laico es, ante todo, un cristiano incorporado a Cristo por el bau­tismo y miembro del Pueblo Dios (LG 31). Los factores de unidad entre todos son nu­merosos: una misma fe, un mismo Señor, un mismo bautismo, filiación divina, idéntica vocación a la santidad, al seguimiento de Cristo, igual misión al servicio del Reino de Dios, hermanos de Cristo y hermanos de los ministros ordenados, igual dignidad. Lo primero, lo más fundamental no es ser Papa, obispo o sacerdote sino ser cristiano, creer en Cristo. El seglar no es un cristiano de segunda clase. “Con vosotros, soy cristiano; para vosotros, soy obispo”, decía san Agustín.

¿Qué es lo propio del laico según el concilio? La respuesta se sitúa, ante todo, en el terreno de la misión, aunque también se habla de una espiritualidad especial del laico y de una situación vital distinta. Lo propio, lo peculiar, lo especial del laico cristiano, es su misión de trabajar porque las realidades temporales, siempre respetando su autonom­ía, respondan, lo más posible, al espíritu evangélico. Este modo de concebir lo propio del laico no ha dejado satisfechos a todos. La función peculiar del seglar en el orden temporal no debe relegar al olvido su importantísima misión en el seno de la Iglesia.

  1.  Misión del seglar en la Iglesia

Si la misión propia del seglar se sitúa en el terreno de las realidades temporales, no puede quedar oscurecida su importantísima función en la Iglesia, un derecho y un deber radicados en la misma vocación cristiana. El panorama de acciones que se ofrece al se­glar es variado, pero antes de desplegarlo, veamos algunos rasgos del perfil del seglar, exigidos por el concilio, para lograr una acción apostólica más plena.

El seglar, persona espiritual. La acción apostólica ha de tener como base una honda espiritualidad. La unión con Cristo alimentada en la Palabra de Dios y en todos los auxilios espirituales de que podemos disfrutar en la Iglesia, es un rasgo fundamental de todo cristiano, también del seglar. Dicha espiritualidad, aparte las características comu­nes a toda espiritualidad cristiana, puede revestir tonalidades peculiares según la situa­ción en que se viva, la acción apostólica que se desarrolle y las asociaciones cristianas de las que un seglar pueda ser miembro activo.

El seglar, persona formada. Un indicio de la importancia de la formación del seglar de cara al apostolado es la dedicación por el Decreto AA de todo un capítulo a su for­mación o preparación tanto de cara al campo de las realidades temporales como en el te­rreno intraeclesial. Afortunadamente, las ofertas formativas para los seglares son hoy mucho más ricas que antes del concilio.

El testimonio evangélico. El concilio afirma repetidamente la necesidad y el valor apostólico del testimonio con la propia vida cristiana tanto dentro como fuera de la co­munidad cristiana. Sin perder la conciencia de la urgencia de ser testigos, fruto espontá­neo y natural de la propia vocación cristiana, el seglar ha de ser igualmente consciente de la debilidad de su testimonio en una sociedad tan secularizada. Esta “incertidumbre” sobre sus resultados no debe hacer perder los ánimos ni la paz.

El apostolado de la Palabra. En varios momentos los textos conciliares invitan al seglar a anunciar el mensaje evangélico. Como forma especialmente mencionada y des­tacada aparece la catequesis, pero también se invita al contacto con los alejados, perso­nas, con frecuencia, más accesibles a ellos. Dentro del apostolado de la Palabra podría­mos incluir hoy el servicio de muchos seglares en retiros, en calidad de profesores de Sagrada Escritura, teología, liturgia, profesores de religión en colegios, publicaciones religiosas, etc.

Liturgia. La participación de los seglares en servicios litúrgicos es una puerta que se ha ido abriendo de modo muy desigual: lecturas, comentarios, coros, acólitos, etc. Res­pecto a otros servicios litúrgicos, existen más reticencias o, incluso, puertas cerradas de forma incomprensible. Parece mentira que todavía haya resistencias a recibir la comu­nión de seglares. ¿Cómo entender que la lectura litúrgica del Evangelio sea todavía un monopolio reservado al sacerdote o al diácono? Y si la homilía es un servicio a la fe de la comunidad ¿no son aberrantes las normas de ver en ella un coto cerrado del sacerdote o del diácono si un seglar puede prestar mejor dicho servicio a la fe?

Participación en las obras de caridad de la Iglesia. La Iglesia “reivindica las obras de caridad como un deber y un derecho suyos, de los que no puede prescindir” (AA 8) y estimula a los seglares a participar en ellas. El Decreto sobre los laicos hace unas atina­das observaciones sobre el espíritu y actitudes del cristiano a tener presentes en estas obras: ver en el prójimo la imagen de Dios, […] y a Cristo Señor […]; respetar con la máxima delicadeza la libertad y la dignidad de la persona ayudada; pureza de intención sin buscar la utilidad propia o el deseo de dominar; satisfacer las exigencias de la justi­cia; suprimir las causas, y no sólo los efectos, de los males; liberación progresiva de la dependencia externa (AA 8).

Otros campos abiertos al seglar. AA 10 menciona la administración de los bienes de la Iglesia. En el concilio hubo sugerencias variadas sobre nuevos campos accesibles a seglares: administración de la justicia eclesial, cargos en la Curia Romana y en las cu­rias episcopales, e incluso, los Nuncios de la Santa Sede.

Suplencia en tareas sagradas. A veces los laicos suplen a ministros sagrados en tare­as sagradas: predicación, administración de algunos sacramentos por falta de tales mi­nistros o por estar ellos impedidos en caso de persecución (LG 35).

Movimientos apostólicos. Todo este variado apostolado puede llevarse a cabo de forma individual o asociada. De ello trata ampliamente AA, cap. IV, nn. 15-22. Una breve palabra sobre los movimientos laicales postconciliares entre los cuales parecen dominar los de tipo conservador o, en todo caso, contar con mayor apoyo de la Jerarqu­ía.

  1. Misión del seglar en el mundo

Este importante asunto se encuentra desperdigado en los dos documentos conciliares aquí presentados y no se presenta como un núcleo separado y bien ordenado. De su con­tenido selecciono algunos puntos. En primer lugar, me refiero a dos cuestiones de signo más bien doctrinal que no parece deban constituir una gran preocupación real y práctica. Para esta vertiente de la vida del seglar, no se puede olvidar la Constitución sobre la Iglesia en el mundo de hoy, la Gaudium et spes.

¿No es algo extraña la tesis conciliar de lo temporal como misión propia del seglar frente a los no laicos? Veamos algunos de los muchos pasajes conciliares en que queda plasmada esta tesis. “El carácter secular es lo propio y peculiar de los laicos. [. Éstos] tienen como vocación propia el buscar el Reino de Dios ocupándose de las realidades temporales y ordenándolas según Dios. […] Es ahí donde Dios los llama a realizar su función propia. […] A ellos de manera especial les corresponde iluminar y ordenar to­das las realidades temporales […] de tal manera que éstas lleguen a ser según Cristo” (LG 31).

Por otro lado, la misma LG 31 parece percibir una posible objeción a su tesis. Admi­te que “los miembros del orden sagrado [… no menciona a los religiosos] pueden algu­nas veces ocuparse de realidades profanas e incluso ejercer una profesión civil”. Sin embargo, este hecho, según el concilio, no invalida la tesis de la misión propia del se­glar, porque los clérigos, “en razón de su vocación particular, se ordenan principalmente al sagrado ministerio como a profesión propia”. Algunos se preguntan: Si los sacerdo­tes católicos pudieran casarse y ejercieran normalmente una profesión ¿podría seguir sosteniéndose fundadamente la tesis de la misión en lo temporal como propia de los lai­cos? Si estos cambios se dieran, es evidente que la acción de la Iglesia en lo temporal seguiría siendo, ante todo, responsabilidad de los laicos por una sencilla razón numéri­ca: casi todos los cristianos son laicos y sólo una minoría los sacerdotes y religiosos. Pe­ro ¿sería justo presentarla como algo propio del seglar? Este tipo de reflexión es muy legítimo pero no nos ha de enredar y alejar de lo decisivo: el compromiso por un mundo más humano y más acorde con el aliento evangélico.

El laico no es meramente un cristiano que vive en el mundo, en medio de las realida­des temporales, que ejerce una profesión, que participa en actividades sociales extrapro- fesionales. Sólo con eso no cumple su misión de cristiano. Ésta le pide trabajar para que todas esas realidades se construyan y se vivan, inspiradas en el bien integral del ser humano, buscando su impregnación de espíritu evangélico, lo cual podría constituir una cierta preparación para la siembra de la Palabra de Dios. Su misión incluye incorporar valores morales a la cultura y a las realizaciones humanas, sanear las estructuras y con­diciones sociales para que sean justas. Esta misión del seglar ha de conjugarse con el respeto a la autonomía de las realidades temporales, de sus propios fines, leyes y me­dios, exigencia repetida por el concilio.

Estas dos cuestiones, de un cierto interés, no deben constituir una preocupación cen­tral. Lo fundamental es la buena actuación de los seglares en los numerosos campos de acción en los variados marcos del orden temporal: familia, ejercicio de la profesión, ac­tuaciones fuera del campo profesional, en especial la colaboración en obras sociales de inspiración civil, a la que el concilio invita a los cristianos. La AA recuerda la impor­tancia de la competencia profesional, la necesidad de la formación así como la posesión de virtudes relativas a la convivencia social: honradez, espíritu de justicia, sinceridad, bondad, fortaleza de ánimo.

  1. Relación laicos y jerarquía

Los principios y orientaciones de la Constitución sobre la Iglesia y del Decreto acer­ca de los seglares establecen, en esta materia, un marco mucho más abierto que el vi­gente antes del concilio. Existe una variedad de modelos “de relaciones con la jerarquía, según las diferentes formas y objetos” del apostolado, según la mayor o menor vincula­ción de las obras y/o asociaciones apostólicas con la jerarquía (AA 24). Igualmente podríamos hablar de un espíritu, un “trato familiar”, que debe inspirar las relaciones en cualquiera de esos modelos. Presentemos algunos rasgos de este nuevo espíritu.

En primer lugar, el diálogo. Por parte de los seglares, éste implica la manifestación – derecho y deber, dice el texto – de necesidades, deseos y pareceres en relación con el bien de la Iglesia, manifestación hecha a través de contactos directos o por medio de los organismos eclesiales creados para este fin. Estamos muy lejos del mutismo y pasividad anteriores. Por otro lado, se pide a los pastores una gran capacidad de escucha, prestar atenta consideración a los proyectos y deseos de los laicos.

Otro signo del nuevo espíritu es la creación de nuevos y más amplios espacios de li­bertad a la actuación de los seglares tanto en el terreno de las realidades temporales co­mo en asuntos intraeclesiales, en la creación de obras e instituciones y en su dirección.

Como era de esperar, se pide a los laicos una buena acogida de las decisiones de sus pastores, cuando actúan como “maestros y jefes de la Iglesia”.

¿Qué ha sido del nuevo marco y espíritu de relaciones entre laicos y jerarquía? La vida eclesial nos ofrece un mosaico variadísimo de respuestas de unas comunidades a otras. Dando por supuesto que el concilio podía haber diseñado un marco y un espíritu mejores, no hay duda de que su proyecto abre puertas y ventanas. Sus posibilidades han quedado, en parte frustradas por la pervivencia de un estilo clerical y paternalista. ¿También por una cierta pasividad de algunos seglares, favorecida por una herencia de siglos? Una peligrosa y dañina expresión de clericalismo y paternalismo puede ser la se­lectividad de interlocutores laicos por parte de la Jerarquía, especialmente en algunas cuestiones. Se prefiere escuchar a los seglares obedientes, manejables, que resultan “cómodos” y marginar a los “incómodos”. Éste procedimiento selectivo no es un buen camino ético y, eclesialmente, además de empobrecedor suele llevar a soluciones sis­temáticamente tradicionales, partidistas y sesgadas.


[I] Apostolicam actuositatem, n.1, remite a otros cinco documentos conciliares en relación con los seglares.

Anuncios
Categorías:Laicos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: