Inicio > DSI > Evangelizar no es juntarnos los de siempre para hablar de lo mismo

Evangelizar no es juntarnos los de siempre para hablar de lo mismo

Entrevista a Carlos Romero

El presidente de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y de la Fundación Universitaria San Pablo CEU presenta el XVII Congreso Católicos y vida pública, que se celebra del 13 al 15 de noviembre en Madrid con el lema Construir la democracia: responsabilidad y bien común

En un año eminentemente electoral –dijo usted en la presentación del Congreso–, había que hablar de Política, en mayúscula. ¿Qué es Política en mayúscula?

No podemos entrar en cuestiones de corto alcance. Esos temas son necesarios en la política diaria, pero nosotros no debemos entrar en la política partidista. Tenemos que hablar de los partidos políticos en general, pero sin entrar en la batalla partidista. Sería un error. Esto lo tuvimos claro ya desde el primer momento, cuando, a principios de año, se decidió unánimemente que, en este 2015 marcado por varias elecciones, la política tenía que ser el tema del Congreso.

Pero sí se invita a políticos concretos, en un momento en el que la política es un campo de minas. Este año viene algún representante del PSOE, un partido que está pidiendo la retirada de la Religión. Hace unos años se invitó a Viktor Orban, el primer ministro de Hungría, que sí, defiende la familia y las raíces cristianas de Europa, pero ahora vemos lo que está haciendo con los refugiados…

Es un riesgo, pero lo que no podemos es juntarnos los de siempre para hablar de lo mismo: yo te evangelizo a ti, tú me evangelizas a mí, nos evangelizamos entre nosotros… Tenemos que buscar a gente que tenga un mensaje razonable y con quien se pueda dialogar, discutir. Nos tenemos que abrir a todos. En el programa de este año, traemos a representantes, si no de todos, sí de casi todos los partidos políticos. Procuramos que haya variedad. Si lleváramos al Congreso a personas que pensaran todas igual, de entrada sería un poco aburrido. Tiene que haber debate. El programa creo que ha quedado bastante bien, aunque ha habido gente que no estaba de acuerdo con algunos invitados y así me lo ha hecho saber. Por cierto, ninguno cobra por venir. Hacen un esfuerzo muy grande por estar con nosotros y hay que agradecérselo.

El exministro Alberto Ruiz Gallardón puso el listón bien alto el año pasado con su alegato provida.

¡Pero la que me cayó por invitarle! «¡¿Cómo puedes traerle al Congreso?!» Y luego, ¡qué bien habló!

La primera ponencia marca siempre el rumbo del Congreso. Este año el primer ponente será usted, que hablará sobre El compromiso político en la vida pública. ¿Qué rumbo va a marcarle al Congreso?

No hacemos más que quejarnos, pero la protesta no lleva a ninguna parte. Deja mal sabor de boca y no sirve para conseguir nada. Lo que proponemos es una mayor participación en la vida pública, ya sea en la política o en la sociedad civil, cada uno en el ámbito que vea que es más indicado: en el mundo educativo, en los medios, en la economía, en la cultura… Si no participamos, el único recurso que nos queda es votar cada cuatro años.

En la política al menos, el ambiente no anima precisamente hoy a participar.

Eso es porque lo hemos dejado todo en manos de los partidos políticos. Y los partidos se han profesionalizado. Son cerrados. El partido toma sus decisiones de acuerdo con encuestas y estudios sociológicos. A los votantes les piden el voto ahora en la campaña, pero también nosotros tendríamos que pedirles cuentas.

El carisma propio de la ACdP es ponerse al servicio de la Iglesia diocesana y fomentar la participación en la vida pública. ¿Cómo se dirige el sentido de esa partición desde arriba –en la relación con cada obispo– hasta abajo en cada diócesis?

Esta es una asociación de laicos. Nuestro carisma es la participación en la vida pública. No hay dos centros iguales: unos son más grandes y más activos… Pero existe siempre la misma intención de tratar de influir en la gente para que participe y darle criterio. Un empeño de la Asociación es que cada propagandista trate de influir en la vida pública en la medida de sus posibilidades, de sus preferencias, de sus cualidades… Pero no hay indicaciones precisas. Cada centro, de acuerdo a las circunstancias de su entorno, decide por dónde ir. El centro de Cádiz, por ejemplo, ha puesto en marcha un curso de Doctrina Social de la Iglesia; en Valencia tenemos una exposición de arte sacro. Cada centro hace lo que le parece oportuno y nosotros le apoyamos en todo.

De algún modo, hay dos Congresos Católicos y vida pública: el oficial, el que se ve, y el oculto: las charlas durante el café, en las comidas, en los traslados… ¿Qué espera de este otro Congreso?

Esa vida del Congreso es muy interesante. Siempre se establecen nuevos lazos de amistad. Es lugar de encuentro. De ahí surgen muchas iniciativas que no conocemos o de las que te enteras después de mucho tiempo…

El consiliario de la ACdP, el obispo auxiliar de Madrid monseñor Fidel Herráez, ha sido nombrado arzobispo de Burgos. ¿Cómo ha sido el trato con él estos años?

Desde la Asociación, nos hemos alegrado mucho por el nombramiento de don Fidel. Yo he tenido siempre una relación magnífica con él. Está siendo una experiencia muy bonita el trato con él.

Ricardo Benjumea

Fuente: http://www.alfayomega.es/36530/evangelizar-no-es-juntarnos-los-de-siempre-para-hablar-de-lo-mismo

Anuncios
Categorías:DSI
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: