Inicio > Accion Catolica > MENSAJE DE LA PRESIDENTA GENERAL DE LA UMOFC, MARIA EUGENIA DIAZ DE PFENNICH, A LA ACCION CATOLICA GENERAL FEMENINA DE FRANCIA POR LA CELEBRACION DEL CENTENARIO DE SU FUNDACION – Noviembre 24, 2001.

MENSAJE DE LA PRESIDENTA GENERAL DE LA UMOFC, MARIA EUGENIA DIAZ DE PFENNICH, A LA ACCION CATOLICA GENERAL FEMENINA DE FRANCIA POR LA CELEBRACION DEL CENTENARIO DE SU FUNDACION – Noviembre 24, 2001.

Presidentas de la Acción Católica General Femenina

Su Excelencia Mons. Baldelli

Queridos Invitados y Amigas,

Es un gran honor para mí participar en la celebración de los 100 años de la Acción Católica General Femenina. Deseaba estar presente en este evento especial por dos razones importantes, la primera de ellas, porque la Unión Mundial de las Organizaciones Femeninas Católicas, que actualmente presido, fue fundada originalmente por Madame de Vélard, Presidenta en aquel entonces de la liga original de la Acción Católica General. Por lo tanto, la UMOFC puede remontar su origen desde la ACGF. La segunda, porque aunque la UMOFC agrupa una gran diversidad de organizaciones, yo también pertenezco a la Acción Católica Femenina Mexicana, organización hermana fundada a principios del Siglo XX, cuyas dirigentes se distinguieron por su respuesta heroica ante la persecución religiosa que sufrimos en nuestro país. Durante toda esta lucha, tanto la UMOFC como la ACGF brindaron todo su apoyo a la Acción Católica Mexicana, y como resultado permanece como la más grande organización de mujeres católicas de México.

Desde su fundación, dos mujeres francesas excepcionales han coadyuvado notablemente al desarrollo de la UMOFC. Primero, Madame de Vélard que fue la fundadora de la Unión Internacional de Ligas de Mujeres Católicas, como se llamó en su inicio la UMOFC, quien insistía en la importancia de crear una unión de mujeres  “para obtener una unidad mundial entre todas las mujeres católicas”. Ella creyó firmemente que “la acción seria y la perfecta eficacia” eran las herramientas indispensables para lograr su meta. Años más tarde, en 1926, Marie du Rostu, miembro de la Liga Patriótica Francesa, llegó a ser presidenta de la UMOFC dándole un impulso extraordinario. La UMOFC llegó a tener 166 organizaciones en 66 países diferentes después de la Segunda Guerra Mundial. Durante los últimos cuarenta años hemos experimentado una disminución importante de membresías dentro de nuestras organizaciones.

En el curso de los últimos dos años, hemos concentrado nuestros esfuerzos en renovar nuestra unión para darle la fuerza necesaria para confrontar los inmensos desafíos del mundo de hoy. La UMOFC agrupa a casi 100 organizaciones femeninas de 56 países diferentes que se extienden en 5 continentes.

Durante nuestra última Asamblea General que tuvo lugar en Roma en marzo del 2001, adoptamos diversos cambios de nuestros Estatutos que incorporan y perpetúan el espíritu fundador de nuestra organización. El objetivo es el siguiente: “Promover la presencia, participación y corresponsabilidad de las mujeres católicas en la sociedad y en la Iglesia para ayudarles a cumplir su misión evangelizadora y su trabajo por el desarrollo de los pueblos.”

La UMOFC une a las mujeres del mundo provenientes de culturas diversas que hablan idiomas diferentes y quienes viven su fe a su propia y particular manera. Esto constituye nuestro mayor desafío y nuestro mayor atributo. Sin embargo, nuestra unidad proviene de  nuestra creencia fundamental común en el Evangelio de Jesucristo y nuestro amor por su Iglesia que es universal.

Entre nuestros objetivos principales, me gustaría resaltar tres elementos:

·         Desarrollar mayor sensibilidad frente a la diversidad cultural;

·         Promover la dimensión internacional desde dentro de las organizaciones miembros;

·         Participar en los ámbitos internacionales.         

No podemos negar que actualmente el mundo vive la feminización de la cultura. Las mujeres son participantes activas y líderes en cada área incluso la ciencia y tecnología. Este es fruto de una perseverancia increíble, determinación y valor. Aunque nuestro mundo está desarrollando una conciencia mayor de la dignidad de las mujeres, el camino aún es largo y la lucha para que esta dignidad se reconozca de hecho debe continuar.

Considero que promover la cooperación y comunicación entre mujeres y hombres es parte íntegra de nuestra misión, porque representa el método mejor de crear conciencia e incitar un cambio en la manera en que los hombres perciben a las mujeres. Una cosa que es cierta, sin embargo, es que en este mundo cambiante, las mujeres han hecho esfuerzos notables para definir su identidad con un papel diferente al tradicional. Por esta transformación, deben tener cuidado para que este modelo de vida no sea contrario a la naturaleza más íntima de las mujeres, asegurando que permanezca en armonía con su vocación irreemplazable.

Las mujeres presentes en esta asamblea son mujeres comprometidas profundamente a servir en sus comunidades, sus iglesias y a la sociedad en general, que entienden su misión profética que sacan valor y dan esperanza en estos tiempos tempestuosos. Ellas también condenan en voz alta los males individuales y sociales. Lo más importante, sin embargo, es la trayectoria de estas mujeres en la vida que refleja bellamente sus creencias que traen adentro y su devoción a Dios.

Las mujeres son los recipientes que llevan la historia de la humanidad al tiempo presente y las guardianes de la entrada al futuro. Durante siglos, las mujeres han acariciado en sus corazones, han reunido y comunicado a sus niños historias de tradición, sabiduría y sobre todo y de una manera muy viva la “fe en la vida.” Las mujeres deben continuar sembrando activamente y nutriendo las semillas de tradiciones para cimentar nuestra sociedad y cultura para prevenir la corrosión, y para crear un ambiente formativo en dónde las generaciones futuras pueden florecer.

Finalmente, estoy convencida que la humanidad necesita desesperadamente que las mujeres despertemos nuestro olvidado don de saber amar. Las mujeres poseen el don único de crear un ambiente seguro y fértil dónde la humanidad puede desarrollarse.

En el contexto de la globalización, ha llegado la hora para la red organizacional de la UMOFC para consolidar sus lazos y para que la voz de mujeres católicas pueda expresarse en una sola voz, fuerte y clara.

Nosotras, las mujeres aquí reunidas, mujeres motivadas por la Fe, estamos muy conscientes de que el mundo nos necesita más que nunca para “entregar un mensaje de esperanza”, que nosotros debemos cumplir nuestra misión para desmantelar estructuras y dinámicas socio políticas injustas y traducir en acción nuestro sistema de valores evangélicos. Es por lo tanto imperante para las mujeres católicas aumentar inexorablemente nuestro involucramiento a nivel internacional

Hoy estamos celebrando un evento excepcional que nos permite ensalzar los logros importantes de la Acción Católica General Femenina y apreciar cada uno de sus aportaciones individuales al movimiento. Finalmente, cien años de reflexión y de acción son el catalizador que lanza a mujeres católicas sin miedo a nuestro mundo perturbado para dar esperanza y compartir su amor de Dios.

MARIA EUGENIA DIAZ DE PFENNICH

Presidenta UMOFC

Noviembre 24, 2001

2001

En marzo de 2001, la Asamblea General de la UMOFC fue celebrada en Roma (Italia) con el tema “La Misión Profética de las Mujeres”. Más de 750 mujeres asistieron representando a todos los continentes. Al amanecer del nuevo Milenio, las mujeres de la UMOFC dieron un fuerte mensaje de esperanza. Prioridades votadas: educación, violencia contra las mujeres, y los derechos humanos.

Maria Eugenia Díaz de Pfennich (México) fue reelegida como Presidenta General.

Categorías: Accion Catolica
  1. No hay comentarios aún.
  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: