Inicio > DSI, Laicos > La política y el laico católico

La política y el laico católico

Buscando algunos trabajos para leer sobre la participación del laico católico y el compromiso democrático y ciudadano en nuestra América Latina, encontré un artículo interesante del cardenal Francisco Javier Van Thuan, quien fue un obispo vietnamita que pasó bajo el régimen comunista trece años preso, en condiciones francamente inhumanas.

Guillermo Sosa Ryan*

Apenas liberado el obispo, el Papa Juan Pablo II lo traslada a Roma y lo designa Presidente Pontificio de Justicia y Paz, el organismo que difunde y lucha por la pastoral de la Iglesia, dirigida a lograr que el mundo se encamine rumbo a la Justicia y la Paz.

Luego de tratar con muchos de los dirigentes más poderosos del mundo, el obispo Van Thuan elaboró unas Bienaventuranzas del Político, basándose en las Bienaventuranzas del Evangelio.

 

QUÉ SON LAS BIENAVENTURANZAS

Para entender qué son las Bienaventuranzas evangélicas debemos pensar qué es lo que el hombre busca siempre: la felicidad.

Las Bienaventuranzas son los modos, las maneras, de lograr la felicidad.

En el caso que nos ocupa, se trata de los modos en que los políticos logran la felicidad de Dios. O sea, lo que ellos debieran hacer o vivir los haría felices.

Recordemos que Jesucristo, en su Sermón de la Montaña, explica en definitiva qué hay que hacer para llegar al reino de los Cielos; quienes seguían sus consejos serían bienaventurados, los afortunados y felices que van en el camino correcto para llegar al Cielo.

Toda Bienaventuranza tiene un mérito, un camino a seguir o vivir, y un premio si se lo hace, que es alcanzar la corona que Dios tiene destinado a los buenos servidores.

 

BIENAVENTURANZAS PARA LOS POLÍTICOS

El obispo Francisco Javier Van Thuan, luego de años de tratar con políticos como encargado vaticano del tema, se decidió a escribir las Bienaventuranzas para Políticos, que será lo que desarrollaremos a continuación.

1) Bienaventurado el político que entiende su papel en el mundo. Entendiendo por tal que su función es servir a sus hermanos, a su país, a su pueblo.

2) Bienaventurado el político que ejemplifica personalmente la credibilidad; o sea, que no la reclama sino que con su ejercicio vital se hace ejemplo.

3) Bienaventurado el político que trabaja por el bien común y no por intereses personales. Esto no amerita explicaciones…

4) Bienaventurado el político que es sincero consigo mismo, con su fe y con sus promesas electorales. Otra que no necesita comentarios…

5) Bienaventurado el político que trabaja por la unidad y que hace de Jesús el apoyo de su actividad. Aquí hay una nota típicamente cristiana, típicamente evangélica; se refiere, obviamente, a los políticos que se dicen cristianos y a los cristianos que se internan en la arena política.

6) Bienaventurado el político que trabaja por el cambio profundo, desde las raíces, que se niega a llamar bueno a lo que es malo, y que vive con el Evangelio como guía. Aquí hay por una parte una referencia a la moral natural: el bien es bien y el mal es mal; y por otra, una específicamente cristiana ¿ustedes han pensado lo que sería el mundo si los políticos tomaran como guía el Evangelio?

7) Bienaventurado el político que escucha al pueblo antes, durante y después de las elecciones, y que siempre escucha a Dios en la oración. Me parece necesario resaltar que se escuche a Dios en la oración, y al pueblo después de las elecciones, no sólo antes.

8) Bienaventurado el político que no tiene miedo a la verdad ni a los medios de comunicación, porque en el momento del Juicio responderá ante Dios, no ante los medios de comunicación. Tampoco al momento del Juicio servirán los aplausos que hayamos recogido en la Tierra. Sólo si nos aplaude Dios nos salvaremos.

 

EN RESUMEN

La lista de Bienaventuranzas del cardenal Van Thuan es una actualización magnífica de la doctrina del Evangelio para el cristiano que se dedica a la política o para el político que se considera cristiano, o que se llama a sí mismo cristiano.

La Doctrina Social de la Iglesia nos enseña que la política tiene como fin la plena vigencia de la dignidad humana. A eso apuntan estas Bienaventuranzas.

 

Fuente: https://www.eldiaonline.com/la-politica-y-el-laico-catolico-n278181https://www.eldiaonline.com/la-politica-y-el-laico-catolico-n278181

Categorías: DSI, Laicos
  1. No hay comentarios aún.
  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: