Inicio > Liturgia > Aportaciones de la tercera edición oficial del Misal Romano en lengua española

Aportaciones de la tercera edición oficial del Misal Romano en lengua española

Aportaciones de la tercera edición oficial del Misal Romano en lengua española

Resultado de imagen para cambios misal romano 2017

 

Publicado el 19/01/2017

https://iglesiaactualidad.wordpress.com/2017/01/19/aportaciones-de-la-tercera-edicion-oficial-del-misal-romano-en-lengua-espanola/

 

Luis GARCÍA GUTIÉRREZ

Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Liturgia

La tercera edición típica del Missale Romanum, publicada en 2002 y nuevamente impresa con algunas modificaciones en 2008 (III editio typica emendata), supone realmente una notable mejora y perfeccionamiento del Misal vinculado al Concilio Vaticano II y, tratándose del principal libro de la plegaria litúrgica de la Iglesia, una referencia para el conjunto de las ediciones actualmente en uso.

Es de esperar que la difusión y la utilización de la nueva edición oficial del Misal en lengua española en las celebraciones eucarísticas se haga con el conocimiento suficiente de las aportaciones de la edición y, sobre todo, con el espíritu que ha movido la revisión y el enriquecimiento del Misal, que no ha sido otro que el de contribuir a un mayor aprovechamiento espiritual de los contenidos y a una mejora sustantiva de las celebraciones en orden al ideal, siempre exigente y que debemos procurar todos, de la participación consciente, activa y fructuosa en el Mysterium fidei que es la Eucaristía.

Evidentemente, esa actualización de los contenidos del Misal que se aprecia en la referida editio typica III ha pasado a las edición oficial del Misal en lengua española bajo la responsabilidad de la autoridad competente (cf. SC 22; 36; 39; etc.; CDC c. 838).

En concreto, estas son las principales aportaciones de la edición nueva edición oficial en lengua española:

1.- Revisión de la traducción

Una de las principales “novedades” que ofrece la tercera edición oficial del Misal en lengua castellana es la revisión de la traducción existente. Esta revisión ha sido extremadamente laboriosa, atendiendo en rigurosa fidelidad a la edición típica latina, según las normas y las orientaciones de la Instrucción Liturgiam authenticam (cf. Notitiae, nn. 428-429, año 2002, pp. 65-119), que prima el criterio de fidelidad y literalidad. Asimismo, el texto final ha sido posteriormente revisado por un profesor que es miembro de la Real Academia Española, con el fin de subsanar posibles errores o usos inapropiados del de la lengua.

2.- La Ordenación General del Misal Romano

En primer lugar, es muy significativa la nueva estructuración y enriquecimiento de la Ordenación General del Misal Romano, integrando en su numeración el famoso Proemio de 1970, la revisión de todo el texto, la aclaración de algunos puntos poco exactos en las ediciones precedentes, y el añadido del capítulo noveno dedicado a las adaptaciones litúrgicas que competen a los obispos y a las conferencias episcopales. Es oportuno señalar, en la OGMR, la importancia que se da a la celebración eucarística presidida por el obispo diocesano y a la acción de este en el campo litúrgico (cf. n. 22). Se han añadido también subtítulos a muchos párrafos y se ha aumentado el número de artículos en algunos capítulos, como el dedicado a la estructura de la misa.

Esta OGMR, con la aprobación de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (Prot. N. 1938/04/L), ya había sido publicada en castellano, como separata, en el año 2005, y tenía como finalidad que los sacerdotes y fieles tuvieran acceso al texto autorizado de uno de los más importantes documentos que encabezan el libro litúrgico que es preciso usar en la celebración de la Eucaristía.

En efecto, la nueva edición de la Institutio Generalis del Misal ha introducido también numerosas precisiones y algunos cambios, consecuencia de una doble necesidad. Por una parte, recoger las aportaciones de numerosos documentos y libros litúrgicos aparecidos después de 1975, fecha de la segunda edición típica del Missale Romanum. Entre los primeros cabe señalar la Instrucción Inaestimabile donum sobre algunas normas relativas al culto del Misterio eucarístico (de 3-IV-1980), el Código de Derecho Canónico (25-1-1983), la Instrucción Varietates legitimae sobre la liturgia romana y la inculturación (25-I-1994), y la Instrucción Ecclesiae de mysterio sobre algunas cuestiones acerca de la colaboración de los fieles laicos con el ministerio de los sacerdotes (15-VIII-1997). Entre los segundos el Ordo dedicationis ecclesiae (29-V-1 977), la segunda edición típica del Ordo lectionum missae (25-1-1981) y el Caeremoniale episcoporum (19-III-1990). Pero, por otra parte, era conveniente precisar mejor algunos detalles celebrativos o rubricales, y ofrecer indicaciones claramente destinadas a prevenir o corregir algunos abusos. Posteriormente a la aparición de la tercera edición típica del Missale Romanum, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos hizo pública la Instrucción Redemptionis sacramentum sobre algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la santísima eucaristía (25-III-2004), documento expresamente anunciado por el papa san Juan Pablo II en la encíclica Ecclesia de Eucharistia, en el n. 52 (17-IV-2003).

He aquí algunas novedades o precisiones significativas que ofrece la Ordenación General del Misal Romano:

  • la recomendación a los sacerdotes de la celebración diaria de la eucaristía (cf. n. 19); y la insistencia, para los sacerdotes, en el ejercicio del ministerio propio de su orden como el mejor modo de participar en la eucaristía, a no ser que una causa justa les excuse (cf. n. 114);
  • la homilía, que en ningún caso puede encargarse a un fiel laico (cf. n. 66);
  • en la liturgia eucarística, después de la invitación del sacerdote «Orad, hermanos…», los fieles se ponen de pie para la respuesta «El Señor reciba de tus manos…» (cf. n. 146). De esta manera, la asamblea escucha en pie las tres oraciones propias de la misa del día: «oración colecta», «oración sobre las ofrendas» y «oración después de la comunión»; no tiene sentido que esté en pie en la primera y última y sentado en la segunda.
  • la recitación de la plegaria eucarística, reservada también al ministerio sacerdotal, usando solamente el texto delMisal, y en la que los fieles participan escuchando con fe y en silencio, y con las aclamaciones asignada a ellos (cf. n. 147);
  • el gesto de los fieles durante la consagración, que por principio estarán de rodillas a no ser que lo impida la enfermedad o alguna de las causas ya señaladas en la edición anterior (la estrechez del lugar o la aglomeración de la concurrencia o cualquier otra causa razonable), de manera que «quienes no se arrodillen en la consagración, harán una profunda inclinación mientras el sacerdote se arrodilla después de ella» (n. 43).
  • respecto a lasposturas de los fieles durante la misa, se subraya el criterio de uniformidad de la asamblea (cf. n. 42).
  • cuando un obispo celebra fuera de su diócesis, la mención del obispo del lugar ha experimentado cambios en las distintas ediciones delMisal Romano. En la tercera edición, tras las palabras «con tu servidor el papa N.», añade: «Con mi hermano N., obispo de esta Iglesia de N., y conmigo, indigno siervo tuyo». Se destaca así la comunión con el pastor propio que ejerce su jurisdicción en una diócesis concreta en la que se está celebrando la eucaristía. Además, la Ordenación General del Misal Romano señala que no se han de nombrar a otros obispos, en caso de que estuvieran presentes.
  • el modo de acceder los fieles a la comunión: en efecto, no pueden tomarla por sí mismos ni pasarse entre sí el Pan eucarístico o el cáliz. La recibirán de rodillas o de pie, según las disposiciones de la Conferencia Episcopal, pero si lo hacen de pie se recomienda que hagan la debida reverencia según esas disposiciones y, si la reciben en la mano, el que comulga debe consumir la partícula inmediatamente y delante del ministro (cf. nn. 160-161). La Conferencia Episcopal Española solicitó la facultad para recibir la comunión en la mano y fue concedida por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos por Decreto del 12 de febrero de 1976 (Prot. 190/76).
  • la facultad de la comunión bajo las dos especies ha sido ampliada notablemente, pudiendo el obispo diocesano establecer normas para su diócesis (cf. n. 283); en cuanto a la manera de distribuirla, se mantienen únicamente dos, bebiendo del cáliz o porintención (cf. nn. 286-287);
  • el modo de purificar los vasos sagrados, en concreto, una vez distribuida la comunión, el sacerdote (o el diácono) consume enseguida «en el altar» todo lo que haya podido quedar en el cáliz. En cambio, el Pan consagrado se consume en el altar o se lleva al sagrario (cf. nn. 163; 183); la purificación puede ser hecha por el sacerdote (cf. n. 163), el diácono (cf; n. 183) o por el acólito «instituido» (cf. n. 192).

Así pues, la substancia de la Ordenación General no ha cambiado. Sigue siendo la guía, a modo de manual, que facilita a los sacerdotes, a los restantes ministros y a la comunidad de los fieles descubrir el sentido profundo y el valor de los elementos de la celebración eucarística bajo la perspectiva litúrgica, doctrinal, espiritual y pastoral, para que comprendan mejor y lleven a la práctica, con un conocimiento más completo de lo que deben hacer, los aspectos rituales. La misma palabra institutio, que en el ámbito de los libros litúrgicos se ha traducido siempre por ordenación, indica que es mucho más que una instructio. Propone una normativa sobria, suficientemente precisa y al mismo tiempo flexible para que cada ministro, realizando todo y solo aquello que debe realizar, pueda hacer suyos los gestos y las actitudes que la Iglesia le propone, para desempeñar su función de una manera fiel y, a la vez, personal. Ambos aspectos del ejercicio de los distintos oficios y ministerios en la celebración eucarística son, en efecto, opuestos, pero se necesitan mutuamente. De ahí la conveniencia de que sea suficientemente conocida y de que, antes de la ordenación de los diáconos o presbíteros, se promueva y asegure de algún modo este conocimiento.

3.- El Propio del tiempo

En los tiempos de Adviento y Navidad se ha mantenido la organización de las ferias ya presente en la segunda edición en lengua española y se ha añadido una nueva oración colecta para el día 20 de diciembre, además de una nueva misa para la vigilia de la Epifanía.

En el tiempo de Cuaresma se han introducido las oraciones super populum en los formularios de cada día y se han añadido una nueva oración colecta para el viernes de la V semana para la conmemoración de la Virgen de los Dolores y otra para el sábado siguiente, esta última de temática bautismal.

En el tiempo de Pascua se añaden once colectas nuevas a fin de evitar las repeticiones, más un formulario para la vigilia de la Ascensión del Señor y una segunda colecta alternativa para la misa de la solemnidad.

En algunas oraciones del tiempo per annum y de las fiestas del Señor se han realizado algunos retoques.

4.- El Ordinario de la Misa

En el Ordinario de la Misa se han añadido textos a las bendiciones solemnes, y realizado cambios en las oraciones super populum, y se ha incluido un nuevo prefacio para los mártires.

En el Ordinario de la Misa se han incluido las dos plegarias eucarísticas de la reconciliación, que ahora no llevan título propio.

Después de estas plegarias se ha introducido también la plegaria eucarística V (la antigua del Sínodo Suizo) con sus cuatro variaciones para las misas por diversas circunstancias. Estas plegarias han sufrido, por otra parte, un cambio en su orden (la cuarta, titulada «La Iglesia en camino hacia la unidad», pasa a ser la primera, desplazando un puesto las demás). Los nombres de tres de ellas también han experimentado cambios:

  • la segunda, que antes se llamaba «Dios guía a su Iglesia», ahora se llama: «Dios guía a su Iglesia por el camino de la salvación»;
  • la tercera: «Jesús, nuestro camino», ahora es: «Jesús, camino hacia el Padre»;
  • la cuarta: «Jesús, modelo de caridad» ahora llamada «Jesús, que pasó haciendo el bien».

Por su parte, las plegarias eucarísticas para las misas con niños aparecen también, pero en apéndice.

En la presente edición se ofrece el apéndice latino en forma de separata con una selección de textos (tanto eucológicos como bíblicos), con el objeto de que el volumen del Misal no sea demasiado grueso, lo que haría difícil su manejo y conservación. La separata forma parte del Misal y permite un cómodo y digno uso del texto latino cuando se use esta lengua en la celebración.

En las plegarias eucarísticas II, III y IV se ha incluido el nombre de san José, según el Decreto del cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, con fecha de 1 de mayo de 2013.

Los prefacios, respondiendo al criterio expresado por la instrucción Liturgiam authenticam (28 de marzo de 2001), reproducen la variedad de las conclusiones del Missale Romanum; en la segunda edición se habían unificado estos finales en unos pocos formularios que se repetían. En total, el misal ofrece ahora la riqueza de unos 32 protocolos distintos para un total de 114 prefacios.

En el Ordinario de la Misa, siguiendo la edición típica y la autorizada y expresa disposición comunicada en su día por el cardenal Francis Arinze, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, a las conferencias episcopales (Prot. N. 467/05/L de 17 de octubre de 2006), en las plegarias eucarísticas aparece la expresión «por muchos» en la consagración del cáliz, que ha de sustituir a la expresión «por todos los hombres». La expresión «por muchos» pretende ofrecer una mayor fidelidad a los textos originales del Nuevo Testamento (cf. Mt 26, 28 y Mc 14, 25) y a la tradición litúrgica de la Iglesia latina. En este sentido, la expresión en uso no era realmente una traducción del texto, sino una interpretación, explicable en el clima de los primeros años de la reforma litúrgica y sujeta, por otra parte, a la variabilidad del texto en las diferentes lenguas modernas. Véase, al respecto, la carta del papa Benedicto XVI al presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, de 14 de abril de 2012.

5.- El Propio y el Común de los santos

En el santoral hay cuatro nuevos formularios para memorias obligatorias y otras dieciséis facultativas para las misas de los santos incorporados al Calendario Romano General o que habían subido de categoría litúrgica desde la edición de 1975, más otras treinta y siete nuevas oraciones, aparte de los cambios introducidos en muchas otras ya existentes. El Misal contiene ya el prefacio de la fiesta de Santa María Magdalena (22 de julio), memoria que fue elevada a fiesta por Decreto del cardenal Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (Prot. N. 257/16 del 3 de junio de 2016); asimismo se han añadido las oraciones para las memorias de san Juan Pablo II y san Juan XXIII, recientemente incorporadas al Calendario Romano General (Prot. N. 309/14 del 29 de mayo de 2014).

Se han unificado los títulos de las fiestas marianas. En la segunda edición en lengua española existía una gran variedad de títulos que, por otra parte, no respondían al original latino (p. e.: antes decía: «Nuestra Señora del Carmen», ahora dice: «Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo»).

También, para seguir el criterio latino, cuando se celebran varios santos en una misma misa, el título ha sufrido modificaciones. En adelante se dirá, por ejemplo: «Santos Cirilo, monje, y Metodio, obispo»; y no «San Cirilo, monje, y san Metodio, obispo».

Algunas decisiones en concreto, relativas al Calendario particular de España, decididas y aprobadas en su momento por la Asamblea Plenaria de la CEE, que hubieran requerido introducir en su lugar los textos correspondientes, no obtuvieron la necesaria recognitio. Tan solo, por rescripto de 14 de septiembre de 2014, la Congregación comunicaba que se había aceptado el cambio de mención del Santísimo Nombre de María el día 12 de septiembre por el de Dulce Nombre de María. Ya anteriormente se había advertido que la memoria obligatoria del día 6 de noviembre se titulase de este modo: Santos Pedro Poveda e Inocencio de la Inmaculada, presbíteros y compañeros, mártires.

En las misas del Común de los santos: han pasado de siete a once las Misas de la Bienaventurada Virgen María; se ha añadido un nuevo formulario para las Misas de varios mártires, y otro para las celebradas para uno solo; se han sistematizado los formularios para las Misas de los pastores. También se ha introducido uno nuevo «para un monje» y otro «para una monja». También ha cambiado el nombre del formulario «Santos que se han consagrado a una actividad caritativa», pasándose a llamar ahora «Santos que practicaron obras de misericordia».

6.- Misas rituales

En las Misas rituales se han reorganizado las relativas a las etapas de la iniciación cristiana, las destinadas a la unción y el viático, al sacramento del Orden, al del matrimonio, y se ha introducido una referencia nueva para la institución de lectores y acólitos.

7.- Misas por diversas necesidades

Las secciones de las Misas por diversas necesidades se han estructurado pasando de cuatro a tres: «Por la Iglesia», «Por las necesidades públicas», «Por diversas necesidades», pero pasando de 46 a 49 misas. Los formularios nuevos son los siguientes: «n. 11: En los aniversarios del matrimonio» y «n. 39: Para pedir la continencia».

8.- Misas votivas

Entre las Misas votivas se han añadido la de la Divina Misericordia, la de Nuestro Señor Jesucristo, sumo y eterno Sacerdote, y la de San Juan Bautista, pasando, por tanto, de dieciséis a diecinueve.

9.- Misas de difuntos

Las Misas de difuntos han sido objeto también de una nueva organización, si bien los capítulos pasan de cinco a cuatro, desapareciendo el capítulo V, titulado «En las exequias de los niños», que se ha incorporado al «capítulo I. En las exequias».

10.- Apéndices

Finalmente, en el Apéndice se encuentran los textos del Ordinario de la Misa con música, el rito de la bendición del agua para la aspersión dominical, la bendición de un ministro extraordinario de la comunión, la bendición del cáliz y de la patena dentro de la misa, algunos modelos de oración universal, las plegarias eucarísticas para las misas con niños, la preparación para la misa y la acción de gracias de esta. Y, por último, los índices.

11.- Textos bíblicos

La III edición oficial española del Misal contiene el texto bíblico de la Sagrada Biblia. Versión oficial de la Conferencia Episcopal Española en las antífonas de entrada y comunión y en los pocos textos bíblicos que recoge el Misal de forma literal.

Como es sabido, el 25 de noviembre de 2008 la CCXI Asamblea Plenaria del episcopado español aprobó la Sagrada Biblia. Versión oficial de la Conferencia Episcopal Española, editada por la BAC. El 29 de junio de 2010 la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos otorgó su conformidad a esta traducción bíblica, llamada a ser incorporada principalmente en los libros litúrgicos. Tras algunos cambios introducidos posteriormente, la misma Congregación concedió, mediante Decreto del 22 de agosto de 2014, la recognitio definitiva.

De esta manera, por primera vez, el mismo texto sagrado resonará con idéntico vocabulario y con unas mismas expresiones en la liturgia, en la catequesis, en la enseñanza de la religión, en los documentos oficiales de la Conferencia Episcopal y aun en los ejercicios de piedad. Esto tiene una relevancia especial y significativa desde el punto de vista de la comprensión, fijación en la memoria y celebración y vivencia de la Palabra de Dios.

 

 

Anuncios
Categorías:Liturgia
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: