Inicio > Asambleas > XXXVIII Asamblea Plenaria Nacional en Querétaro 2007

XXXVIII Asamblea Plenaria Nacional en Querétaro 2007


Unidos por una Accion Catolica para tiempos nuevos

Fuente Revista “Cultura Cristiana”, Año LXXV, No 10, oct 2007.

En el Seminario Conciliar de Queré

taroDesde el viernes 27 de septiembre empezaron a llegar los delegados diocesanos a su Asamblea Plenaria Nacional, con las más viva ilusión de alcanzar los objetivos de este evento preparado con anticipación suficiente, pues se trataba del acontecimiento de mayor significación en la vida de la Acción Católica.
La bella, acogedora y creciente ciudad de Querétaro acogió a los asambleístas. Muchas familias abrieron su hogares para recibir cálidamente a los jóvenes, ellos y ellas, y a los adultos, mujeres y hombres, reprentantes de sus respectivas Organizaciones y Movimientos: UFCM, ACJM, JCFM, UCM, MEAC, ACAN Y MORAC, y por supuesto varios dirigentes miembros de las Juntas Diocesanas.
Todos ellos, juntos con los dirigentes nacionales y un buen número de Asistentes Eclesiásticos, sacerdotes comprometidos en sus diócesis para animar el esfuerzo de los seglares y fungir como lazo de comunión entre la Acción Católica y los señores Obispos.
.

SOLEMNE APERTURA

Había llegado el momento de las inscripciones, cuando los asambleístas se encontraron por vez primera; abrazos, saludos afectuosos, signo de amistad y cariño, todo envuelto en la esperanza de alcanzar las metas propuestas en esta nueva jornada.

El homenaje a nuestra patria mexicana se realizó en el saludo a la bandera nacional bajo la armonía de tambores y cornetas que hacían vibrar de emoción a los presentes, respetuosos y alegres por momento tan emotivo.

Las palabras de Mons. Ricardo Watty Urquidi, Obispo de Nuevo Laredo, y Presidente de la Dimensión Episcopal para los Laicos, pusieron en marcha el ca­minar de la Asamblea. Un mensaje alentador pidiendo a la Acción Católica un esfuerzo renovado a fin de alcanzar los cam­bios necesarios. Su exhortación fue enriquecida con varios textos del documento «APARECIDA», de la Quinta Conferencia Episcopal Latinoamericana.

Finalmente, agradeció a los dirigentes nacionales su labor realizada du­rante este período social.

FUNCIÓN INFORMATIVA

Elemento central en la vida de toda institución apostólica es la evaluación de las acciones pastorales logradas y de las actividades de carácter administrativo. Para ello, los informes de Presidencia y Tesorería.

La maestra Gloria Alanís Escamilla dio a conocer las realizaciones más significativas del trienio 2004-2007. Lo hizo a través de imágenes que permitieron,   una más atractiva  comprensión de cifras, datos, tiempos y lugares. La Presidenta de la Junta Nacional mostró las acciones más relevantes que se lograron, unida a la problemática actual de la Acción Católica.

Al concluir esta información, Gloria Alanís, señalo una interesante prospectiva de la ACM, destacando algunas urgencias, entre ellas el crecimiento cualitativo y cuantitativo de los militantes, y el ofrecer respuestas cristianas adecuadas a la cultura del hombre de hoy.

El área financiera de la Junta Nacional, durante los últimos tres años, fue analizada por su tesorera, Lic.. Estela González Contreras. Un informe muy objetivo, preciso y transparente que permitió examinar los distintos movimientos económicos exigidos para el desarrollo de las actividades promovidas.

Concluía dicha información, la Asamblea manifestó a Gloria y a Estela una merecida felicitación, y un sincero agradecimiento, en efusivo aplauso.

ILUMINACIÓN

Los nuevos proyectos de la Acción Católica recibieron una luz intensa a través del mensaje de Monseñor Carlos Aguiar Retes, quien expuso el tema: «Laicos: Discípulos y Misioneros de acuerdo a la V CELAM» disertación excelente para ubicar el caminar de los dirigentes y militantes en el futuro. En este mismo número de CULTURA CRISTIANA ofrecemos el resumen de tan interesante conferencia.

OBJETIVO DE LA ASAMBLEA

Llegó el momento de culminar el proceso de reflexión que los dirigentes diocesanos habían iniciado desde hace varios meses y se continuaría hoy con los siguientes pasos: Félix Velazco, Secretario Nacional, de manera precisa explicó el contenido del lema «Hacia una ACM para tiempos nuevos», del cual se desprende el objetivo central de la Asamblea: «Retomar nuestro carisma original, replantearlo, reorientarlo y reexpresarlo, a fin de que siga siendo manifestación del Espíritu al servicio del mundo y de la Iglesia».

TEMÁTICA CENTRAL

Para alcanzar dicho objetivo se formularon tres planteamientos.
 

1) La Identidad de la Acción Católica
Verónica Ma. Rodríguez, Presidenta de la Junta diocesana de Toluca, recordó cómo surgió la figura de la AC bajo la inspiración de Pío XI, quien modeló los principios fundamentales y los propuso a los obispos del mundo. Paulatinamente, los Episcopados de cada país, y le dieron su se, mediate un estuto  en el que señalaron la «gran novedad» de esta institución: “Participación de los laicos en el apostolado de la Jerarquía». Los obispos mexicanos aceptaron la invitación del Papa y procedieron a constituir la AC, creada definitiva­mente el 24 de Diciembre de 1929. Así fue desarrollando su misión y extendiéndose en el País con el beneplácito y apoyo de los Pastores Mexicanos.
El Concilio Vaticano asumió el magisterio Papal de Pío XII y Juan XXIII sobre la AC y expresó las cuatro «notas» características de su identidad: Apostolicidad, Seglaridad, Organicidad y Jerarquicidad. Iluminados por el profundo significado teórico y práctico de cada «nota», la AC ha buscado descubrir su carisma original y realizarlo como un ministerio específico al servicio de la Iglesia y de la sociedad.
Esta exposición también señaló algunas de las orientaciones de Juan Pablo II, es­pecialmente del documento «Christifidelis Laici». Por supuesto, se mencionaron tam­bién varias de las enseñanzas dictadas por el episcopado mexicano sobre la Acción Católica.
 

2) La Formación
El camino para reafirmar la identidad de la Acción Católica es una formación madura y creciente de sus militantes. Esta fue la línea central de la ponencia de Esmeralda Serrato García, Presidenta Nacional de la JCFM.
Después indico: formar es «dar  forma  a  una cosa, poner en orden, desarrollo, aptitud y habilidad en lo físico y lo moral».
Enseguida, tres puntos claves: Primero, la necesidad de la formación como elemento esencial para asimilar el sentido de la evangelización, que es la auténtica misión de la A C. Segundo, los principios de una verdadera formación laical, es decir, formación humana adecuada a las condiciones de cada persona y conforme a la realidad de la sociedad en que vive; formación espiritual profunda que avive la fe en Cristo y en la Iglesia. Y tercero: un proceso formativo sostenido, apoyado en programas con temas atractivos, aplicados bajo técnicas modernas, adecuadas a cada destinatario.
La formación, experimentada con las características anteriores, facilitará la proyección de los militantes, tanto a la vivencia personal como al anuncio del mensaje cristiano en las diversas estructuras: familia, trabajo, educación diversiones, grupos sociales.


3) la  proyección
La actividades propias de la AC se derivan de su genuina misión, de su tarea esencial que no es otra sino la evangelización, en el sentido más profundo. Ella ha sido llamada a un profetismo para que Cristo se haga vida en las personas y en las instituciones. A la luz de estos elementos, Ana María Todd Hernández, Presidenta de la Junta Diocesana de Jalapa, desarrollo el tema «Proyección de la ACM en la Iglesia y en el Mundo»
Dos partes comprendió esta ponencia:
Una, para insistir en el conocimiento de los cambios sociales, entenderlos y buscar en ellos una presencia cristiana, de tal manera que la nueva cultura sea iluminada por Evangelio. En esta labor misionera el laico tiene un lugar insustituible.
La otra parte, tan importante como la primera, es la participación de la Acción Católica, a través de sus militantes,  en la misión conjunta de la Iglesia, que comúnmente se llama «la Pastoral».
Esta conferencia fue describiendo cómo la renovación de los organismos eclesiales y el surgimiento de nuevas organizaciones apostólicas, han causado algunos problemas prácticos que deben superarse a fin de conseguir una presencia real y efectiva en los cuadros pastorales.


Nuevamente se ratificó la doble proyección de la ACM: hacia los ambientes sociales en donde cada militante ha de ser «luz de Cristo», y una activa y eficiente presencia en los organismos con los cuales los Obispos promueven la pastoral. Esta doble perspectiva, requiere un análisis dentro de cada .circunscripción eclesiástica.

LAS LINEAS DE ACCIÓN


La trilogía de la temática: Identidad, Formación y Proyección, fue objeto de un concienzudo estudio de los asambleístas Para ello, se integraron grupos con delegados de las distintas diócesis.
Cada ponente propuso dos preguntas, las cuales se analizaron en los pequeños círculos para establecer ciertas «líneas de acción», discutidas, posteriormente, en reunión pie-nana. Con una primera aprobación, fueron analizadas por los delegados de cada diócesis y finalmente por todos los asambleístas.
Esta discusión y aprobación de los compro­misos, fue uno de los aspectos más prometedores de la Asamblea, pues se decidieron las urgencias que la AC ha de atender a nivel nacional, mismas que inspirarán las futuras acciones a nivel diocesano y parroquial.
Estos debates fueron conducidos con gran habilidad y sabiduría por Luz del Carmen Romero, Delegada Nacional de la Acción Católica de Niños y Adolescentes.
 

ORACIÓN Y ESPIRITUALIDAD

Cada uno de los pasos de la Asamblea fueron revestidos por un clima de espiritualidad.

La oración y la meditación, a primera hora, mediante el rezo de Laudes, animados por los Asistentes Eclesiásticos, avivaron la participación entusiasta de los delegados. El uso de un folleto especial con los salmos y la liturgia de cada día, fue factor decisivo para guiar las celebracionesy las momentos de meditación y contemplación.

LA CELEBRACIÓN EUCARISTICA

Indudablemente el momento central, culmen de cada día fue la congregación de los asambleístas en torno a Jesús Eucaristía.
El primer día, por Mons. Mario De Gasperin, Obispo de Querétaro.
El segundo día, por el Asistente Nacional Pbro. Nicolas Valdivia y asistentes diocesanos de diferentes diócesis que asistieron a la asamblea.


El tercero, por Mons. Salvador Espinosa Medina, Vicario Episcopal de la diócesis anfitriona.
En las tres misas concelebraron los Asistentes Eclesiásticos. Se vivió la liturgia en forma intensa, con cantos llenos de fervor y de alegría.
Las homilías de los Presidentes de las celebraciones fueron de rico contenido para y ofrecer agradecer y los esfuerzos de cada día.
 

MENSAJE DE S. S. BENEDICTO XVI

Durante la Eucaristía del primer día, se dio lectura al mensaje de saludo enviado por el Papa Benedicto XVI, a través de su Secretario de Estado, Cardenal Tarcisio Bertone.
El Exmo. Señor Christopie Pierre, Nuncio Apostólico en México, comunicó la imposibilidad de asistir a la Asamblea, como era su deseo.
 

LAS ELECCIONES:

Una de las funciones de la Asamblea Plenaria Nacional es la elección del Presidente de la Junta Nacional. Para ello, este mismo organismo nombró a una comisión para cumplir este encargo. El Presidente de la Junta diocesana de Aguascalientes, don Agustín Castañeda Rosas, y dos dirigentes de ella: César Reyes Camacho y el Lic. Javier Macías Venegas, atendieron con eficacia y responsabilidad tan delicado asunto.


Primero, informaron de las personas que la DELAI aceptó como miembros de la terna: Sra. Ana María Todd Hernández de Croda, y Sritas. Esmeralda Serrato García y Verónica Ma. Rodríguez Cerdeño.
Enseguida, explicaron la forma de votación y se procedió a la elección. Por mayoría, fue electa Ana María Todd Hernández de Croda, para el período social 2007-2010 .- La manifestación de alegria y a la aprobación los presentes se envolvieron en aplausos y porras.
Posteriormente, la Presidenta electa propuso tres personas para que una de ellas fungiera como Vicepresidenta: Esmeralda Serrato García, Guadalupe Rodríguez de Chávez y Consuelo Cortés Bravo
Por mayoría, se eligió a Esmeralda. De nuevo, los aplausos y las porras.
 

LOS ASISTENTES ECLESIÁSTICOS

Durante estos tres días de estudio, reflexión y convivencia, un grupo de quince sacerdotes, Asistentes Eclesiásticos diocesanos, participaron responsablemente con los laicos. Además, realizaron un diálogo especial con Mons Ricardo Watty.


El ultimo día, tres de los Asistentes, expusieron a la Asamblea sus inquietudes y propósitos, insistiendo en la misión evangelizadora de la AC y en la necesidad de una formación integral ade­cuada a los tiempos modernos. Ratificaron su compromiso de seguir acompañando a los laicos y alentándolos a fortalecer los diversos organismos, y para alcanzar un crecimiento cuantitativo y cualitativo. Todos los asambleístas se sintieron muy estimulados por este sincero testimonio sacerdotal.


El P. Nicolás Valdivia, Asistente Nacional, coordinó e impulso inteligentemente esta esperanzadora vivencia de los Asistentes. La Asamblea, llena de gozo, les tributó un prolongado aplauso de gratitud.
 

QUERÉTARO, DIÓCESIS ANFITRIONA

La Acción Católica de esta diócesis brindó su talento y su generosidad para preparar y realizar todos los diversos aspectos que exigen un evento de esta naturaleza. Misión cumplida con eficacia, diligencia, oportunidad y cariño. La hospitalidad de las familias; la disponibilidad y solidaridad de su obispo, Mons. Mario De Gasperín y de su Vicario Mons. Salvador Espinosa Medina; los Sacerdotes y seminaristas que atendieron con paciencia los diversos servicios, en el Seminario un lugar lleno de comodidades para todos detalles organizativos.
 

En las personas de José Luis Aboytes Morales, Gonzalo Barcenas Mejía y Margarita Reyes Olvera, Presidentes de la Junta Diocesana y de los Comités Diocesanos de la UCM, y UFCM, les entregamos la emocionada gratitud a todas personas que colaboraron fielmente.
 

HACIA TIEMPOS NUEVOS

La Asamblea concluyó en la capilla, cantando el «Himno a la Alegría». Rostros renovados y dispuestos a emprender una etapa llena de esperanza. Lo abrazos de despedida eran el signo de avanzar y cumplir los propósitos forjados durante tres días. En los labios y en el corazón de cada asambleísta se leía: regresemos a nuestras diócesis y «Unidos, construyamos la Acción Católica, para los Nuevos Tiempos.»

De la Revista ONIR

Categorías: Asambleas
  1. No hay comentarios aún.
  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: