Inicio > Cuentos para educar > Encuentra tu tesoro

Encuentra tu tesoro

Encuentra tu tesoro

P. DENNIS DOREN L.C.
6 Noviembre 2011, http://www.am.com.mx

Qué emoción es buscar y encontrar tesoros. Creo que es una de las aventuras más emocionantes en la vida, porque la vida está lleno de tesoros, están a nuestro alrededor, nos acompañan siempre, hasta podríamos decir van junto a nosotros: Dios, nuestra familia, nuestros triunfos, nuestras ganas de vivir y de hacer cosas grandes, la amistad, la felicidad, el poder hacer cosas buenas para nuestra sociedad, un buen consejo, etc. Vaya, vaya, cuántos tesoros rondando por ahí, la vida es realmente una búsqueda continua de tesoros, tesoros que te harán verdaderamente feliz, pero ¿porqué nos afanamos tanto y buscamos y buscamos y parece que no los encontramos? Esta historia te dará parte de la respuesta.

Un bello día de otoño, la pequeña y ágil ardilla Esmeralda, que vivía en la aldea de Tamara, recibió una invitación muy especial: fue invitada a participar en la búsqueda de un tesoro que iba a llevarse a cabo en la Fiesta de las Hojas, en el pueblo donde vivían sus primas, situado en el bosque de las Letras Mágicas.

Nuestra amiga Esmeralda se puso muy contenta y se apresuró a responder afirmativamente a la invitación. Esperaba ser la primera en encontrar el tesoro. Sabía que todas sus primas ardillas estarían allí y estaba ansiosa por verlas de nuevo y competir con ellas.

Finalmente llegó el día tan esperado. Esmeralda estaba en la línea de partida. La ardilla jefe dio las instrucciones, después todos nuestros amigos tomaron un sendero.

Desdichadamente, en la primera etapa, Esmeralda pronto se dio cuenta de que no era capaz de leer el cartel indicador porque, hasta ese momento, no le había parecido importante aprender a leer. Por más que intentaba entender lo que decía, no lo lograba.

Entonces se dijo: “Bueno, no es tan importante, de todos modos voy a encontrar el tesoro”. Después tomó una dirección equivocada y se encontró ante un pantano que no pudo atravesar, allí se desconsoló mucho y empezó a llorar, cuando de pronto apareció un pequeño duende vestido con letras de muchos colores.

El duende, que sabía todo, comprendió el desconcierto de nuestra amiga y le dijo: “Yo poseo el secreto que te conducirá hasta el tesoro, pero deberás pasar diferentes pruebas:

En primer lugar, deberás reconocer las letras que te voy a lanzar. Después volverás al lugar de partida y, colocando correctamente una de mis letras mágicas sobre cada cartel, descubrirás cómo llegar al más bello de los tesoros”.

Nuestra amiga, que afortunadamente ya conocía el alfabeto y quería ganar a toda costa, se apresuró a seguir las indicaciones del duende y así logró encontrar el tesoro.

Se sentía muy orgullosa de sí misma, pero su tesoro más grande fue darse cuenta de la importancia de aprender a descifrar las palabras y las frases.

¿Tú quieres encontrar el tesoro de tu vida, quieres ser feliz?, es muy fácil, descifra las palabras que necesitas saber para encontrarlo, ama, sé paciente, ten esperanza, sé bueno, sigue tu conciencia y escucha a Dios.

(*) Cuento tomado de Cuentos para Crecer y Curar, Michel Dufour, Ed. Sirio

Categorías:Cuentos para educar
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: