Accion Catolica: Definicion

II LA DEFINICION

LIbro Palabra del Papa sobre la Accion Catolica, Ediciones de la Junta Nacional de Mexico, 1946

I. DEFINICION INSPIRADA EN LOS TEXTOS DE LA SAGRADA ESCRITURA

Desde el principio de nuestro pontificado invitamos paternalmente a la Jerarquía y a los fieles a preparar y a organizar al pueblo para el apostolado, que inspirándonos en textos de la S. Escritura definimos; la participación de los seglares en el apostolado de la Jerarquía; al cual hemos dado el nombre de Acción Católica.

De la Carta Apostólica del Santo Padre el 18 de enero de 1939 al Episcopado Filipino, sobre la manera de intensificar la vida cristiana.

II. LA VERDADERA DEFINICION

La verdadera Acción Católica como Nos la queremos y como la hemos definido repetidas veces, es la participación de los seglares católicos en el Apostolado Jerárquico para la defensa de los principios religiosos y morales, para el desarrollo de una sana y benéfica acción social, bajo la dirección de la Jerarquía Eclesiástica, fuera y por encima de los partidos políticos, y con el fin de restaurar la vida católica, en la familia y en la sociedad.

De la carta del Santo Padre el 30 de julio de 1928, a la Presidenta General de la Unión Internacional de ligas Femeninas Católicas.

III. REFERENCIA A LA ENCICLICA: UBI ARCANO

En nuestra primera Encíclica: “Ubi Arcano” definimos la Acción Católica: la participación de los seglares en el Apostolado Jerárquico, y declaramos que la Acción Católica debe considerarse por los Sagrados Pastores, como algo que necesariamente pertenece a su ministerio, y por los fieles, como un deber de la vida cristiana.

De la carta del Sto. Padre el 26 de enero de 1927, al Card. Gasparri.

IV. FORMULADA ANTES POR S. PABLO

Los apóstoles que por todas partes se habían esparcido para evangelizar al mundo, encomiendan al amor y a la gratitud de los primeros fieles a aquellos que les habían ayudado en la evangelización. “Adiuva illas quae mecum laboraverunt in Evangelio”. (Ph. IV, 3). Se hablaba de mujeres y, por consiguiente de seglares. Puede decirse, que, precisamente, con estas palabras, el Apóstol había preparado la actual definición que el Papa ha dado de la Acción Católica: “La colaboración de los seglares en el Apostolado Jerárquico”, es decir, en aquella que ha sido y es la obra de la redención; obra que será siempre la gran misión de llevar el pensamiento, el sentimiento, la palabra de Nuestro Señor a los pueblos y a cada una de las almas. Por lo tanto; cuando el Papa dio esta definición de la Acción Católica: “La colaboración de los seglares en el Apostolado Jerárquico” no hizo otra cosa que repetir lo que el Apóstol había ya dicho y formulado desde tanto tiempo antes. Esta Acción Católica que entra en el mundo visitado, habilitado y redimido , por Dios, alcanza el instante mismo de las primeras vicisitudes del Cristianismo y de la Redención.

Del discurso del Santo Padre el 12 de marzo de 1936, a los Institutos Eclesiás¬ticos de Roma.

V.      VENTAJAS DE LA DEFINICION

Una de las cosas en gran manera útiles, en especial cuando se trata de la enseñanza, es la de volver a las fuentes. Tratándose de la Acción Católica, se complacía en advertir que era su intento el remontarse precisamente al concepto primitivo y básico de la misma. Nos colocamos en las mismas condiciones del Apóstol San Juan, el cual, en su gloriosa y avanzada edad, no cesaba de repetir a sus jóvenes discípulos, con una asiduidad al parecer, quizá excesiva, el recuerdo del mandato divino de la caridad. También ahora el Papa, con relación a la Acción Católica, cree útil volver frecuentemente al primer concepto, a la definición misma de la Acción Católica. Ella es la cooperación de los seglares en el Apostolado Jerárquico. Esta misma definición, esta noción primera, ofrece conclusiones tales que, por encontrarnos precisamente en las raíces son las más verdaderas, las más útiles, las más necesarias, y que siempre deben tenerse presentes.

Del discurso del Santo Padre el 14 de marzo de 1935, a los alumnos de los Institutos Eclesiásticos de Roma.

El punto de partida es siempre la definición de la Acción Católica que Su Santidad había dado ya desde el principio de su Pontificado, desde su primera Encíclica: “La Acción Católica es la participación de los seglares en el Apostolado Jerárquico de la Iglesia”. Pocas palabras son éstas, pero contienen muchas cosas, gran sentido, y todo aquello que se necesitaba y se necesita que haya en una definición, la cual, como se sabe, para que sea verdaderamente tal, debe contener, en cuanto sea posible, todos los elementos esenciales y substanciales de la cosa que se quiere definir.

Del discurso del Santo Padre el 19 de abril de 1931, a las Asociaciones Católicas de Roma.

VI.     NO SIN INSPIRACION DIVINA

La misión de cooperar en la Acción Católica es una misión alta y sublime, ya que debe siempre recordar que el Santo Padre, reflexiva y deliberadamente—más aún, no sin inspiración divina— definió la Acción Católica en su primera Encíclica: “La participación de los seglares católicos en el apostolado verdadero y propio de la Iglesia”. Es este un llamamiento a cooperar en el apostolado de los verdaderos y propios apóstoles; el de los sacerdotes y de los obispos. “Toda la substancia grande y divina de la Acción Católica, el punto del cual todo se deriva, es ésta: solicitud por las almas propia y ajenas, apostolado y propagación del bien en todas las direcciones y medidas posibles. Esta es la substancia y la veneranda belleza histórica de la Acción Católica.

Del discurso del Santo Padre el 19 de marzo de 1927, a las obreras de la Juventud Femenina de Acción Católica Italiana.

Contribuyendo las mujeres católicas cada vez con más eficacia, en la actividad del apostolado de verdadero y propio nombre, en el mismo Apostolado Jerárquico, se harán más y más beneméritas de las almas, de los individuos, de la familia, de la sociedad, y de la Iglesia; y según las grandes líneas trazadas ya por el Pontífice en su primera Encíclica, en la cual, no sin una especial inspiración de Dios, definió la Acción Católica como la participación, la colaboración de los seglares en el Apostolado Jerárquico de la Iglesia, serán: todo lo que hay de más hermoso y más santo, puesto que esta actividad de apostolado se identifica con la obra misma y la vida del Redentor.

El punto esencial, el tema principal de la vida divina acá en la tierra, fue la formación de los apóstoles. A su vez, los apóstoles se dieron prisa en procurarse colaboradores entre los hombres y entre las mujeres; más aún, éstas ocuparon uno de los primeros lugares en la colaboración para difundir el Evangelio: “quae mecum lahoraverunt in Evangelio”.

Del’ discurso del Santo Padre el 6 de abril de 1934, a las Ligas Femeninas Católicas Internacionales

Ante la intensa y variada actividad de los enemigos de la fe, que va causando en el pueblo, especialmente en las clases obreras y en la juventud, lamentables ruinas, el Clero no es ya suficiente para luchar sólo contra los innumerables propagandistas del mal y contra los poderosos medios modernos de que disponen, ni puede su actividad llegar a todas partes ya por la resistencia que oponen ciertos ambientes y personas, ya por su misma dignidad sagrada, que le impide penetrar donde son más grandes la necesidad y el peligro de las almas.

Aquí salta a la vista la necesidad de la colaboración de los fieles que no sin inspiración divina hemos definido participación de los seglares en el Apostolado Jerárquico de la Iglesia.

De la carta del Santo Padre el 14 de febrero de 1934, al Episcopado Colombiano.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: