Inicio > Accion Catolica > LA ACCIÓN CATÓLICA Y EL ESPÍRITU SANTO

LA ACCIÓN CATÓLICA Y EL ESPÍRITU SANTO

LA ACCIÓN CATÓLICA Y EL ESPÍRITU SANTO

http://jovenesaccioncatolicapalpala.blogspot.mx/2009/04/accion-catolica-y-el-espiritu-santo.html

Introducción , Los Pilares en que se asienta la Acción Católica , Vida Interior , Formación ,Apostolado , Las tres notas esenciales de la Acción Católica , Unión especial con el Papa , Universalidad de Campos de Acción , Organización , El Espíritu Santo , El Espíritu Busca , Silencio , limpieza , Humildad , Una mujer que se llamó María

Introducción

  • Fundada por Pío XI e inspirada por el Espíritu Santo.
  • Acción Católica “es la colaboración de los seglares en el apostolado jerárquico” (Pablo VI).
  • “A la Jerarquía corresponde la autoridad y el oficio de enseñar y guiar; la A. Católica es su dócil colaboradora, poniendo a su disposición todas sus energías. En el amor, en la obediencia, en la entrega sumisa y pronta al Sumo Pontífice y a los Obispos, encontrarán sus miembros su alegría y su fuerza, no menos que la garantía de un fructuoso éxito” (Pío XII)
  • “El fin inmediato de la A. Católica es evangelizar y santificar a los hombres y formar cristianamente su conciencia de modo que puedan impregnar de espíritu evangélico las diversas comunidades y ambientes y el mismo orden temporal, y que su actividad en este orden dé manifiesto testimonio de Cristo y sirva para la salvación de los hombres “(Articulo 2. Estatutos) .Los Pilares sobre los que se asienta Acción Católica son:
  • Acción Católica debe ser escuela de santidad” (Pablo VI)

1)      Vida Interior:

(cuida de la vida del alma mediante los sacramentos y la oración)

Pablo VI: “La asociación debe proponer con confianza, coraje y originalidad, la importancia primaria de la oración, de la lucha cotidiana por la fidelidad al bautismo”.

Sigue diciendo Pablo VI “Si queréis tener muchos miembros, entusiastas, fieles y activos, dadles una gran intensidad de instrucción religiosa, una plenitud de vida interior, abundante comunión con Cristo por la oración personal y litúrgica y por la práctica sacramental”.

La Acción Católica es, ante todo, un lugar de encuentro con Dios. La vida interior ayuda a tomar conciencia y a vivir el encuentro con Jesús, con la Iglesia prolongación de Jesús y ayuda a ser testigo para otros del Dios vivo que se ha encontrado primero por medio de esa vida interior.

Los diferentes alimentos que podemos dar al alma son:

  • Oraciones de la mañana y de la noche.
  • Santa Misa y Sagrada Comunión.
  • Visita al Santísimo y Santo Rosario
  • Lectura Espiritual y Meditación.
  • Examen general y Examen particular.
  • Retiro mensual y Ejercicios espirituales

“La vida interior sigue siendo el modo propio de recibir las irradiaciones del Espíritu de Cristo. Hace falta silencio, recogimiento, lectura, reflexión oración. Sin esto no podemos mantenernos cristianos. La cita para el encuentro con Dios está fijada dentro del alma. Es necesario experimentar su presencia, sentir su llamada.

Estamos casi fuera de nosotros mismos. Nos cuesta reflexionar y orar Es necesario dar a la vida interior su puesto en el programa de nuestra vida agitada… y un puesto principal” (Pablo VI).

2)      Formación:

(reuniones semanales donde aprendemos lo que tenemos que creer y hacer para salvarnos, cursillos, libros…)

“Para la fecundidad de la A. Católica es requisito necesario la formación profundamente cristiana de sus miembros”. La formación debe ser completa (religiosa, moral, social y apostólica)

Formación religiosa: Preparación para el ejercicio de los deberes con Dios, formación para la piedad.

Formación moral: Preparación de la voluntad para el ejercicio de las virtudes morales. Las virtudes morales se refieren a los deberes que tenemos hacia nosotros mismos y hacia nuestros prójimos.

Formación social: Los hombres tienen deberes no sólo como individuos sino también como miembros de la sociedad: estos son los deberes sociales. La educación social enseña como se deben traducir los preceptos y consejos evangélicos en la vida social, es decir, en la vida del obrero, del profesional, del empresario, del profesor, del ciudadano; cómo se deben resolver los problemas políticos y sociales a la luz del pensamiento cristiano y sobre la línea marcada por la Iglesia.

Formación apostólica: Preparación para el ejercicio de la virtud del apostolado.

Pío XI hablando a estudiantes decía: “los jóvenes deben ser educados no sólo cristiana y católicamente para su ventaja individual, para salvar la propia alma, sino también para otro cometido, el del apostolado”.

Formación intensa y especializada, adecuada a las exigencias y a los deberes del apostolado mismo.

3)      Apostolado:

“El elemento esencial del apostolado cristiano es la unión con quienes el Espíritu Santo puso para regir la Iglesia” (Vat. II)

La A. Católica nace y vive para la evangelización. Esto supone conocer, vivir y celebrar el anuncio del Evangelio, una fidelidad generosa al Señor, iluminar la vida desde el Evangelio. Evangelizar y santificar, formar cristianos adultos, para llevar el Evangelio a todos los ambientes.

Apostolado es propagar el Reino de Dios y extenderlo a todos los hombres.

“Apostolado quiere decir hacer el bien en torno de vosotros, especialmente con vuestra conducta. Quiere decir inspirar con vuestra vida la estima y deseo de la virtud. Tender en todo a ser los primeros: en la vida de alumnos, en la vida de familia, en la práctica de la caridad y en la pureza” (Pío XII)

Pío XI: Los miembros de A. Católica son un “ejército pacífico de apóstoles que quieren conquistar las almas para Cristo y la Iglesia.”.

“Para hacer participar a los seglares en un apostolado, como es el apostolado jerárquico de la Iglesia, divinamente instituido, que brota propiamente de las manos y del Corazón de Jesucristo, se necesita formar antes apóstoles, como Cristo mismo formó a sus primeros apóstoles, los participantes en su divina misión.”.

(Hablar a los demás de Jesús, invitar a otros a las reuniones, al Campamento.. .).

Las tres Notas esenciales de A. Católica son:

1.       – Unión especial con el Papa (Que hace que su apostolado sea “Apostolado oficial de la Iglesia”)

“Confió en vosotros porque la Acción Católica, por su naturaleza íntima, tiene particulares relaciones con el Papa, y por tanto, con los obispos y sacerdotes: Esta es su característica esencial” (J. Pablo II).

“ No hagáis nada sin el Obispo” Norma que viene de la tradición viva de la Iglesia.

Pablo VI:” La Acción Católica ha hecho de esta relación de colaboración cualificada con los pastores de la Iglesia su nota distintiva, su razón de ser,” “ Así vosotros sois el tejido conjuntivo más resistente de la comunidad eclesial, realizáis el grado más pleno y más intenso de comunión, al cual sea dado llegar a los fieles seglares; vosotros sois los que estáis más cerca de su oración, los más comprometidos en la acción apostólica, los más asociados al sacrificio, que la venida del Reino de Dios siempre comporta”.

2.      – Universalidad de campos de Acción

(Diversidad de Vocalías que pueden aumentar o variar, según las necesidades que se vayan descubriendo. ) (Vocalias: misiones, prensa, atlético recreativa, piedad, caridad, biblioteca, tesorería, campamentos, juveniles, pueblos)

3.       – Su determinada organización

(Como un buen ejército, para una mayor eficacia, en conexión con los obispos y el Papa).

Obispo

Comisión

Consiliario

Campos de Acción

= Actividades

Presidente

(Vocalias)

Pablo VI dice: “ Sólo hay problemas irresolubles cuando se está dividido. Para lograr la unidad, digamos la gran palabra que el mundo no quiere ni oír pronunciar, es preciso ser obedientes”.

Los laicos trabajan unidos a la manera de cuerpo orgánico de forma que se manifieste mejor la comunidad de la Iglesia y resulte más eficaz el apostolado.

Consiliario:

  • Preside en nombre de Jesús la celebración de la Eucaristía
  • Acompaña con los sacramentos, alimenta con la palabra y sirve con la entrega de su vida.
  • Acompaña el proceso educativo de los miembros de A. Católica.

Miembros de A. Católica:

Los miembros de A.C. deben ser conscientes de sus obligaciones como miembros del pueblo de Dios y la responsabilidad de hacer presente y operante a la Iglesia en los ambientes en que vivan.

Los miembros deben:

  1. A) Ejercer el apostolado en su misma vida ordinaria.
  2. B) Unirse para estudiar y revisar su acción y adelantar en su formación.
  3. C) Participar habitualmente en las actividades programadas por A.C.
  4. D) Contribuir en el sostenimiento económico de la asociación.

Ej.: San Juan Bosco: Si tenéis la suerte de estar en una asociación piadosa, procurar participar puntualmente en sus actividades y observad con exactitud aquellas normas que den los superiores. Os recomiendo por encima de todo un profundo respeto a los responsables.

En la Iglesia manteneos con particular compostura y silencio. Para confesar y comulgar preferid siempre vuestra asociación porque esto contribuirá mucho a dar buen ejemplo y a animar a los demás a la frecuencia de los sacramentos. Sed sinceros al hablar y huid de la mentira, porque si os descubren, además de ofender a Dios quedaréis deshonrados ante vuestros compañeros y superiores. Os invito también a que tengáis una confianza filial en el director, recurriendo al mismo cuando surja alguna duda de conciencia. Tened también gran respeto a todos los demás superiores y especialmente si son sacerdotes.

EL ESPÍRITU SANTO

¿Quién es el Espíritu Santo?

El Espíritu Santo es la 3ª Persona de la Santísima Trinidad, procede del Padre y del Hijo.

Jesús lo envió a su Iglesia el día de Pentecostés, para santificar nuestras almas y asistir a su Santa Iglesia. Es el gran regalo de Jesús.

Jesús ha cumplido su promesa: “No os dejaré huérfanos… El E. Santo morará en vosotros.. El os dará a entender todo lo que yo os he enseñado”. “Recibiréis el E. Santo y seréis mis testigos hasta los confines de la tierra”. “Y todos fueron llenos del E. Santo” (Hechos 2,4)

El E. Santo nos santifica por medio de la Gracia, de las virtudes y de sus dones.

No hay quien pueda ser verdaderamente hijo de Dios sino en la medida en que se deje dirigir por Él.

El Espíritu Santo tiene un papel primordial y absolutamente necesario en la obra de santificación de todas las almas El hombre es la gran obra del E. Santo

El Espíritu habita en el hombre, lo diviniza, lo convierte en un “doble” de Jesús.

El Espíritu Santo, ese gran maestro, que como dice el libro “ Imitación de Cristo” de Fray Tomas de Kempis, te explicará cada día 2 lecciones: una corrigiendo tus vicios; otra estimulándote a la virtud.

Él es el Espíritu que vivifica.

Él es el Consolador prometido por Jesús a sus discípulos.

Él quien hablará en lugar de nosotros cuando seamos acusados injustamente.

Él quien lo lleva todo a cabo en la Iglesia, asignando a cada uno el lugar que tiene destinado desde toda la eternidad. El, quien obra por el ministerio de los Apóstoles toda suerte de maravillas en las almas y hace fecundo el apostolado.

Él, quien ora en nosotros y en favor de nosotros, incluso cuando no estemos pensando en ello.

Quien pone en nuestros corazones los sentimientos de confianza y de afecto filial hacia el Padre.

Quien nos santifica haciendo de cada uno de nosotros verdaderos hijos del Padre en Cristo Jesús.

el Espíritu busca. »

SILENCIO

El que busque ruido a todas horas, el cobarde que no quiere entrar «dentro» de sí, el que tiene tiempo para todo, menos para estar consigo mismo jamás llegará a conectar con el Espíritu

El Espíritu Santo es un verdadero maestro, que no quiere imponerse por la fuerza de la voz Habla bajo Insinúa Sólo el alumno que «calle» y «escuche», podrá «oír» y «entender» El Espíritu se impone por la verdad Y el amante del ruido jamás ha sido amante de la verdad

(Qué a gusto y qué Claro habla el Espíritu Santo, cuando uno busca el silencio para escucharle’

LIMPIEZA

«Sólo los limpios de corazón verán a Dios” Limpieza quiere el Espíritu La ambición, la envidia, la impureza toda suciedad nubla la vista, ciega los ojos. embota el entendimiento

Si ponemos empeño en limpiar el corazón cada día más. aun de las cosas más pequeñas, a las que no queremos dar importancia, el Espíritu Santo se irá adueñando de nosotros, nos guiará, percibiremos su voz, su acción, su consejo… Es que «el limpísimo Huésped limpia morada requiere»

HUMILDAD

Es la condición más importante para que el Espíritu actué en nosotros Y es que la soberbia es lo que más ensucia el corazón El que no admite consejo de nadie, el que «se basta» a sí mismo, el que siempre tiene la razón, el que no admite corrección, el que es amigo de su propio juicio y de su propio parecer está completamente cerrado al Espíritu Santo

Dios sólo habla a los «pobres», a los que no se fían de sí, a los que buscan consejo, a los que reconocen sus fallos, a los humildes

“Busca el silencio,

Limpia el corazón.

Sé humilde…”

San Pablo atribuye solo al Espíritu Santo el éxito de su apostolado: “Yo, hermanos, llegué a anunciaros el testimonio de Dios no con sublimes palabras de elocuencia o de sabiduría…, mi palabra y mi predicación no tuvo discursos persuasivos de sabiduría humana, sino la manifestación del Espíritu de fortaleza… Enseñamos una sabiduría divina, misteriosa, escondida… , que no conoció ninguno de los príncipes de este siglo… Dios nos lo ha revelado por su Espíritu” (1 Cor. 2, 1-10).

“Jóvenes de Acción Católica: Marchad, caminad, como testigos del amor por el camino de la santidad y del heroísmo cristiano Estad dispuestos a dar la vida por Cristo” (Juan Pablo II)

UNA MUJER QUE SE LLAMÓ MARÍA

Una mujer silenciosa. Limpia. Humilde. Por eso actuó en ella el Espíritu Santo, en toda su plenitud. Por eso se la llama la «Esposa del Espíritu Santo. Por eso nació de ella Jesús.

Si dejamos que el Espíritu Santo actúe plenamente en nosotros, de cada cristiano sacará el Espíritu Santo una copia auténtica de Jesús. Esa es la misión del Espíritu Santo. Esa es su obra en nosotros. Ese es su “Fruto”.

Habremos, pues, de mirar a MARÍA para copiar sus virtudes. Copiar especialmente su fidelidad: María está siempre a la escucha de la voz del Señor para poner en práctica inmediatamente sus menores deseos e insinuaciones. ¡Qué a gusto tiene que encontrarse en ella el Espíritu Santo!

Y habremos de mirar a MARÍA para invocarla Ella. Diríamos, tiene el secreto de la fidelidad. Tiene ella las llaves de la virtud. Ha de ser ella quien nos enseñe a nosotros, sus hijos, la limpieza, la humildad Ella. Quien nos comunique el gozo de la fidelidad a Dios. Quien nos ayude a ser «como ella. Por algo es nuestra Madre.

“La Stma. Virgen María, Reina de Acción Católica es “el modelo perfecto de vida espiritual y apostólica” Hónrenla todos devotísimamente y encomienden su vida y apostolado a su solicitud de Madre” (J. Pablo II)

Publicado por Jóvenes de Acción Católica (Pquia Espíritu Santo)

Anuncios
Categorías:Accion Catolica
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: