Inicio > Liturgia > Propuestas Para Una Navidad Diferente

Propuestas Para Una Navidad Diferente

Propuestas Para Una Navidad Diferente

http://www.concepcionistas.com/taxonomy/term/167

“LA PALABRA SE HIZO CARNE Y PUSO SU MORADA ENTRE NOSOTROS” (JN 1,14)

Hacernos pequeños. Hacernos pequeños para entrar en el Reino. A contracorriente del ambiente, que nos empuja constantemente a ser más grandes que los otros, a colocarnos por encima de todos los pequeños. Como Jesús, que se hizo pequeño por amor. “¿Quién te ha hecho tan pequeño?”, le preguntaba un día san Bernardo a Jesús. Y Jesús le respondía: “Me ha hecho el amor”.

Hacernos inteligibles de los últimos. Se hace inteligible de los demás quien está cerca y se acerca, quien se dice con gestos sencillos y palabras de verdad. Jesús se hizo como uno de nosotros, se colocó abajo, donde están los más abajados de la tierra. La experiencia de su Abbá le llevó a arriesgar en el anonadamiento. Enseguida le entendieron los pastores de las afueras de Belén, los enfermos que se hacinaban en torno a los caminos, los niños, las mujeres, los pecadores arrojados de toda mirada, los extranjeros.

Mostrar la bondad en los límites de nuestra vida. No hace falta ser grandes para ser significativos. La bondad puede hacerse visible en medio de la enfermedad, en la monotonía del día a día, en la comunidad de vecinos, en los lugares de trabajo. Es posible asumir con alegría las pobrezas. Jesús, encarnándose, hizo de la fragilidad humana un signo de amor y cercanía a todo ser humano. “¡Qué bueno es este Bien nuestro!”, exclamaba admirada santa Teresa.

Mirar la creación como algo bueno. Vemos al mundo con una visión esperanzada, a pesar de todo. Es posible el encuentro de la fe y de la cultura de nuestro tiempo. Cada día podemos entrar en diálogo con “los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren” (GS 1). Cuando miramos nuestras manos descubrimos una tarea: reconciliar a los hombres y mujeres con la vida. Jesús no es amenaza del ser humano, es salvación. El roble está latente en el fondo de la bellota y el reino está dentro de nosotros (cf Lc 17,21).

Dejarnos afectar por los que peor lo pasan en el mundo. En vez de mirar hacia otra parte, volvemos la mirada para ver de cerca el rostro de los que sufren, estén cerca o lejos. Plantamos cara a la pereza de dejar para mañana lo que ya hoy puede hacernos descubrir la vida que llevamos dentro. Los pobres nos evangelizan, sacan de nosotros lo mejor. Los que vienen de lejos, distintos y distantes, son personas concretas hacia las que hay que andar, moverse, alcanzarlos para hacerse prójimos, para entablar relaciones con ellos. Jesús, en su encarnación, siempre está en éxodo hacia la humanidad, el Espíritu le unge para salir al encuentro de que le han perdido el rastro a la alegría. Jesús se interesa por cada persona, por la vida de cada persona.

Ir contracorriente de los criterios del mundo. Solo a los peces muertos se los lleva la corriente, los peces vivos se esfuerzan con denuedo por llegar a las fuentes. No se compaginan los criterios de calidad de vida que tiene el mundo con los que criterios del Evangelio. Jesús, al encarnarse, abre paso a la misericordia, que es la cualidad del corazón sensible a lo que les pasa a los otros. Jesús pasa por su corazón el rostro de que tienen la vida debilitada y le sale a borbotones la ternura. Su grito apasionado es éste: “Que todos tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10,10). Y su tarea confiada a todo el que quiera seguirle: “Sed misericordiosos como misericordioso es vuestro Padre” (Lc 6,36).

Ser signos de vida y alegría. En lo que somos y hacemos, porque no todo da lo mismo. Donde hay creatividad y belleza, se origina expectación ante el Misterio. La encarnación de Jesús genera alegría, fragancia que se extiende por los valles, buena noticia que se cuentan los pobres, unos a otros. Más allá de todo cansancio y agotamiento, se abre imparable la frescura de la vida. Así canta Juan de la Cruz, al contemplar el Misterio de la Navidad, el admirable intercambio: “El llanto del hombre en Dios, y en el hombre la alegría”.

Ver en las historias de las gentes parábolas del Dios vivo. Descubrir toda la creación, mirada por la mirada del Creador, llena de huellas. Como Jesús, que habla del Padre con su humanidad, pero que habla también del Padre con las historias que recoge de la calle y con los detalles de una creación expectante que no le deja nunca indiferente. Las semillas, el viento, la lluvia, los niños, la tierra, el color del cielo, la generosidad tan escondida de los pobres, la mujer que da a luz, el samaritano que desvía su camino para atender a malherido… todo serán parábolas vivas que hablan de un Padre que sigue actuando en el mundo.

Anunciar lo que hemos visto y oído junto al Misterio de Belén. Contrarrestar tanta palabrería que deja vacío el corazón con esa tarea, de hoy y siempre, de oírnos unos a otros la fe. Comunicar a Jesús al mundo de hoy. “Lo que hemos visto y oído os lo anunciamos” (1Jn 1,3) para que la comunión y la alegría sean completas, para lograr entre todos, viviendo la Encarnación, lo que era imposible.

Mirar la vida de las personas con atención. Para que nada se pierda. Para hacer un mundo mejor hay que empezar a mirarlo con mejores ojos. Jesús se hace carne, se hace mirada. A su paso, nada queda escondido, todo queda levantando en una dignidad y belleza inigualable. La creación a su paso se recrea.

Escuchar los sonidos de la vida. Oír voces, que antes no eran nuestras, ni nos decían nada. Jesús dejó por los caminos una música, y ahora quien la escucha, descubre lo hermosa que es la danza de la fraternidad. Jesús dirá “dichosos” a los que se pongan como tarea diaria la de la escucha.

Compartir lo pequeño. Belén es pequeña, un niño es pequeño, María y José son una familia escondida en el trabajo y el gozo de cada día. Todo es pequeño, pero Dios escoge ese lenguaje para hacerse presente en medio del mundo. Poner en el candelero lo que no cuenta, esa es su estrategia. Y lo poquito, compartido, empieza a ser una fiesta inacabable.

Arrimar el hombro para tareas solidarias. Jesús vino llamando a nuestra puerta, por si queríamos dejarle trabajar con nuestras pobrezas. El Espíritu se mueve, su imaginación nunca se agota. Donde menos se espera surgen iniciativas, siempre a favor de la vida. Hacen falta manos que apoyen, sensibilidades que se pongan al servicio del bien, dones múltiples colocados en una mesa común para continuar la transfiguración que Jesús inició en una cuna.

 

Categorías:Liturgia
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: