3 Sexualidad

3.     SEXUALIDAD

I          INTRODUCCION

En el mundo encontramos, entre los seres humanos, HOMBRES y MUJERES.

Dios lo ha querido así.

Los HOMBRES y las MUJERES se distinguen por su sexo. Es decir, por órganos sexuales que Dios quiso dar a unos y a otras.

Estos órganos están ordenados a la reproducción de la especie humana, a su perpetuación, a su permanencia en el mundo, en que Dios colocó al hombre.

Dios lo quiso así.

II         DESARROLLO VOLUNTAD DEL CREADOR

Si Dios hubiese dispuesto otra cosa, los hombres podrían empezar a ser —o como decimos, nacerían— en otra forma, sin intervención del hombre.

Pero Dios ha querido que el hombre sea precisamente un colaborador en su obra creadora y para ello dotó del sexo a su creatura predilecta. Hizo a los seres humanos hombres y mujeres.

También a los animales y a muchas plantas los dotó de sexo, pero como ni las plantas ni los animales tienen racionalidad ni libertad, realizan su reproducción de acuerdo con rígidas leyes que se cumplen sin fallas, inexorablemente.

RESPONSABILIDAD DEL HOMBRE

En cambio, el hombre puede cooperar o no a esa obra creadora de Dios y, por lo mismo es responsable del uso de sus órganos sexuales.

Pero los órganos sexuales no solamente sirven para la reproducción, tiene otras finalidades que cumplir constantemente, permanentemente, por lo que podemos decir que esas funciones de los órganos del sexo sí ha querido Dios que se cumplan y realicen en todos los humanos, fuera de la libertad humana.

Tales finalidades son, como ejemplo, que el cuerpo humano masculino sea distinto del cuerpo humano femenino; que los músculos del hombre sean más fuertes que los músculos de la mujer; que los huesos del hombre sean más duros que los de la mujer, que las formas del hombre sean, en general angulosas y las de la mujer, redondeadas.

El hombre puede hacer grandes y más violentos esfuerzos físicos; la mujer tiene capacidad para un mayor tiempo de esfuerzo, más pequeños pero continuados.

Pero lo que más distingue al hombre de la mujer, es su manera de pensar, de raciocinar, de sentir, de imaginar. Es decir, las expresiones del alma y de la mente son muy distintas en el hombre y en la mujer.

El hombre tiende a la violencia, la mujer a la prudencia.

El hombre, en general, es arriesgado, la mujer es más sentimental.

La mujer busca en las cosas la belleza y el hombre busca preferentemente la utilidad.

EL HOMBRE, SEXO FUERTE

Aunque el hombre es llamado “sexo fuerte”, tiene sus grandes debilidades relacionadas especialmente con su deseo de dominio, su deseo de triunfo, el alto concepto que tiene de sí mismo. Por eso es sensible a la adulación, a la tentación del poder, al afán de riquezas.

La mujer, a pesar de ser llamada el “sexo débil”, tiene sus grandes cualidades. Sabe sufrir más, resiste más al dolor físico y aún al moral. Es más sacrificada por sus hijos, llega más frecuentemente a la entrega de su propia vida por amor a los hijos, a su esposo, a su familia.

CARACTERISTICAS DEL SEXO

Las características “masculino” y “femenino” son distintas en muchos aspectos. Y también lo son en el modo de mostrarse a los demás.

Por ello, el vestido en la mujer tiene el objeto secundario de adornarla para hacer que se vea más atractiva, más bella, más interesante, además de cubrirla y abrigarla. Por eso su ropa es de vistosos colores, de telas delicadas, floreadas, con adornos. Por eso se pintan frecuentemente los labios, los carrillos, los ojos y se ponen pulseras, collares, adornos, etcétera.

El hombre, en cambio, es sobrio en el vestir, no usa cosméticos, ni se ondula el pelo. Los colores de su vestido son distintos.

Y cuando reflexionamos lo distinto que son en sus manifestaciones y pensamientos los hombres y las mujeres, podemos ver que ni el hombre es superior a la mujer, ni la mujer es superior al hombre. Tampoco son iguales. Simplemente, son distintos.

Distintos y complementarios uno del otro. Junto a la dureza del hombre, la suavidad de la mujer. Junto al sentimentalismo de ella, el razonamiento de él. Frente a la tendencia a condenar del hombre, la inclinación de perdonar en la mujer.

Cuando un hombre y una mujer se unen en matrimonio y si ambos son claramente definidos, es decir, él es muy hombre y ella es muy mujer, la familia se desarrolla en armonía y los hijos reciben la influencia de ambos padres que producen un magnífico equilibrio.

Los hijos, desde pequeños, deberán actuar como lo pide el ser hombre o el ser mujer, cosa que determina el sexo.

Es. pues, el sexo algo muy digno, algo maravilloso y de grande importancia.

Por estar sujeto a nuestra voluntad, en lo que se refiere al uso de los órganos sexuales, establece para el joven y para la joven la necesidad de fortalecer la voluntad para no dar otro uso que aquel ordenado por Dios; uso al cual se puede renunciar para abrazar el estado religioso, el sacerdocio o el celibato, en los cuales la potencia no usada para la generación se convierte en motor de una fuerza incalculable para desarrollar otras tareas.

Y en aquella otra fase que no corresponde a la libertad humana, el joven y la joven deben portarse de acuerdo a su sexo, no usando ellas lo que corresponde a ellos y no siendo como puede permitirse y aún verse bien en ellas.

Porque aunque las sustancias que producen esos órganos son las que determinan los modos de ser y de actuar, el desviar esos modos puede hacer aparecer al hombre menos hombre y a la mujer, menos mujer.

Y Dios quiere que hombres y mujeres se distingan bien, se comporten como tales y, si ellos quieren, se conviertan en leales cooperadores de su obra creadora.

III RESUMEN

iCuál es la voluntad del Creador en cuanto al sexo?

¿Qué responsabilidad tiene el hombre en el uso de sus órganos sexuales? ¿Qué otras finalidades tienen los órganos sexuales? i Qué características tiene el sexo?

IV        ENCUESTA

V E R:— JUZGAR:—

¿Qué concepto se tiene en tu ambiente sobre el sexo?

¿Qué consecuencias tienen estos conceptos en la vida los muchachos?

ACTUAR:—

¿Qué puede hacer el Equipo para que se conozca el verdadero concepto del sexo?

V            CONSIGNA PERSONAL

 ¿Qué harán p^a prodigar sobre el concepto del sexo?

¿Cómo ayudarás a tus compañeros para que tengan ideas claras sobre el sexo?

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: