Inicio > Virilidad y vocacion Cristiana > 4. Educacion de la sexualidad

4. Educacion de la sexualidad

4.     EDUCACION DE LA SEXUALIDAD

Fuente: “Vocacion y Virilidad Humana” Editada por la ACJM nacional 1970

I Introducción

Si la sexualidad es una condición normal de nuestro existir, esa sexualidad debe desarrollarse también normalmente. Lo que equivale a decir que debe ser educada, formada, desarrollada para realizar su especia’ función.

Ya conocemos que la cualidad de ser hombre o de ser mujer los capacita para poder cooperar en la obra creadora de Dios procreando hijos dentro de la familia que formen. Y también les da características específicas que les permitan ser y actuar en forma distinta uno de la otra.

II DESARROLLO

Educar, pues, esa nuestra condición sexual, o educamos tomando en cuenta esa condición sexual, significa que debemos prepararnos para que podamos actuar normalmente en relación a nuestra calidad humana, sea como hombres, los que somos hombres, sea como mujeres, las que son mujeres.

Esa preparación incluirá, en primer lugar, un conocimiento exacto y recio de la forma en que debe trabajar normalmente nuestro organismo; de la forma en que para nuestro correcto funcionamiento están trabajando las glándulas que distinguen a hombres y mujeres.

Saber que la diferencia de sexos está ordenada a la procreación y solamente para procrear se producen en nuestro interior ciertas celdillas que están preparadas especialmente para eso, nos indicará que únicamente los esposos que se unen para formar una familia tienen necesidad de realizar esos actos y, a la vez DEREÍCHO a realizarlos entre sí.

SEXO Y CASTIDAD

Saber que no causa daño alguna la absoluta castidad sino que, por el contrario, es conveniente, benéfica, digna, nos hará sentirnos contentos, satisfechos, orgullosos de saber guardar la castidad no solamente antes sino también después de] matrimonio, dentro del cual pueden eximirse los esposos de trato carnal por motivos espirituales, morales y de salud.

SEXO — CIENCIA — RELIGION

Saber que la ciencia no se opone en nada a la religión en cuanto a lo que está prescrito en relación al sexo, nos hará sentirnos dignos de obedecer los dictados de la religión y a la vez sentirnos más racionales al seguir los dictados de la ciencia que, si verdaderamente es ciencia, no puede contrariar los dictados de la sana razón que nos indica que si Dios ha hecho al hombre en determinada forma y lo ha dotado de determinados órganos, éstos tienen su función propia y solamente deben ser utilizados para cumplirla.

Además, el conocimiento y educación de nuestra sexualidad, nos indicará la forma correcta de vivir de acuerdo con nuestro sexo, no teniendo modales ni actitudes que corresponden al otro sexo para que así las mujeres, viendo su femineidad y los hombres su masculinidad, afirmen las características propias que haciéndolos distintos, los hacen complementarios.

CELIBATO Y SEXO

Por último, el conocimiento de lo referente a nuestra sexualidad nos indicará que no es una necesidad, ni una obligación personal de todos y cada uno de los humanos, casarse, y realizar los actos necesarios para la generación.

Por muchas circunstancias y una de ellas —^para nosotros principalísima— es el voto religioso. Una persona puede renunciar a todo género de contacto camal y a su derecho a reproducirse, debiéndose tener esta actitud como la elección de un estado al que no todos son llamados, pero al que deben llegar todos los que sean llamados por Dios, pues El les dará abundantes gracias para cumplir su voto.

Por lo demás, tanto el joven que ha hecho voto de castidad, como el soltero, como el viudo, nada pierden en su calidad humana masculina al conservarse castos. En ellos la virilidad puede acentuarse mediante la realización de actividades en que las características masculinas se necesitan, se pongan en ejercicio y se afirmen.

EJERCICIO Y SEXO

Además del conocimiento sobre las condiciones en que se desarrolla nuestra sexualidad, quien quiera educarse en este aspecto necesita un verdadero ejercicio para el control de la misma, en forma similar al control que debe tenerse para el ejercicio muscular, el ejercicio sensorial o el uso de la inteligencia.

El prepararse adecuadamente para poder sostener un hogar, es tarea de hombres; enseñarse a soportar las fatigas, es tarea de hombres; saber sacrificarse por los demás, es tarea de hombres; defender al débil, es una forma de ejercer la paternidad; aceptar el combate contra las propias pasiones, es virilidad; no rehuir las responsabilidades es propio de quien verdaderamente es hombre.

Y este ejercicio cotidiano, permanente, consuetudinario, constante y repetido, es el que logra verdaderos hombres.

Si un joven así entrenado, así educado, llega al matrimonio, sabrá afrontar la responsabilidad de sostener un hogar, de soportar las fatigas de defender a sus hijos como seres más débiles que son. Sabrá sobreponerse a la tendencia a buscar solamente el placer en el matrimonio; buscará crear condiciones familiares, sociales y nacionales adecuadas para que sus hijos, su esposa, los suyos y todos los hombres es en general, vivan una vida mejor.

Si un joven así entrenado renuncia a la paternidad física para consagrarse por voto religioso a Dios y al servicio de la Iglesia, sabrá también vencer sus propias pasiones, se desbordará en servicios a los hermanos, tendrá una fuerza tremenda para ejercer la paternidad espiritual y podrá llevar a muchas almas a Dios y crear muchos servicios para los hombres.

III RESUMEN

¿Qué exige la educación de la sexualidad»

¿Se opone el sexo a la castidad?

¿Qué relación hay entre sexo, cimicia y religión?

¿Por qué es importante el ejercicio en la educación de la sexualidad?

IV        ENCUESTA

VER: ¿Podemos decir que los jóvenes que conocemos tienen todos una buena educación de la sexualidad? ¿Por qué?

JUZGAR: Ante estas realidades: ¿Cuál debe ser nuestra actitud ante ellos como grupo de Acción Católica? ¿Cómo podemos ayudarlos ?

ACTUAR: El Grupo, como tal, tiene una tarea concreta: ¿CUAL ES?

V         CONSIGNA PERSONAL

¿Qué haré para tener una educación de la sexualidad?

¿Cómo ayudaré a mis compañeros en su educación sexual?

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: