Inicio > General, Reflexiones > El relativismo es una postura en boga

El relativismo es una postura en boga

 

Resultado de imagen para relativismo

 

El relativismo es una postura en boga

 

Todo es según el cristal con que se lo mire.

Para que calentarse si todo es relativo. Esta es una postura que adoptan muchas personas.

 

¿De qué sirve ser bueno?   ¿Para qué sirve tal cosa?

Lo que impera es no adoptar compromisos definitivos.

Hay un clima de manejar las relaciones afectivas en forma superficial, sin compromiso definitivo.

Creo que lo llaman tranzar.

 

Y si no hay un compromiso definitivo, no se puede edificar nada, no se puede construir nada.

Si no hay compromiso definitivo, no le puedo decir al otro, que yo le amo, porque una de las cosas propias del amor, ¿saben que es?

Es decirle para siempre.

 

El mundo está lleno de seducciones.

¿Qué seducciones nos hacen la guerra?  ¿Ya sea a nivel personal, a nivel matrimonial o a nivel grupal?

Busquémoslas, descubrámoslas y las podremos combatir.

Porque si no sé lo que me confunde en mi vida, no podré llevar luz a mis actitudes.

 

Las seducciones encandilan, pero no alumbran.

Son como los focos de un escenario, iluminan la escena, pero no dejan ver el rostro del público. El actor sabe que están pero no ve si lloran o ríen.

 

Igual pasa con las seducciones, nos ofuscan y no nos dejan ver el real rostro de la vida.

Las seducciones nos llevan a no hacer el bien que queremos, sino al mal que no queremos.

Y sí, hay muchas debilidades en la vida de las personas.

El mal es comprensible: debilidad, flaqueza, circunstancia. Lo bueno es que para Dios siempre es perdonable como pecado, no como un mérito descarriado.  Para Dios solamente debe haber dolor por lo mal hecho

 

Chesterton dice: “Cuando se deja de creer en Dios, ya no se puede creer en nada, y el problema más grave es que, entonces, se puede creer en cualquier cosa”.

Y, realmente, a veces parece que cualquier cosa es más creíble que una verdad cristiana. 

Observamos la influencia del budismo y del hinduismo en Occidente.

¿Por qué ejercen una atracción tan fuerte? Parece que se desea lo exótico, lo “liberal”, algo así como una “religión a la carta”. No se busca lo verdadero, sino lo apetecible, lo que me gusta y me va bien: un poco de Buda, un poco de Shiva, un poco de Jesús de Nazaret. (Jutta Burggraf)

Hay algunos que ya venimos con defectos de fábrica.

Achaques propios, heredados por costumbre  o malos hábitos, por lo que sea. No hay acaso algunos que somos iracundos, caprichosos, groseros, torpes, mezquinos, duros de cabeza, nuestros Hayes  personales, que cada uno conoce bien, y hay otros Hayes que los hemos forjado nosotros mismos.

 

La mentira, la hipocresía, el cinismo, los malos modales y también los males morales. Y cuantas de esas cosas no tan sólo nos hacen daño a nosotros, sino que le hacen daño a los que están con nosotros.

Menos mal, que así como hay cosas malas en nosotros, también están las buenas.

Claro que a las buenas les hacemos menos propaganda y ello hace que creamos que es más el mal que hay, que el bien que también está en nosotros.

 

Hay en todos nosotros una fortaleza, que a veces desconocemos.

Hay muchas más cosas buenas que malas. Si no fuera así, no existiríamos ya. Hay muchas más cosas buenas que malas

Y en nuestra vida, hay muchas más cosas buenas que malas.

 

Lo que pasa es que no las valoramos. No las tenemos en cuenta, pues son tan comunes, tan ordinarias que no le damos valor, no les damos realce.

Creemos que lo extraordinario tiene más valor que lo ordinario.

 

Cada uno tiene talentos, quizás escondidos, quizás tapados, pero tenemos muchos. Hay que descubrirlos, hay que ponerlos en evidencia.

Hay que sacarlos a flote, hay que sacarlos a relucir, hay que darles lustre.

Y son muchas las cosas buenas que hemos logrado en nuestro diario vivir.

Hay que esforzarse en hacer las cosas tan bien, como mejor las puedas hacer.  (Ngügï wa Thiong`o)

¿Por qué? Porque hacer el bien hace bien, hace feliz a uno y a los otros que reciben tu bien. En todo acto de bien hay un pellizco de Dios.

Es claro que el bien -lo bueno- es tal por contener alguna perfección que hace a la cosa deseable, apetecible. Aristóteles decía que “el bien es lo que todos desean”. Pero, ¿por qué todos deseamos el bien? Porque vemos en él algo que nos beneficia, que “nos hace bien”, que nos perfecciona, nos mejora, satisface nuestras necesidades, nos hace más felices.

 Cabe decir que el bien es una perfección que me perfecciona, una perfección perfectiva (no son vanas estas consideraciones de Pero Grullo).(Antonio Orozco Delclós)

“Filósofo es todo el que piensa y define y trabaja desinteresadamente por una sociedad mejor” 

Epicuro, el último gran filósofo ateniense, 341 antes de Cristo, en su libro <Sobre la felicidad>,  dice que <Vana es la palabra del filósofo que no remedia ningún sufrimiento del hombre.> Espero que las palabras  no sean en ti vanas para hallar las únicas claves de la felicidad, que en realidad te podrán dar prosperidad y gozo. 

 

La felicidad es el encuentro de dos ansiosos: Dios ansioso de hacer feliz al hombre y el hombre ansioso de ser feliz

Víctor Hugo en su libro “Les miserables”, dice: <El vicio es un camino equivocado en busca de la felicidad> y hablando de la felicidad bellamente dice: < La felicidad es un perfume que mientras más se desparrama más se llena>

 

 Dios te hizo para que tú seas feliz; todo lo que pase o te suceda, aún bajo el empaque de tragedia, lo permite Dios para que tú seas feliz.

Cuando aprendas a ver las cosas con la mirada de Dios serás feliz.

 El hombre mira con visión de tragedia lo que Dios hace para poderlo hacer feliz. (Leo J. Mart.)

Las adversidades podrán ser amargas, `pero nunca estériles.

 

Un fin de año alguien se le ocurrió en medio de una reunión, hacer un alto y pedirle perdón a Dios por las cosas malas que habíamos hecho.

Cada uno fue haciendo la lista y nadie se quedó callado.

Después invitó a que buscáramos lo bueno, y todos se quedaron mudos.

—-Cómo, ¿nada bueno habéis hecho?

—-¿No tenéis cosas buenas?

—-A ver, tu chico, ¿vas a la escuela todos los días?  Si

—-¿Y haces los deberes?  Si

—- Y tu mujer, ¿Tratas bien a tu esposo?  Y si

—-¿Y trabaja?  Y si

—-Y ustedes padres, ¿cuidan a sus hijos?  Y sí.

—-¿Y eso no es bueno?  Si es bueno, pero es nuestra obligación.

—-Por supuesto que es cumplir vuestra obligación. Cumplir las obligaciones es la cosa más buena y simple que puede hacer una persona en la vida.

 

Las cosas que andan mal, andan precisamente mal porque no se tienen en cuenta las obligaciones que siempre devienen de vivir en responsabilidad.

Se  dan cuenta que lo bueno es mayoría en este mundo.

Hay que sacar desde un corazón agradecido, las fortalezas personales, las fortalezas de nuestro matrimonio, las fortalezas de nuestra familia.

 

Hay miedos personales, puede haber miedos en nuestro matrimonio.

El miedo nos puede hacer abandonar el camino.

Cuando Dios tira del caballo a Pablo de Tarso, lo primero que le dice: no tengas miedo.

Cuando sobre Pedro pone a la Iglesia naciente, le dice: no tengas miedo.

Cuando es nombrado Papa, Juan Pablo II, lo primero que nos dijo: no tengan miedo.

 

Si el miedo hubiera imperado, si hubieran tenido miedo, la historia cristiana no hubiera existido.

Si quieres seguir escribiendo la historia, la de tu vida, la tu matrimonio, la de tu familia, no tengas miedo.

 

Una cosa es comprender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, y otra cosa es aceptar ideologías que pretenden partir en dos los aspectos inseparables de la realidad.

No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don.

Al mismo tiempo, somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada. (Papa Francisco)

 

Salvador Casadevall

salvadorcasadevall@yahoo.com.ar

 

 

Anuncios
Categorías:General, Reflexiones
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: