Inicio > Laicos > Laicos en medio del mundo, alegres en la misión

Laicos en medio del mundo, alegres en la misión

DAS

PONENCIA EN LA JORNADA DE APOSTOLADO

SEGLAR

(11 de abril de 2015)

PONENCIA_MANUEL_LAICOS

Manuel María Bru Alonso
*                                                                                                *           m

INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /1

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• Laicos…

¿Quiénes sois los laicos? El Concilio Vaticano II, en el número 31 de la Constitución Apostólica Lumen Gentium, dejo bien claras cuáles son las notas características de la vocación laical: obtener el Reino de Dios, viviendo en el siglo, gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios.

CONCILIO
aBSaS’:
VATICANO
KKUNtl’tfTO* COMPII IOS
Concilio
Vaticano II
INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /2

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

•           Laicos…

Definiciones y consideraciones:

•           Cardenal James Francis Stafford: “la identidad del laicado ha de ser definida desde su especial relación con la reserva escatológica del Reino de Dios, que tanto tiene que ver con la vocación laical a transformar evangélicamente las realidades humanas y las estructuras sociales”

•           La reserva escatológica es lo que hace que si Dios quiere que un día entremos en su Reino, este no será como un hotel en cuya recepción pedimos la llave de la habitación que nos corresponde, sino donde podremos reconocer cual es el ladrillo, la ventana, o el mueble que cada uno haya aportado.

•           Para mí, lo que mejor define al laico es una expresión de Chesterton, la de los “santos del lunes”, aquellos a los que se refería don Abundio García Román, fundador de las Hermandades del Trabajo, cuando explicaba que “Cristo volverá a hombros de trabajadores”.

INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /3

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• Laicos…
Explica el Papa Francisco que “si bien se percibe una mayor participación de muchos en los ministerios laicales, este compromiso no se refleja en la penetración de los valores cristianos en el mundo social, político y económico. Se limita muchas veces a las tareas intraeclesiales sin un compromiso real por la aplicación del Evangelio a la transformación de la sociedad” (EG 102).
INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /4

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• En medio de mundo…
“Id por todo el mundo.” ¿Por todo el mundo? ¿Qué mundo? ¿el mundo del que estamos tentados a huir porque nos abruma? ¿El mundo que asociamos al pecado y a la carne?

¡No! Hablamos del mundo del que nos habla Jesús: “Y tanto amó Dios al mundo que le entregó a su propio Hijo” (Jn. 3, 16).

INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /5

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• En medio de mundo…
Explicaba San Juan Pablo II que los fieles
laicos “son personas que viven la vida
normal en el mundo, estudian, trabajan,
entablan relaciones de amistad, sociales,
profesionales, culturales, etc (…) De este
modo, el mundo se convierte en el ámbito
el medio de la vocación cristiana de los
fieles laicos (CL, 6).
INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /6

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• En medio de mundo…
Pero, ¿de que mondo estamos hablando?

Nos referimos al “mundo mundano” del que hablaba Karl Rhaner, que es esta tierra, una tierra, un mundo, que para los hombres es “demasiado hermoso para que lo puedan despreciar y demasiado pobre para que los pueda enriquecer”, pero que es nuestro mundo, aquel al que vino el Hijo de Dios no como “el breve episodio” de “un fantasma por la escena del mundo”, sino el mundo al que Dios ha querido “descender y estar como luz bienhadada permanente e irrumpir como resplandor del oscuro seno de la tierra”.

INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /7

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• En medio de mundo…
Así es como vio don Carlos, nuestro obispo, este minúsculo, pero apabullante pedazo del mundo que es Madrid, cuando al venir desde Valencia por la carretera vislumbró las altas torres de la Castellana, y sobrecogido se preguntaba por que la providencia divina le había enviado aquí, y se sentía abrumado al saberse enviado a evangelizar esta metrópolis, signo de este mundo globalizado y cosmopolita.
INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /8

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• Alegres en la misión…

Evangelizar este mundo supone dos
cosas: anunciarle el Evangelio y
transformarlo según el Evangelio.

En palabras de sabio papa emérito
Benedicto XVI, “informarlo y
preformarlo”. Al mundo se le informa
con la Buena Noticia, y se le preforma
con ella, se le transforma con el
Evangelio.

INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /9

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• Alegres en la misión…
SANCTI
ANCTI
■AULII
CANONIZZAZIONE DI GIOVANNI XXIIU E GIOVANNI PAOLO*
V AZIONE 1>II XXIII K PAOLO II
ROMA
• Para ello la Providencia de Dios nos ha regalado y nos esta

regalando un tiempo de gracia que, objetivamente, nos vino con la irrupción del Espíritu a través del Concilio Vaticano II y de los papas de este tiempo, todos ellos sabios y santos. Y subjetivamente, a través del fortalecimiento de los carismas y de

los itinerarios laicales de antaño, y del surgimiento de nuevos

• • – • •

carismas y nuevos itinerarios.

INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /10

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• Alegres en la misión…
• Cuando San Juan Pablo II promovió la Nueva
Evangelización sólo indico que debía ser nueva en
tres aspectos: en su ardor, en sus métodos, y en sus
expresiones” (Haití 1983). A partir de entonces han
sido tres las sucesivas concreciones con respecto a la
Nueva Evangelización, una por cada pontificado:

•        por parte de San Juan Pablo II, la de los
“Nuevos areópagos para la evangelización”,

•        por parte de Benedicto XVI, el “Atrio de los
Gentiles”,

•        y por parte del Papa Francisco, “la Iglesia en
salida a las periferias existenciales”

INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /11

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• Alegres en la misión…
• Los nuevos areópagos de la misión: San Juan
Pablo II puso de relieve la dimensión
antropológica, más allá de la geográfica, de la
misión, a través de sus “nuevos areópagos”:
los cinco ámbitos de la humanidad
globalizada, como si fueran “agujeros negros”
sobre todo en el universo del occidente
cristiano, siguen ajenos al Evangelio: el mundo
de la cultura, de la ciencia, de la economía, de
la política, y de la comunicación social (RM,
37-38).
INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /12

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• Alegres en la misión…

El atrio de los gentiles: Benedicto XVI,
siguiendo con el símil del “areópago”
como lugar de encuentro con los ámbitos
existenciales de la modernidad promovió
por parte de la Iglesia la recreación de
aquel “atrio de los gentiles” de la antigua
Grecia para buscar el encuentro y el
diálogo, sin pretensiones ni
imposiciones, con el mundo de hoy

INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /13

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• Alegres en la misión…
La Iglesia en salida a las periferias existenciales:

“Evangelizar supone celo apostólico. Evangelizar supone en la Iglesia la parresía de salir de si misma. La Iglesia está llamada a salir de sí misma e ir hacia las periferias existenciales:

las del misterio del pecado,
las del dolor,
las de la injusticia,

las de la ignorancia y prescindencia religiosa,

las del pensamiento, las de toda miseria”

(Nota Congregaciones Generales del Cardenal Jorge Mario Bergoglio).

INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /14

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• Alegres en la misión…
Si el “atrio de los gentiles” fue una propuesta muy concreta y valiente para la Nueva Evangelización, la propuesta del Papa Francisco supone algo más: se trata de un enorme impulso pero a la vez, a mi modo de ver, de una reorientación de la Nueva Evangelización:

se enriquece la perspectiva, tomando un tono más social, más acorde con la opción preferencial por los pobres, tanto en la terminología (la periferia es más distante y más exigente que el areópago) como en la concrección de sus ámbitos.

INTRODUCCIÓN: LAICOS, MUNDO, MISIÓN /15

“Id por todo el mundo y proclamad el evangelio” (Marcos 16,15-20)

• Alegres en la misión…
Podríamos, a la luz del magisterio tanto del Papa como de nuestro arzobispo, concretar en tres movimientos fruto de un nuevo discernimiento, movimientos que nos parten de la confianza de la de en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y que exigen de nosotros una conversión en la manera de ver el mundo, la Iglesia, y la identidad del “christefideles laici”, del fiel laico cristianos (y que entrarían en esa “Pastoral de la mirada” a la que nos invita nuestro arzobispo, porque para la evangelización “no valen nuestros diagnósticos”):

•        Confiar en el Padre para mirar al mundo.

•        Confiar en el Hijo para mirar la Iglesia.

•        Confiar en el Espíritu para mirarnos a nosotros mismos.

Para cada una de estas tres partes trataré de ofrecer tres elementos: referencias al magisterio del Papa, referencias al magisterio del obispo, y propuesta personal para la reflexión y el debate.
1° CONFIAR EN EL PADRE PARA MIRAR AL MUNDO /1

Conversión: De ver un mundo lleno de calamidades a ver un mundo lleno de oportunidades.

1.1.    – La llamada del Papa:

El Papa Francisco reconoce en su exhortación apostólica
Evangelii Gaudium los no pocos elementos negativos de la
cultura dominante:

•        Indiferencia relativista (n° 61)

•        Predominio de los superficial (n° 62)

•        Deterioro de las raíces culturales (n° 62)

•        Colonialismo cultural mediático (n° 62)

•        Proliferación de nuevos movimientos religiosos (n° 63)

•        Privatización de la fe (n° 64)

•        Crisis de identidad de la familia (n° 66)

•         Individualismo postmoderno que desnaturaliza los vínculos
(n° 67)

•        Ruptura en la transmisión generacional de la fe (n° 70)

1° CONFIAR EN EL PADRE PARA MIRAR AL MUNDO /2

Conversión: De ver un mundo lleno de calamidades a ver un mundo lleno de oportunidades.

1.1.                      – La llamada del Papa:

Pero a pesar de ello, el Papa ve no pocas oportunidades para la
evangelización en este contexto cultural:

•         Reserva moral de auténtico humanismo cristiano en la cultura
popular (n° 68)

•         Presencia de Dios en la ciudad, que no se oculta a quienes lo
buscan con un corazón sincero (n° 71)

•         Las “nuevas culturas” que se gestan en estas nuevas geografías
humanas” expresan “un lugar privilegiado de la NE” (n° 73)

•         Por un lado, llegando “allí donde se gestan los nuevos relatos y
paradigmas”, y ofreciendo un diálogo intercultural (n° 74)

•         Dando una respuesta cristiana a las contradicciones de la ciudad
moderna, que provoca entre ellos sufrimientos lacerantes (n° 74)

Se trata de la oportunidad de restaurar desde el Evangelio la dignidad de
la vida humana en los contextos urbanos de la desconfianza (n° 75)

1° CONFIAR EN EL PADRE PARA MIRAR AL MUNDO /3

Conversión: De ver un mundo lleno de calamidades a ver un mundo lleno de oportunidades.

1.2.                      – La llamada del obispo:

Don Carlos nos ha dejado varias indicaciones en esta línea

que merece la pena, como mero botón de muestra, reconocer:

•            Doble fidelidad: “Bienaventurados los que se dan cuenta que estamos
viviendo un nuevo tiempo, que se esta fraguando una nueva época (…) Un
tiempo de confluencia de valores que requiere una doble fidelidad: al
mensaje que cada uno puede proponer, pero también al destinatario”.

•            Provocar un ethos urbano: Los cristianos no pueden prescindir de nadie
que esté viviendo junto a ellos, sino que son capaces de crear un “ethos
urbano” que provoque en todos los que la habitan pasar de ser
“desconocidos” a ser “hermanos”.

•            Buscar lugares de encuentro: “Y ello les da una capacidad creativa para
buscar lugares de encuentro donde todos son reconocidos y tratados en la
dignidad que todo ser humano tiene y le ha dado como estatuto de
existencia en medio del mundo Dios mismo”.

1° CONFIAR EN EL PADRE PARA MIRAR AL MUNDO /4

Conversión: De ver un mundo lleno de calamidades a ver un mundo lleno de oportunidades.

1.3.                     – Las oportunidades desde la perspectiva cultural:

1.3.1.- ¿Desde que concepto de cultura?

Entendemos aquí el concepto de cultura

perspectiva dinámica, no estática, la que le dio Ortega y
Gasset desde su racio-vitalismo: Cultura es “el sistema de
ideas desde los que cada tiempo vive. Porque no hay remedio
ni evasión posible: el hombre vive siempre desde unas ideas
determinadas, que constituyen el suelo donde apoyar su
existencia” (Misión de la Universidad, 1930). Solía decir que la
cultura salva al hombre del “naufragio vital” pues le
proporciona un sentido a su vida.

1° CONFIAR EN EL PADRE PARA MIRAR AL MUNDO /5

Conversión: De ver un mundo lleno de calamidades a ver un mundo lleno de oportunidades.

1.3.2.              – La oportunidad de la sociedad
Transparente (Gianni Vátimo):

Cultura del encuentro como diálogo
con las nuevas generaciones.

•           Del pensamiento fuerte (verdad, unidad, totalidad) al pensamiento débil: no

de un nihilismo trágico y nostágico (Nietzsche), sino de un nihilismo resignado (Gianni Vattimo), que supone, en sintonía con el concepto de postmodernidad de Lyotard:

•        Crisis de los mega-relatos, las cosmovisiones, y las religiones.

•        Renuncia a las utopías e ideologías del progreso.

•         Recreación por los MCS de la “sociedad transparente”: “Los medios no son el instrumento diabólico de una inevitable esclavitud totalitaria, sino la premisa en acto del posible advenimiento de una humanidad desubicada capaz de vivir en un mundo de culturas plurales”.

•           Las nuevas generaciones, más desideologizadas que las nuestras, no entienden de mega relatos, pero si de micro relatos, de experiencias, de topías.

1° CONFIAR EN EL PADRE PARA MIRAR AL MUNDO /6

Conversión: De ver un mundo lleno de calamidades a ver un mundo lleno de oportunidades.

1.3.3.              – La oportunidad
de la sociedad desvinculada
(Josep Miro):

cultura del encuentro como diálogo
desde la acogida.

• Josep Miró Ardévol explica como la crisis moral de nuestro tiempo se produce a base de un proceso de desvinculación social y cultural que deviene en lo que los clásicos llaman anomia, que es la situación que se produce cuando las instituciones sociales son incapaces de aportar a los individuos los marcos de referencia necesarios para lograr los hitos que la propia sociedad requiere. Una sociedad desvinculada es una sociedad sedienta de vínculos familiares, sociales, culturales, y por tanto, también religiosos.

1° CONFIAR EN EL PADRE PARA MIRAR AL MUNDO /7

Conversión: De ver un mundo lleno de calamidades a ver un mundo lleno de oportunidades.

1.3.4.- La oportunidad del encuentro
en “la tierra de nadie”

(Francess Torralba):

cultura del encuentro

como diálogo en las fronteras de la fe.

La tierra de nadie es aquel espacio en la que ni la esperanza en un mundo mejor pueda excluir la esperanza religiosa, ni la esperanza religiosa pueda reconocerse ajena a la esperanza en un mundo mejor. Se trata de “espacios de intersección” como son creencias y esperanzas comunes entre los que abrazan la fe religiosa y los que no. Distingue tres círculos concéntricos: los de la espiritualidad, la religiosidad y la confesionalidad. Mal hacen aquellos que tanto desde la creencia como desde la increencia religiosas reducen estos círculos al último de ellos. En el círculo más amplio se puede establecer el diálogo siempre y cuando ni a los creyentes les falte la dimensión humano-religiosa de la inquietud, ni a los no creyentes la dimensión humano-religiosa del asombro.
2° CONFIAR EN EL HIJO PARA MIRAR A LA IGLESIA /1

Conversión: de una “Iglesia estufa” a una “Iglesia en salida” .

2.1.  – La llamada del Papa:

•           Dejar que Cristo salga de la Iglesia: “En el Apocalipsis Jesús dice que está a la puerta y llama. Evidentemente el texto se refiere a que golpea desde fuera la puerta para entrar… Pero pienso en las veces en que Jesús golpea desde dentro para que le dejemos salir. La Iglesia autorreferencial pretende a Jesucristo dentro de sí y no lo deja salir (…) Hay dos imágenes de Iglesia: la Iglesia evangelizadora que sale de sí, o la Iglesia mundana que vive en sí, de sí y para sí” (Nota Congreg.Gles).

•           Evangelizar es saber esperar: “La Iglesia en salida es una Iglesia con las puertas abiertas. Salir hacia los demás para llegar a las periferias humanas no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido. Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino” (EG, 46).

2° CONFIAR EN EL HIJO PARA MIRAR A LA IGLESIA /2

Conversión: de una “Iglesia estufa” a una “Iglesia en salida” .

2.2.- La llamada del obispo:
*          Laicos de una Iglesia “en salida”: “llamados a anunciar el Evangelio: en la cultura, en la familia, en el trabajo, en los medios de comunicación social, en el deporte, en el tiempo libre, en la animación del orden social, en la vida pública”.

*          Buscar lugares de encuentro: “para establecer un diálogo abierto y una comunicación de hondura con todos los hombres: todo lo que hagamos por tener lugares de encuentro con los hombres que en la gran ciudad andan y viven mucha soledad, es misión de la Iglesia”.

2° CONFIAR EN EL HIJO PARA MIRAR A LA IGLESIA /3

Conversión: de una “Iglesia estufa” a una “Iglesia en salida” .

2.3.    – Hagamos una Iglesia más pobre,

más libre, y más amable.

2.3.1.- La imagen de la Iglesia como “hospital de campaña” del Papa Francisco:

•           Les resulta a algunos demasiado humana, demasiado parecida a la del Concilio de “Pueblo de Dios” que ha quedado un poco relegada ante la de “Misterio de Comunión”.

•           Y puede no resultar tan bella como la imagen de la Iglesia como barco al que todos pueden subir y salvarse del naufragio en medio de las tempestades de la historia para encaminarse, con el Señor como capitán, brújula y timonel, al puerto definitivo de la gloria de Dios.

•           Pero esconde otra belleza, una belleza que emana de la belleza de la cruz.

•           Es la imagen de una Iglesia que es más madre que maestra. Porque es una imagen que muestra más a Cristo que cura que a Cristo que enseña.

2° CONFIAR EN EL HIJO PARA MIRAR A LA IGLESIA /4

Conversión: de una “Iglesia estufa” a una “Iglesia en salida” .

2.3.  – Hagamos una Iglesia más pobre,
más libre, y más amable.
2.3.2.- Una Iglesia más pobre.
*          Un hospital de campaña no es un palacio renacentista. Ni siquiera un templo gótico. Se parece más a un campo de refugiados. ¡Esa es la nueva imagen de la Iglesia: la de un campo de refugiados!

*          A muchos clérigos, y de todos los grados de la jerarquía eclesiástica, les ha caído como un jarro de agua fría el testimonio de pobreza del Papa Francisco. Algunos lo han acogido como una llamada a la conversión. Otros, además, han dado pasos para secundar su ejemplo. Pero algunos han visto en los gestos del Papa una actuación demagógica y se han aferrado a sus honores y prebendas.

2° CONFIAR EN EL HIJO PARA MIRAR A LA IGLESIA /5

Conversión: de una “Iglesia estufa” a una “Iglesia en salida”

2.3.    – Hagamos una Iglesia más pobre,
más libre, y más amable.

2.3.2.                 – Una Iglesia más pobre.

¿Y a los lacios? Pues más de lo mismo. Una Iglesia pobre y samaritana no es una Iglesia en la que nadie pueda tener licencia:

•        Ni para aspirar ni para acomodarse al lujo de los ricos, mientras dos ciertos de la humanidad viven en la miseria.

•        Ni para educar a las nuevas generaciones en la mentalidad competitiva, ni

siquiera en la excelencia que divide socialmente bajo el pretexto de la formación de liderazgos.

•        Ni para asumir acríticamente los postulados del mundo en relación a las libertades civiles, los derechos humanos y la dignidad de los trabajadores.

•        Ni para excluir, marginar, y “descartar”, que los que hacemos por inercia cuando no nos queremos hacer amigos de los pobres.

•        Ni para encubrir todo esto sustituyéndolo por una caridad asistencial e incluso promocional que por otra parte es una obligación de justicia.

2° CONFIAR EN EL HIJO PARA MIRAR A LA IGLESIA /6

Conversión: de una “Iglesia estufa” a una “Iglesia en salida”

2.3.                      – Hagamos una Iglesia más pobre,

más libre, y más amable.

2.3.4.- Una Iglesia más libre.

*           Una Iglesia que es como un hospital de campaña es una
Iglesia sin ataduras al poder, sin estrategias de poder, sin
pretensiones, preferencias y compromisos políticos.

*           ¡Cuántos eclesiásticos durante siglos, y también ahora, han
buscado en la complicidad de los laicos leales a la Iglesia
cuotas de poder mundano, aunque sea bajo el pretexto de
poder influir mejor en las leyes y las costumbres!

*           ¡Y cuantos laicos han aceptado esa complicidad a veces
ingenuamente, otras interesadamente!

2° CONFIAR EN EL HIJO PARA MIRAR A LA IGLESIA /7

Conversión: de una “Iglesia estufa” a una “Iglesia en salida”

2.3.      – Hagamos una Iglesia más pobre,
más libre, y más amable.
2.3.4.- Una Iglesia más amable.
•           Una Iglesia que es como un hospital de campaña es una Iglesia que esta llamada en tercer lugar a curar las heridas de esta humanidad maltrecha.

•           Y esto cambia la prioridad de las preguntas de la evangelización: ¿Cuántas heridas abiertas habrá en Madrid? Y por tanto anteponer esta pregunta a la de cuantos no han desarrollado algún proceso de iniciación catequética, o cuantos no frecuentan los sacramentos.

•           Y esto significa que una Iglesia que antes de nada cura, como dice el Papa, es una Iglesia que no veda las heridas sin haberlas curado, no “despacha” a nadie con un discurso memorizado, ni tampoco “hurga” en las heridas, con un mensaje moralizante que no respeta ni los procesos ni los tiempos de las personas (Cf. EG, 34).

•           Es una Iglesia que ama, que sirve, que es toda misericordia. Que denuncia al mal, pero no condena a nadie. Que no sólo dialoga sino que se postra ante todos porque en todos reconocer a su Señor.

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /1

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3.1.  – La llamada del Papa:

•           Todos somos discípulos y misioneros: “Si uno

de verdad ha hecho una experiencia del amor
de Dios que lo salva, no necesita mucho
tiempo de preparación para salir a anunciarlo,
no puede esperar que le den muchos cursos o
largas instrucciones” (EG, 120).

•           Que no nos incomode el Espíritu: “El Espíritu
Santo nos da fastidio. Porque nos mueve, nos
hace caminar, impulsa a la Iglesia a ir adelante
(…) Pero que no nos dé fastidio. Queremos
que el Espíritu Santo se amodorre. Queremos
domesticar al Espíritu Santo” (Santa Marta 16
abril 2013).

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /2

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3.2.  – La llamada del obispo:

•           Primero: acoger la misericordia: “¿Cómo va a anunciar a Dios quien no lo ha escuchado? Para tener un corazón que entienda y convierta nuestra vida en palabras y obras que anuncien al Señor el secreto está en formarnos un corazón capaz de escuchar”.

•           Segundo: regalar la misericordia: “La comunidad cristiana, la Iglesia, está llamada a pacificar los ánimos, a moderar las tensiones, a superar las divisiones, a sanar las heridas que se abren entre los hombres, a no agudizar las opciones en el campo de lo opinable, a buscar lo que es esencial para la fe y para la vida cristiana”.

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /3

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3.3.                    – Las tentaciones del laico

(como testigo y como apóstol)

Estamos llamados a discernir estas tentaciones confiados en la libertad de la Palabra: “La Palabra tiene en sí una potencialidad que no podemos predecir (…) La Iglesia debe aceptar esa libertad inaferrable de la Palabra, que es eficaz a su manera, y de formas muy diversas que suelen superar nuestras previsiones y romper nuestros esquemas” (EG, 22).

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /4
Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado
3.3.- Las tentaciones del laico
3.3.1.- La tentación de la autosuficiencia
•            Hay una autosuficiencia pagana, que está mezclada en la mentalidad moderna con un sano valor de la dignidad y de la libertad. Es la autosuficiencia del hombre que se cree el centro no sólo de su vida, sino de la de los que le rodean y si le apuras de todo el mundo. No es sólo una tentación de los que no creen en Dios. Ningún cristiano es ajeno a la tentación de esta autosuficiencia.

•            Y hay una autosuficiencia religiosa. Para el clérigo es la autosuficiencia para manipular su ministerio. Pero también hay una específica autosuficiencia del laico, que cree que él es el que controla y debe controlar su vida y hasta buscar la perfección por sus propias fuerzas, y la de su familia para que sea modélica al menos en apariencia, la de su trabajo llevado a su antojo que para eso es su espacio de autonomía, la del mundo en el que está porque para eso su vocación es mejorarlo. Pero el mundo se ríe de él, y Dios se ríe de sus planes y de sus seguridades.

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /5

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3.3.- Las tentaciones del laico

3.3.2.              – La tentación del aislamiento

El Papa describe diversas variantes de esta tentación (EG, 89-92):

•            La “espiritualidad del bienestar”, del que cree que no necesita una comunidad donde confrontarse, donde ser acogido y acompañado, donde ser querido y corregido, donde aprender y celebrar el misterio de Dios en su vida. A veces es fruto de decepciones eclesiales, otras de desconfianzas, de considerar la pertenencia comunitaria con algo sectario.

•            La del atraído por una “iglesia estufa”. Acepta un reducido ámbito (no lo llamaría normalmente comunitario) de refugio cristiano. Lo llamará “de los que piensan como nosotros”. Pero se resistiría a salir de sus ambientes hacia el encuentro de los que son distintos, y sobre todo, de “los periféricos”.

•            La del “turista religioso”. Necesita vivir experiencias religiosas, las busca en las manifestaciones más llamativas, como si fueran modas pasajeras, o las más extraordinarias (apariciones, milagros). Con todo las exprime y busca otras.

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /6

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3.3.      – Las tentaciones del laico

3.3.3.       – La tentación de la mundanidad

Para el Papa Francisco la tentación de la mundanidad (EG, 93-97) tiene tres variantes: una más personal, otra más eclesial, y otra más social, a la que nos referiremos al hablar de la tentación de las ideologías.

• Las más personal tiene que ver con la búsqueda de la gloria humana

a través de recursos vinculados a la pertenencia eclesial, como pueden ser:

–           Fascinación por mostrar conquistas sociales y políticas.

–           Vanagloria ligada a la gestión funcionalista de asuntos prácticos, estadísticas, planificaciones y evaluaciones.

–           Embeleso por las dinámicas de autoayuda y realización autorreferencial.

–           Vanidoso entretenimiento en el “habriaquerismo” de quienes siempre hablan de “lo que habría que hacer”.

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /7
Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado
3.3.      – Las tentaciones del laico

3.3.3.       – La tentación de la mundanidad

Las más eclesial tiene que ver con la resistencia a la novedad del Espíritu, y se manifiesta en estos rasgos descriptivos:

•        Una fe encerrado en el subjetivismo de los propios razonamientos y sentimientos (que deriva a su vez en la tentación del aislacionismo)

•        Un neopelagianismo autorreferencial y prometeico de quienes sólo confían en ellos mismos y se sienten superiores.

•        Una inquebrantable fidelidad a la cierto estilo católico propio del pasado que bajo una supuesta defensa de seguridad doctrinal y disciplinaria se esconde un elitismo narcisista y autoritario.

•        Un afán por pretender analizar y clasificar a los demás moralmente.

•        Una defensa ritualista de los elementos secundarios y ostentosos de la liturgia.

•        Una defensa virulenta del prestigio de la Iglesia y de su doctrina.

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /8

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3.3.    – Las tentaciones del laico
3.3.4.- La tentación de la indiferencia

El Papa nos alertaba en el mensaje de la cuaresma de este año a no ser “participes de la globalización de la indiferencia”, que tiene consecuencias personales pero también sociales:

•            “No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa. Eso es exclusión. No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad (..) Casi sin advertirlo, nos volvemos incapaces de compadecernos ante los clamores de los otros, ya no lloramos ante el drama de los demás ni nos interesa cuidarlos, como si todo fuera una responsabilidad ajena que no nos incumbe” (EG, 53).

•            La tentación de la distancia: “A veces sentimos la tentación de ser cristianos manteniendo una prudente distancia de las llagas del Señor. Pero Jesús quiere que toquemos la miseria humana, que toquemos la carne sufriente de los demás” (EG, 270).

39 CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /9

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3.3.5.- La tentación de la negatividad
•            Psicología de la tumba: que “poco a poco convierte a los cristianos en momias de museo”, que por estar “desilusionados con la realidad, con la Iglesia o consigo mismos, viven la constante tentación de apegarse a una tristeza dulzona, sin esperanza, que se apodera del corazón como el más preciado de los elixires del demonio” (EG, 81-83).

•            Pesimismo estéril: Recordando la lamentación de San Juan XIII por los “profetas de calamidades”, el Papa alerta de la tentación de convertirnos en “quejosos y desencantados con cara de vinagre”. En medio del desierto los cristianos estamos llamados a ser “personas cántaros” para dar de beber a los demás (EG, 85-86).

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /10

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3.3.7.- La tentación de la autorreferencialidad
•            El sueño del Papa: “Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación” (EG, 27).

•            “El discipulado misionero es vocación: llamado e invitación. Se da en un hoy pero en tensión. No existe el discipulado misionero estático. No admite la autorreferencialidad: o se refiere a Jesucristo o se refiere al pueblo a quien se debe anunciar. Sujeto que se trasciende. Sujeto proyectado hacia el encuentro: el encuentro con el Maestro (que nos unge discípulos) y el encuentro con los hombres que esperan el anuncio” (Río: 28 de junio de 2013).

3.3.8.- La tentación del inmovilismo
•            La opción que inquietó las conciencias: “prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades” (EG, 49).

•            Desde todos sin exclusión: “Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide para salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio” (EG, 20).

•            Hacia todos sin exclusión: “Es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo. La alegría del Evangelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie” (EG, 23).

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /11

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /12

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3.3.9.- La tentación de las ideologías

Nos hemos preocupado tanto por la ideologización de la fe por el contagio del marxismo que

hemos descuidado la ideologización de la fe por parte del liberalismo. Estas son algunas de las

denuncias anti-sistema del Papa que han escandalizado a los católicos liberales (EG, 53-60. 204):

•            No a la cultura del descarte: “Se considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar”.

•            No a la cultura del derrame: “que suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo”.

•            No a la idolatría del dinero: “La adoración del antiguo becerro de oro (cf. Ex 32,1-35) ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano”.

•            No por tanto a “esta” economía de mercado: “hoy tenemos que decir no a una economía de la exclusión y la inequidad. Esa economía mata (…) Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil (…) Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera”.

•            Urge corregir el sistema. “Ya no podemos confiar en las fuerzas ciegas y en la mano invisible del mercado (…) Estoy lejos de proponer un populismo irresponsable, pero la economía ya no puede recurrir a remedios que son un nuevo veneno, como cuando se pretende aumentar la rentabilidad reduciendo el mercado laboral y creando así nuevos excluidos”.

3° CONFIAR EN EL ESPÍRITU PARA MIRARSE A UNO MISMO /13

Conversión: de un cristiano valiente a un cristiano arriesgado

3.3.10.- La tentación de la confrontación:

•            El Papa esta insistiendo en la vocación al diálogo, esta “desempolvando” la encíclica Ecclesiam
Suam del Beato Pablo VI, publicada durante el transcurso del Concilio para afianzar el verdadero
espíritu y la verdadera finalidad del Concilio. Nos esta diciendo que:

•            “Vuestra tarea principal no es construir muros, sino puentes; es la de establecer un diálogo con
todos los hombres, también con quienes no comparten la fe cristiana, pero cultivan los bienes
esclarecidos del espíritu humano; y hasta con aquellos que se oponen a la Iglesia y la persiguen
de varias maneras” (Civiltà Cattolica 14 de junio 2013).

•            “Dialogar significa estar convencidos de que el otro tiene algo bueno que decir, dar espacio a
su punto de vista, a su opinión, a sus propuestas, sin caer, obviamente, en el relativismo. Y para
dialogar es necesario bajar las defensas y abrir las puertas”.

•            El relativismo no se combate con la dialéctica, sino con la caridad, porque a ante los gestos de
la caridad se desvanece. También de la caridad intelectual, de la caridad en la evangelización, de

la caridad por el dialogo. Por eso, urge un cambio:

•         de provocar en lugar de converger y dialogar,

•         de persuadir en lugar de suscitar,

•         de discutir el relativismo a curar la soledad que provoca,

•         de pretender en lugar de amar desinteresadamente

CONCLUSIONES /1
1°/ Conclusión: Sirva como primera conclusión los cuatro

movimientos de la Iglesia en Salida que propone el Papa:

Primerear,
involucrarse,
acompañar,
fructificar
y festejar (EG, 24)

CONCLUSIONES /2
23/ Conclusión: Sirva como segunda conclusión la llamada del Papa a la opción preferencial por los pobres como primera expresión del amor contemplativo:

•            “El verdadero amor siempre es contemplativo, nos permite servir al otro no por necesidad o por vanidad, sino porque él es bello, más allá de su apariencia: Del amor por el cual a uno le es grata la otra persona depende que le dé algo gratis. El pobre, cuando es amado, es estimado como de alto valor, y esto diferencia la auténtica opción por los pobres de cualquier ideología, de cualquier intento de utilizar a los pobres al servicio de intereses personales o políticos” (EG, 199).

•            Cuando un joven le preguntó a monseñor Kike Figaredo si podía ir en verano a su misión en Camboya, este le dijo que antes tenía que pasar por un pequeño examen en el que le preguntarían a que pobres conoce en su ciudad, que problemas tiene, como se llaman, si son amigos suyos…

CONCLUSIONES /3
•            Nuestro arzobispo quiere que el Plan Diocesano de Evangelización, al igual que la primera evangelización, nazca o brote de lectura atenta y de la meditación de la Palabra de Dios, hecha en común por los fieles cristianos de la diócesis, reunidos en grupos de entre 10 y 15 personas.

•            Estamos llamados a ser el alma del mundo (el alma de Madrid): “Hay que reconocerse a sí mismo como marcado a fuego por esa misión de iluminar, bendecir, vivificar, levantar, sanar, liberar. Allí aparece la enfermera de alma, el docente de alma, el político de alma, esos que han decidido a fondo ser con los demás y para los demás” (EG, 273).

CONCLUSIONES /4
Sirva para glosar este ser “alma del mundo” este bello texto literario de la sierva de Dios Chiara Lubich:
He aquí el gran atractivo

del tiempo moderno:

abismarse en la más alta contemplación

y permanecer mezclado con todos,

hombre entre los hombres.

diría aún más:

perderse en la muchedumbre
para informarla de lo divino,
como se empapa
un trozo de pan en el vino.

Y diría más todavía:

hechos partícipes de los designios de Dios

sobre la humanidad,

trazar sobre la multitud estelas de luz

y al mismo tiempo,

compartir con el prójimo

la deshonra, el hambre, los golpes,

las pequeñas alegrías.

Porque el atractivo
del nuestro,

como el de todos los tiempos
es lo más humano y lo más divino
que se puede pensar: Jesús y María,
el Verbo de Dios, hijo de un carpintero.

1 1 1 ‘i J
jam p k

w m

i
Anuncios
Categorías:Laicos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: