Inicio > Accion Catolica > Santos y Beatos de Accion Catolica

Santos y Beatos de Accion Catolica

Santos y Beatos

Santos mártires de la ACJM

San Manuel Morales Cervantes. Nace el 8 de enero de 1898 en Sombrerete, Zac. En 1921 contrajo matrimonio; al fundarse la ACJM ingresó a ella. Cuando se extendió la Liga de Defensa al Estado de Durango, el Delegado Regional lo nombró Jefe Local de la misma en Chalchihuites.

San José Salvador Lara Puente. Nace el 13 de agosto de 1905, en Durango. A los 18 años entró a estudiar en el Seminario Conciliar de Durango; sólo estuvo 4 años, pues tuvo que interrumpir su vida estudiantil por motivos de salud. Junto con Manuel Morales y David Roldán fundó en 1926 el grupo local de la ACJM en Chalchihuites. Desempeñó el cargo de Secretario en la Liga Defensora y fue también un socio de la Unión de Obreros Católicos.

San David Roldán Lara. Nació en Chalchihuites, Zacatecas, el 2 de marzo de 1907. Quedó huérfano de padre al año de edad, y por ese motivo desde muy joven tuvo que dedicarse al trabajo para ayudar al sostenimiento de su casa. Cuando se fundó el grupo local de la ACJM en su pueblo, fue designado Vicepresidente del mismo y al renovarse la mesa directiva fue electo presidente. Al establecerse la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa en Chalchihuites, recibe el cargo de subjefe.

San Luis Bátis Sainz. Sacerdote-párroco. Nació en San Miguel del Mezquital, Zac., el 13 de septiembre de 1870. Se desempeñó como Director espiritual del seminario y párroco de Chalchihuites. Tuvo un gran celo pastoral y  capacidad organizadora; con mucha dedicación impulsó la Acción Católica. Fundó un taller de obreros católicos, y una escuela para niños.

Santa Juana (Gianna) Beretta Molla. ¡¡¡Sí a la vida!!! Esta es la opción fundamental de Gianna Beretta Molla, la pediatra de Milán muerta el 28 de abril de 1962, en el Hospital de Monza. “La vida humana es sagrada e inviolable: es un don de Dios al hombre, pero también es un don del hombre a los hermanos”. Son las dos expresiones que aparecen con mayor frecuencia en los escritos y en la vida de Gianna, y que constituyen la clave de lectura de sus opciones y de su misión apostólica. Crecida en un ambiente profundamente religioso (nació en Magenta de Milán, en 1922, décima de 13 hijos), Gianna debe mucho a la formación cristiana recibida en la Acción Católica, primero como delegada y presidente de la Juventud femenina y, después, casada, como miembro de las Mujeres de Acción Católica. Santa Gianna Beretta Molla fue una médica abnegada, una madre trabajadora, mujer profesional, y una amante esposa.

Video

 

San
Ricardo Pampuri

San Ricardo. Herminio Felipe Pampuri, nació el 2 de agosto de 1897 en Trivolzio (Pavia), y fue bautizado el día siguiente. Se graduó en medicina y cirurgía con el máximo de puntuación el 6 de julio de 1921 en la mencionada Universidad. Asiduo a la Mesa Eucarística, permanecía largos ratos delante del sagrario en profunda adoración. Muy devoto de la Santísima Virgen María, la honraba con el rezo del Santo Rosario, aún más de una vez al día.
Perteneció a la Acción Católica desde niño; cuando llegó a Morimondo, fue para el párroco un eficiente colaborador: cofundador del Círculo de la Juventud de Acción Católica, siendo su primer presidente, y organizador de una banda de música. También actuó como secretario de la Comisión Misionera de la parroquia. Organizaba tandas de Ejercicios Espirituales para los jóvenes del Círculo y para los trabajadores del campo y obreros. El Dr. Pampuri dejó su lugar como médico rural para hacerse religioso, ingresando a la Orden de San Juan de Dios, donde asumió el nombre de Ricardo. Murió santamente el 1 de mayo de 1930 en Milán.

San Alberto Hurtado Cruchaga. Nace el 22 de enero de 1901, en Viña del Mar. Ingresará a la Universidad Católica a estudiar Leyes. Mientras tanto sigue buscando activamente nuevas formas de servir a Dios y al prójimo mediante trabajos apostólicos y a través de sus propios estudios. En 1923 se recibe de abogado. Al poco tiempo ingresa a la Compañía de Jesús. Estudia en Argentina, en Barcelona, para terminar en Lovaina, Bélgica, donde además de Teología sigue la carrera de Pedagogía. Al volver a Chile, en febrero de 1936, el joven sacerdote comienza un intenso apostolado. Con los jóvenes tiene una gran sintonía. Comprende sus anhelos e inquietudes.
En 1941 es nombrado asesor de la Acción Católica, cargo en el que realiza una labor muy fecunda. Recorre Chile entero invitando a los jóvenes a conocer a Cristo y a compartir su ideal de vida. Los congrega, les da ejercicios espirituales, retiros. Más de un centenar de jóvenes, viendo a este jesuita lleno de Dios, sensible con los pobres, viril, optan por el mismo camino sacerdotal del P. Hurtado.
Como sacerdote se siente signo personal de Cristo, llamado a reproducir en su interior los sentimientos del Maestro y a derramar en torno suyo palabras y gestos que animen, sanen y den vida. En 1948, convencido de que “la caridad comienza donde termina la justicia” y de que los mismos trabajadores tienen que luchar por su dignidad, funda la ASICH (Acción Sindical Chilena). Su meta es lograr un orden social cristiano. La salud del P. Hurtado se va deteriorando rápidamente. El 19 de mayo de 1952, celebra su última misa. Ya no volverá a levantarse. Dos días después sufre un grave y doloroso infarto pulmonar, se le diagnostica un cáncer al páncreas. Muere santamente, en total paz y tranquilidad el 18 de agosto de 1952.

El Beato Pier Giorgio Frassati, nació en Turín, Italia, el 6 de abril de 1901. Su madre, pintora; su padre, agnóstico, fundador y director del diario liberal “La Stampa”. PG estudió en una escuela estatal, primero y luego en una escuela regentada por jesuitas.
La Santa Eucaristía y la Virgen María fueron los dos polos de su mundo de oración. A los 17 años de edad, en 1918, ingresó en la Sociedad de San Vicente de Paul y dedicó la mayor parte de su tiempo libre al servicio de los enfermos y necesitados, cuidando a los huérfanos y los soldados de la primera guerra mundial que volvían a su casa. Decidió estudiar para ser ingeniero en minas en la Real Universidad Politécnica de Turín, para poder “servir mejor a Cristo entre los mineros”, como dijo a un amigo. Sin embargo, sus estudios, que considera a su primera tarea, no le alejaron de su actividad social y política. En 1919 se asoció a la Federación de Estudiantes Católicos y a la Acción Católica. Oponiéndose a las ideas políticas de su padre llegó a ser miembro activo del Partido Popular que promovió las enseñanzas de la Iglesia Católica basadas en los principios de la “Rerum Novarum”. También concibió la idea de unir la Federación de Estudiantes Católicos a la Organización Católica de Trabajadores. “La caridad no basta: necesitamos una reforma social ”, solía decir trabajando para ambas.
A PG le encantaba escalar montañas. Las excursiones que organizaba con sus amigos, eran para él oportunidades de apostolado.<br  justo cuando=”” estaba=”” para=”” recibirse,=”” <strong=””>Pier Giorgio enfermó de poliomielitis, enfermedad que, según los médicos, se dio por contagio de los enfermos que atendía. Descuidando su propia salud, a raíz de la muerte de su abuela, falleció tras seis días de terribles sufrimientos, el 4 de julio de 1925, a los 24 años de edad. Su última preocupación fueron los pobres. La víspera de su muerte, con una mano paralizada, escribió un recado para un amigo, recomendándole las inyecciones de Converso, un pobre que él atendía.

 

Beata Josefina “Pina” Suriano, nació el 18 de febrero de 1915 en Partinico, Italia, en el calor de una familia modesta de jóvenes esposos.
Desde muy pequeña se involucró como miembro activo de la Acción Católica (AC), primero como “benjamina”, luego aspirante, y Joven de la AC, donde participó activamente en la vida diocesana y parroquial.
De 1938 a 1948 ejerció varias funciones en la AC; como dirigente y desde 1945 presidenta de las jóvenes.
Pina, desde muy joven, pensó en consagrase a Dios a través de la vida religiosa, pero sus padres se oponían. Amó a Jesús con un amor ardiente y fiel, hasta el punto de escribir con toda sinceridad: «No hago otra cosa que vivir de Jesús». Es así que el 29 de abril de 1932 -a la edad de 17 años-, decidió hacer voto de castidad, el cual renovaba cada mes con el permiso de su guía espiritual, demostrando que su compromiso religioso provenía de una sólida opción de vida.
En mayo de 1948, contrajo artritis reumática que le ocasionó el defecto cardiaco que la llevó a su muerte por causa de un infarto el 19 de mayo de 1950.

Luigi Beltrame y María Corsini, matrimonio de beatos. María nace en Florencia el 24 de junio en 1881; mientras que Luigi nace en Catania el 12 de enero de 1880. Los dos crecen en familias católicas y desde pequeños practican fervientemente su fe, asisten todos los domingos a Misa y participan de los sacramentos. Ambos se conocen en Roma cuando son adolescentes. Recién licenciado en Derecho, el joven siciliano conoció a la muchacha florentina alegre y decidida, y se casan en la basílica Santa María la Mayor el 25 de noviembre de 1905. Luigi es reconocido como un brillante abogado y María es profesora y escritora de temas de educación, comprometida en varias asociaciones (Acción Católica, Scout, etc.).
Tuvieron cuatro hijos: Filippo (sacer-dote), Stefania (monja benedictina), y Cesare (monje trapense). En 1913, la joven familia atravesó un momento doloroso y bastante incierto cuando el embarazo de María tuvo serias compli-caciones y los médicos pronosticaban que no sobreviviría al parto, ni tampoco el no nacido. Aunque los doctores manifestaron que un aborto podría salvar la vida de María, ella lo consulta con su esposo y deciden confiar en la protección de Dios. Y, si bien es cierto el embarazo fue duro, tanto madre e hijo milagrosamente sobrevivieron. Esta experiencia llevó a toda la familia a consolidar su vida de fe y trabajar duro por sus anhelos de santidad. Esta cuarta hija es Enrichetta (esposa y madre ejemplar) quien siempre agradeció a sus padres “aquel acto de heroismo cristiano“.
Luis y María no fundan ninguna orden religiosa, ni tienen experiencias místicas, pero convierten su trabajo en servicio habitual a los demás y vuelcan todo su cariño en la vida familiar hasta la muerte de Luigi, en 1951 y de María en 1965.

Marcel Callo nació en Rennes, Francia, el segundo de nueve hijos. Cuando tenía 12 años, se convirtió en aprendiz de imprenta y tomó el rol de hijo mayor cuando su hermano mayor entró al seminario. Era miembro de la Cruzada Eucarísica, militante de AC que enseñaba a los jóvenes a vivir una oración ininterrumpida poniendo a la Eucaristía en el corazón de su vida. También era un Scout.El 19 de abril de 1944 lo arrestaron por ser “demasiado católico” y junto con otros detenidos sufrieron de manera terrible con el régimen de los nazis. Murió el 19 de marzo de 1945, después de fuertes dolores de estómago.

Anuncios
Categorías:Accion Catolica
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: