Inicio > Palabras de Papa Pio XI Sobre la Accion Catolica > III Fundamentos Dogmaticos de la Accion Catolica

III Fundamentos Dogmaticos de la Accion Catolica

 

 Fuente

Libro “La palabra del Papa sobre la
Accion Catolica”

 

III FUNDAMENTOS DOGMATICOS

 LOS DERECHOS DE LAS ALMAS Y DE LA IGLESIA

Los derechos sacrosantos e inviolables de las almas y de la Iglesia están representados y personificados en la Acción Católica. Se trata del derecho que tienen las almas de procurarse el mayor bien espiritual bajo el magisterio y la obra educadora de la Iglesia, única mandataria divinamente constituida de tal magisterio y de tal obra, en el orden sobrenatural fundado en la sangre de Dios Redentor, necesario y obligatorio a todos para participar de la Redención divina. Se trata del derecho que tienen, las almas, así formadas, de compartir los tesoros de la Redención con otras almas, colaborando en la actividad del Apostolado Jerárquico.

De la Encíclica “Non abbiamo bísogno” del 29 de junio de 1931.

II. ES IMPUESTA POR EL BAUTISMO Y LA CONFIRMACION

Será muy útil hacer comprender-—ya que muchos fieles aún lo ignoran—que el apostolado es uno de los deberes inherentes a la vida cristiana; y que la Acción Católica es, entre las diversas formas de apostolado, beneméritas todas de la Iglesia, la que más se adapta a las nuevas necesidades de la edad presente, edad que se encuentra todavía bajo las consecuencias deletéreas de una prolongada y ramificada obra de laicismo.

Y, efectivamente, si bien se considera, son los mismos sacramentos del Bautismo y de la Confirmación los que imponen, entre otras obligaciones, ésta del apostolado, esto es, de la ayuda espiritual a nuestro prójimo. En efecto; la Confirmación nos hace sóldados de Cristo. Ahora bien; ¿quién no ve que el soldado debe trabajar y combatir no solamente para él sino también para los demás? Mas, también el Bautismo—aunque de manera menos evidente al ojo profano— impone el deber del apostolado, ya que por aquél nos hacemos miembros de la Iglesia, esto es, del cuerpo místico de Cristo; y entre los miembros de este cuerpo —como de cualquiera otro organismo— debe haber solidaridad de intereses y comunicación reciproca de vida: “Multi unum corpus sumus in Christo, singuli autem alter alterius menbra” (Rom. XII, 5). Un miembro debe, por lo tanto, ayudar al otro; ninguno debe permanecer inactivo, sino que cada cual, a la vez que recibe, debe también dar.

Ahora bien; así como cada cristiano recibe la vida sobrenatural que circula en las venas del cuerpo místico de Cristo— aquella vida abundante, que Cristo mismo dijo haber venido a traer a la tierra: “Vení ut vitam habeant, et abundantius haheant” (Joan. X, 10)— así también la debe transfundir en otras que no la poseen, o que la poseen muy escasamente y sólo en apariencia.

De la carta del Santo Padre el 10 de no¬viembre de 1933 al Card. Patriarca de Lisboa.

III.     LA ACCÍON CATOLICA Y EL BAUTISMO

A la Acción Católica se le puede, llamar la realización práctica del Santo Bautismo, pues es la práctica y el desenvolvimiento de todas las gracias que el Bautismo confiere a las almas.

Del discurso del Santo Padre el 11 de agosto de 1937 a las Dirigentes Diocesanas de la Juventud Femenina de Acción Católica de Lacio.

 

IV.     ES IMPUESTA POR EL PRECEPTO DE AMAR A DIOS Y AL PROJIMO

El apostolado de la Acción Católica obliga tanto a los sacerdotes como a los seglares, aunque no de la misma manera, porque a todos nos obliga el precepto común de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.

Efectivamente, quien ama a Dios no puede menos que querer que todos le amen; y quien verdaderamente ama al prójimo, no puede menos de desear y trabajar por su eterna salvación. En esto, como en su fundamento, se basa el apostolado, el cual no es otra cosa que el ejercicio de la caridad cristiana, la cual obliga a todos los hombres.

De la carta del Santo Padre el 4 de febrero de 1931 al Episcopado Argentino.

V.      SE DERIVA DEL AMOR A JESUS

El apostolado no proviene de una tendencia puramente natural a la acción, sino que es fruto de una sólida formación interior, es la necesaria expansión de un amor intenso a Jesucristo y a las almas redimidas con su sangre preciosa, que le lleva a imitar su vida de oración, de sacrificio, de celo inextinguible y de donación sin límites. Esta imitación de Jesucristo suscitará multiplicidad de formas de apostolado en los diversos campos donde las almas están en peligro, o se hallan comprometidos los intereses del Rey Divino; se extenderá por lo tanto esta Acción Católica a todas las obras de apostolado que de cualquier manera caigan dentro de la misión divina de la Iglesia, y por consiguiente penetrará no solamente en el ánimo de cada uno de los individuos, sino también en el santuario de la familia, en la escuela y aun en la vida pública.

De la Carta Apostólica del Sto. Padre al Episcopado Mexicano el 28′ de marzo de 1937.

VI.     ES UNA MANIFESTACION DE GRATITUD HACIA JESUCRISTO

Pero, además del motivo de caridad, el apostolado cristiano es obligatorio por razón de la gratitud que debemos a Jesucristo.

Porque cuando hacemos partícipes a los demás de los dones espirituales que hemos recibido de la divina largueza, satisfacemos los deseos del Corazón dulcísimo de Jesús, que no anhela otra cosa que ser reconocido y amado, según El mismo lo dice en el Evangelio: ¿Igneon veni mittere in terram. et quid volo nisi ut accendatur?

De la carta del Santo Padre el 4 de febrero de de 1931 al Episcopado Argentino.

VII. NO SE DA VERDADERA VIDA CRISTIANA SIN ACCION

Cuando estas verdades fundamentales de la fe sean bien consideradas por los fieles, no dudamos que un nuevo espíritu de apostolado se posesionará de sus corazones y germinará en una acción intensa; porque no se puede concebir vida verdadera sin acción, siendo ésta no sólo una manifestación, sino el coeficiente necesario y la medida misma de la vida.

De la Carta del Santo Padre el 10 de noviembre de 1933 al Card. Patriarca de Lisboa.

Es necesario vivir la vida cristiana y trabajar. Porque, efectivamente, ¿qué cosa viene a ser la vida sin la acción? y ¿cómo se puede concebir la acción sin presuponer la vida? Una vida cristiana, sin aquella particular Acción que es llamada justamente Católica, resulta inerte y árida. Precisamente por esto la Acción Católica es tan querida del Papa. Es necesario que todos, los jóvenes y los no, jóvenes, las doncellas y las madres cristianas, todos trabajen y se afanen por la Acción Católica.

Del discurso del Santo Padre el 22 de mayo de 1933 a la Peregrinación Española.

VIII. A. C. SIGNIFICA VIVIR VERDADERA VIDA CATOLICA.

Decir Acción Católica significa y debe significar vida católica, que es lo que hace tan preciosa a la Acción Católica, y lo que hace vivir exacta y substancialmente la vida de la Iglesia; y es por esto que el Santo Padre ha dicho siempre que la Acción Católica es la pupila de sus ojos y lo que le llega más al corazón.

Del discurso del Santo Padre el 22 de julio de 1938 a los Asistentes Eclesiásticos de la Juventud Masculina.

Decimos Acción Católica, pero podríamos llamar a este apostolado vida católica, porque así como no hay acción sin vida, así no hay vida sin acción. Por eso la Acción Católica se propone formar católicos sinceros que conozcan, amen y practiquen íntegra- mente la fe cristiana, que muestren con hechos cómo es posible llenar completamente los deberes cristianos en cualquier medio, condición o profesión social.

No es posible que esos católicos íntegros, ejemplares y animados del verdadero espíritu cristiano, dejen de experimentar claramente el deseo, y el deber, de cooperar con la Jerarquía a edificar y ampliar el cuerpo místico de Cristo, conquistándole nuevos miembros.

Se puede por lo tanto afirmar que en los que realmente aman y practican la Acción Católica, coinciden perfectamente vida católica íntegra y fervorosa y vida apostólicamente activa; se puede decir que esa vida católica fervorosa que por un lado crece en el individuo, por otro se comunica a quienes la poseen imperfectamente o a aquellos en quienes se ha extinguido. Los buenos socios pues de la Acción Católica dentro de los justos límites, son propagadores y defensores de la vida sobrenatural de los demás.

De la carta del Santo Padre el 18 de enero de 1939 al Episcopado Filipino sobre la manera de intensificar la vida cristiana.

IX. ES SEÑAI. Y MEDIDA DE VIDA CRISTIANA

La Acción Católica es, precisamente, la señal y medida de la vida cristiana traída por el Divino Redentor. La Acción Católica no es una acción como quiera, un “dinamismo” cualquiera, para emplear una palabra de moda. Es vida y coeficiente de vida cristiana. Y de esta manera se entiende cómo, hasta en los primeros anuncios de la Redención hechos al mundo, encontramos la Acción Católica.

Del discurso del Santo Padre el 21 de abril de 1934 a los alumnos de los Institutos Eclesiásticos de Roma.

X.      ES CONTINUACION DE LA OBRA DEL REDENTOR

El Hijo de Dios se representaba a Sí mismo y a los fieles en el símbolo que ha recorrido y recorrerá todos los siglos: El Buen Pastor que se complace en sus ovejas, declarando, además, haber venido para traerles la vida con abundancia cada vez mayor. Ego autem veni, ut vitam habeant et abundantius habeant. Y es esto exactamente lo que hacen los sacerdotes, ahí presentes, cuando trabajan en la Acción Católica: conservan, alimentan y desarrollan la vida sobrenatural en las almas, principalmente en aquellas que son más gratas al Corazón Divino, [1] las primeras que El ha distinguido entre las filas de los Redimidos.

Del discurso del Santo Padre el 2 de febrero de 1934 a los Asistentes Diocesanos de la Juventud Masculina de Acción Católica Italiana.


[1] Los inscritos en la Acción Católica

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: