Inicio > DSI > El trabajo

El trabajo

U.D. 8   EL TRABAJO

FORMACIÓN HUMANA, SOCIAL Y RELIGIOSA.

Instituto Politécnico San José.  Valencia.

Ciclos Formativos de Grado Superior

I.       CUESTIONES Y PROBLEMAS.-

1.-      ¿ El trabajo es una carga antihumanitaria y deshumanizante o un valor humano? ¿Estás de acuerdo con los textos siguientes?

“La fuerza del trabajo en acción, el trabajo mismo, es la propia actividad vital del obrero, la manifestación misma, de su vida.  Y esta actividad vital tiene que venderla a otro para asegurarse los medios de vida necesarios.  Es decir, que su actividad vital no es para él más que un medio para poder existir.  Trabaja para vivir.  El obrero ni siquiera considera el trabajo parte de su vida; para él es más bien un sacrificio de su vida.  Para el obrero que teje, hila, taladra, tornes, construye, cava, machaca piedras, carga etc.  ¿son estas horas de tejer, hilar, tornear, … manifestación de su vida?  Al contrario, para él la vida comienza allí donde terminan estas actividades, en la mesa de su casa, en el, banco de la taberna…”  (Marx)

“El carácter extraño del trabajo se evidencia claramente en el hecho de que tan pronto no existe coacción física o de cualquier otro tipo, se huye del trabajo como de la peste.  El trabajo externo, el trabajo en el que el hombre se alinea, es un trabajo de autosacrificio, de ascetismo”.  (Marx)

Así “el trabajo, la actividad vital, la vida productiva misma aparece como un medio para la satisfacción de una necesidad, de la necesidad de mantener la existencia física” (Marx)

2.       El trabajo, ¿aliena la relación entre los hombres o los descubre como hermanos?  Comenta el texto siguiente.

“En el trabajo quedan pervertidas todas las relaciones humanas, que adquieren un carácter inhumano”.  “El otro interesa sólo como medio”  (Marx)

3.       Reparto del trabajo.

¿Que te parece la práctica habitual de horas extraordinarias y el pluriempleo, tanto en una situación laboral normal (sin paro), como en una situación de paro?.

4.       Paro.-

¿Que líneas de acción propondrías para superar el paro?

CUESTIONES Y PROBLEMAS .-

5.       Salario. –

¿Cuándo un salario será justo?.  Criterios para determinarlo. ¿Quien ha de determinar el salario:  el Estado, el empresario, los obreros?

6.       Voltaire: (COMENTAR)

“E] jornalero y el artesano deben estar reducidos a lo indispensable para hacerles trabajar; ésta es la naturaleza humana.  Es inevitable que la mayoría sea pobre, sólo es necesario que no sea miserable.”

7.       Capital y trabajo.

¿Qué es más importante el capital o el trabajo?.  ¿Qué ha de estar subordinado a qué?.  ¿Por qué?.  ¿Hay alguna alternativa al capitalismo y al colectivismo?.

8.       Empresa y trabajo.

Haz un plan de empresa modelo en cuanto a:

a)      Salarios,

b)      Participación en los beneficios,

c)      Condiciones de trabajo ….

ESQUEMA DEL TEMA

EL TRABAJO: DERECHO Y DEBER.

1.       Definición de trabajo.

1.1.     Definición de trabajo y clases de trabajo.

1.2.    Grandeza y dignidad del trabajo.

1.3.    El trabajo y la alienación del hombre.

1.4.    Trabajo y capital.

2.       El derecho del trabajo.

3.       El deber de trabajar y las condiciones del trabajo.

4.       Retribución del trabajo.

4.1.    ¿Qué es el salario?

4.2.    Clases de salario.

4.3.    El salario justo y sus condiciones.

4.4.    Participación en los beneficios de la empresa y cogestión.

S. Teología del trabajo: visión cristiana del trabajo.

6.       Temas afines:

6.1.    Derecho y deber de sindicación.

6.2.    El derecho de la huelga.

6.3.    Visión liberal, colectivista y cristiana de la empresa.

6.4. El paro.

¿QUÉ SE ENTIENDE POR TRABAJO?.

El trabajo es el ejercicio de la actividad humana con una finalidad utilitaria: producir, transformar o transportar una cosa.  Adapta los bienes de la naturaleza a las necesidades humanas y los transforma en utilidades económicas.

El trabajo supone, pues, una actividad orientada hacia un fin.  En él entran en juego la inteligencia que planea, la voluntad libre que quiere, la imaginación que enriquece, cualidades todas que son exclusivas del hombre.

 

CLASES DE TRABAJO

Según

el

resultado:

PRODUCTIVO

Transformación de un objeto en resultado un objeto útil.

IMPRODUCTIVO

Creación de unas condiciones que hagan posible la producción.  Ejemplo: el abogado de una empresa siderúrgica.

Según las

facultades:

MANUAL

El que supone esfuerzo físico muscular.

INTELECTUAL

Esto no es menos trabajo que el anterior aunque se desarrolle con las facultades superiores del alma preferentemente.

Según la

recompensa:

REMUNERADO

El que recibe una compensación económica.

  1. 2.                El trabajo mercancía.

Para los capitalistas del siglo pasado el trabajo no tenía otro valor que una mercancía más.  El precio de esta mercancía se fijaba como el de cualquier otra, por el juego de la oferta y la demanda; si había muchos oferentes de trabajo, pero pocos compradores (que era lo común y ordinario) el precio del trabajo era ridículamente exiguo.  Que, a causa de ello, muchos murieran de hambre, era cosa que les tenia sin cuidado.  Al contrario, propugnaban que así tenía que ser.

3.    El trabajo personal. 

El trabajo debe ser tratado no como una mercancía sino como una expresión de la persona humana.  Todo hombre y toda mujer presta su esfuerzo al proceso productivo.  No se le puede retribuir solamente por el resultado de su tarea, sino porque es una persona, solo cuenta para subsistir con sus fuerzas.  De ahí que el trabajo humano, por ser una prestación de tipo personal tiene una relación sobre otros factores de tipo material, concretamente sobre el capital.

EL DEBER DE TRABAJAR

El trabajo es un deber y un derecho de todos los seres humanos.

Toda persona tiene obligación de trabajar.

El trabajo ha de ser concebido y vivido como cumplimiento de un deber y prestación de un servicio. (MM).

1. Razones.

4        “El que no trabaje que no coma” decía San Pablo.  El alimento sólo lo merece aquel que lo gana con su esfuerzo.

4        Todos los hombres venimos a la vida con un tesoro de facultades corporales, intelectuales y morales que no podemos dejar soterradas e improductivas.

4        Así como yo me he encontrado al venir a la vida con un tesoro de conquistas técnicas merced a la labor de conjunto de muchas generaciones, yo, por un deber social, debo continuar esta construcción.

4        Dios creó el mundo, pero dejó incompleta su obra para que los hombres la completasen liberando esas fuerzas ocultas.

2. Realización.

4        La aplicación de este deber lo mismo se cumple en el trabajo intelectual que en el físico, con tal que ambos participen de la definición del trabajo.

4        Este trabajo ha de ser realizado con asiduidad y fidelidad, siendo deber de todos el estar lo suficientemente preparados para el desarrollo con la suficiente competencia profesional.

EL DERECHO AL TRABAJO.

Todo deber trae consigo un derecho.  Si el hombre tiene obligación de trabajar habrá de encontrar ocasión de poder ejercitar ese deber.  Es decir, todo ser libre tiene derecho a buscar y encontrar trabajo.  La obligación de subsistir seria una quimera si no tuviera el medio de conservar su vida; este es el trabajo.  “La misma naturaleza ha conferido al hombre el derecho del trabajo”

1.    ¿Sobre quién recae este deber?

4        Es a los obreros mismos a los que incumbe la tarea de procurarse trabajo.

4        Sobre aquellos que tienen capital pesa la obligación de agotar todas las posibilidades para conservar los empleos existentes y crear otros nuevos y tanto mayor es la responsabilidad cuando el capital que se posea sea mayor.

4        Pertenece a los poderes públicos procurar crear los empleos necesarios, cuando la iniciativa privada resulta inoperante.  “Es una exigencia del bien común en el plano nacional dar ocupación al mayor número de obreros”  (MM)

4 En el caso de los países de economía colectivista recae primariamente sobre el Estado la obligación de garantizar al individuo la posesión de un trabajo, que éste le puede exigir en todo momento.

En los países de economía libre es deber de los poderes públicos el de crear un clima económico y político que permitan a todos ejercer este derecho, como uno de los elementos principales que aseguran el orden social.

Hoy día el problema del derecho al trabajo se plantea a escala mundial.  Si un hombre no encuentra en su país medios adecuados de vida, nadie le puede impedir que acuda a otra nación en busca de trabajo.  Por lo que todo hombre tiene el derecho de emigrar a otras comunidades políticas y establecerse en ellas.

Grandeza y dignidad del trabajo.

El trabajo es un bien que expresa y aumenta la dignidad del hombre, porque, mediante el mismo, el hombre no sólo transforma la naturaleza adaptándola a sus necesidades, sino que se realiza a sí mismo como hombre, en un cierto sentido “se hace más hombre”.

La fatiga que acompaña al trabajo no cambia el hecho de que, por el trabajo, se realiza el dominio humano sobre el mundo y el hombre desarrolla sus cualidades.

Por el trabajo, además, se sirve a la solidaridad e independencia en la sociedad.

Sin embargo, con frecuencia, el trabajo se usa contra el hombre, como medio de opresión.

EL TRABAJO Y LA ALIENACIÓN DEL HOMBRE.  TRABAJO Y CAPITAL.

El hombre es más importante que el capital -conjunto de medios de producción-: todo lo material ha de estar subordinado a la persona.

Además el capital sólo es un instrumento en manos del hombre.

Tanto en el sistema capitalista como en el colectivista se invierte esa primacía y se crea la alienación.

IDEOLOGÍA CAPITALISTA Y COLECTIVISTA SOBRE EL TRABAJO.

NEOLIBERALISMO

DOCTRINA SOCIAL CRISTIANA

DERECHO DE PROPIEDAD.

Intangible, ilimitado, no se tiende a su difusión.

Concebido en función del destino universal de todos los bienes para bien común.

PARTICIPACIÓN Y COOGESTIÓN OBRERAS.

Es abdicación de la responsabilidad del propietario.

Es consecuencia natural del trabajo.
POLÍTICA

ABUSOS.

Sólo para remediar.

Sobre todo para promover el bien común social.

ACTIVIDAD ECONÓMICA.

Prima el interés individual y el dinero.

Priman los valores humanos.

EN RELACIÓN AL TRABAJADOR.

1) Retribuye al trabajo, no al trabajador

1) Retribuye al trabajador por el trabajo.

2) El salario es objeto oferta y demanda.

2) El salario mínimo familiar tiene valor absoluto.  No es objeto de oferta y demanda.

3) El capital y su beneficio prima sobre el trabajo.

3) El trabajo, su dignidad y su derecho de retribución, prima sobre el capital.

4) El salario legal es justo de por si.

4) El salario legal puede no ser justo.

5) La retribución del trabajo es independiente de las condiciones subjetivas del trabajador.

5) La retribución del trabajo está condicionada en parte por las condiciones subjetivas del trabajador.

 

 

CRITERIOS DE JUSTICIA EN LA RETRIBUCIÓN DEL TRABAJO.

a)          El salario como retribución al trabajo. 

En la empresa colaboran: trabajo, capital empresarial, dirección.  Cada uno de estos elementos tiene derecho al aumento del valor que se ha producido en el bien manufacturado, es decir, a la ganancia.  Este derecho es proporcional a la parte que cada factor ha tenido en ese aumento de valor.  Por tanto el obrero tiene derecho a exigir como retribución de su trabajo la parte que al trabajo corresponda en el resultado de la producción.

b)    El salario como retribución al trabajador. 

No basta que la retribución del trabajo sea en proporción a su parte en la producción.  El salario es el acceso a la propiedad del trabajador.  Por tanto, por medio del salario, le ha de llegar al trabajador lo suficiente para llevar una vida digna de hombre, él y su familia.

Razones:

4        los bienes de la tierra están ordenados a todos los hombres.

4        el trabajador tiene acceso a esos bienes por medio del salario.  Luego por el salario debe tener los suficientes bienes para una vida digna de hombre, que incluye el sostenimiento conveniente de una familia.

c)     En resumen el salario justo deberá ser:

4        en proporción al trabajo realizado.

4        lo suficiente para que pueda vivir como persona (alimento, vestido, ahorro, familia, educación).

4        tendrá que tenerse en cuenta, por el bien común, la situación de la economía de la empresa y el país.

EL SINDICALISMO

Los sindicatos han jugado un papel importante en la promoción de los derechos del obrero.  Hay una gran necesidad de estos cuerpos intermedios entre el estado y los ciudadanos, a fin de asegurar para estos últimos una ayuda frente al estado todopoderoso.

La necesidad, por otra parte, de los sindicatos radica en la separación capitalista del capital y trabajo.  Para apoyar sus derechos, los trabajadores se han de agrupar en asociaciones sindicales.

El fin de los sindicatos es la de defender al trabajador frente a los que tienden a considerarlo solamente como una fuerza productora de precio determinado.

El derecho sindical es uno de los derechos fundamentales de la persona humana, necesarios para su promoción.  De ahí dimana también una obligación moral de principio para todo trabajador de pertenecer a un sindicato.

En razón de la unidad de los obreros sería necesario un sindicato único, pero un sindicato único puede desembocar en una especie de totalitarismo y coacción o ponerse al servicio de una política partidista.  Cierto pluralismo sindical es, por tanto, necesario a condición que no conduzca a una dispersión de los esfuerzos obreros.

EL DERECHO A LA HUELGA.

La huelga es la negación colectiva al trabajo, a fin de ejercer una coacción contra los patronos, el estado o el público, con objeto de una reivindicación que se estima justa.

Sólo es justa cuando los medios no violentos son ineficaces.  La huelga es un derecho de los trabajadores como último recurso para la defensa de sus derechos y el mejoramiento de si¡ situación, bajo las siguientes condiciones:

1.       El fin de la huelga sea justo y moral.

2.       Proporción entre la importancia de la meta buscada y los prejuicios que de ella se derivan (para huelguistas, patrón, estado público).

3.       Que todos los otros medios menos perjudiciales (diálogo, arbitraje…) hayan sido agotados y que las reglas equitativas de actuación sean cumplidas.  El poder de decisión ha de ser verdaderamente representativo de los obreros.

4.       Hay clases de huelga que piden mayor circunspección (las que afectan a sectores claves, transporte, energía… ) o de repercusiones muy graves (sanidad, bienes de primera necesidad).  Algunos medios son ¡lícitos como el sabotaje a las materias primas o de los instrumentos de trabajo.

5.       En las huelgas contra el Estado imponen graves reservas, dada su vinculación con la política (por ejemplo, servicios de seguridad… ) La huelga directamente política también tiene graves reservas, cuando se quiere imponer la voluntad de una minoría.

 

 

TEOLOGÍA DEL TRABAJO

Dios ha puesto al hombre para dominar la tierra -humanizar el mundo y hacerlo más habitable para todos-; por eso mismo el hombre está destinado al trabajo.  Con lenguaje popular y figurado el Génesis lo expresa así:

“Creced y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla, dominad los peces del mar, las aves del cielo, los vivientes que se mueven sobre la tierra” (Gen 1, 28).  “Lo tomó (al hombre) y lo colocó en el jardín del Edén para que lo guardara y lo cultivara” (Gen 2, 15).

Con esto el hombre queda constituido señor de la creación, mediante el trabajo.  Con el trabajo el hombre es asociado al desarrollo de la obra creadora de Dios “Dios ha permitido al hombre mejorar su obra; tal es la admirable delicadeza de nuestro Padre que llama a sus hijos a una íntima colaboración con El”.  (Pío XII).  “El hombre, creado a imagen de Dios, mediante su trabajo participa de la obra del Creador, y según la medida de sus posibilidades, en cierto sentido continúa desarrollándola y la completa.” (LE 25)

Jesús mismo, Hijo de Dios hecho hombre, se somete a la ley del trabajo: “¿No es éste el hijo del carpintero?” (Mt 13, 55); “¿No es acaso el carpintero, el hijo de María?” (Mc 6,3)

VISIÓN CRISTIANA DE LA EMPRESA:

En cualquier caso se debe tender a que la empresa venga a ser una comunidad de personas.  En las relaciones, en las influencias y en la posición de todos los sujetos de ella. (MM)  “Esto exige que las relaciones entre los empresarios y dirigentes con los obreros de una misma empresa lleven el sello del respeto, la estima, la comprensión, la leal y activa colaboración  e interés como en una obra común” (Ib)

ACTITUDES FRENTE AL PARO:

a)                 Invertir en lugar de acumular.  Invertir cuando no se esperan tan grandes beneficios, los riesgos, son mayores, pero hay esperanzas de asegurar nuevos puestos de trabajo.

b)                 Ahorrar en lugar de consumir.  Para invertir es necesario ahorrar.

c)                 Moderar las aspiraciones de beneficios y salarios.

d)                 Austeridad.  La supresión del lujo no sólo posibilita el compartir sino que es necesario cuando otros luchan por su supervivencia.

e)                 Ayuda directa a los más débiles, a las necesidades más urgentes.

 

EL TRABAJO, VISTO EN CRISTIANO, NO ES ESTO:

Sin entrar en los vicios y desviaciones mas graves y clamorosas de que adolece en nuestros días la relación empresario-trabajador, recogemos algunos síntomas más usuales de incompatibilidad de esa relación con el sentido cristiano del trabajo.

 

POR PARTE DE LA EMPRESA O PATRONO.       POR PARTE DE LOS OBREROS:

– Organizarlo tan técnico y sofisticado que deshumanice al que lo realiza convirtiéndolo en autómata.

– Fomentar un tal individualismo que haga imposible ver en la empresa una comunidad de personas.

– Extremar la dependencia habita el punto de que el trabajador se sienta una pieza que sólo se ajuste y valga en tal empresa.

– Mantener la desigualdad de función entre los obreros de igual capacidad.

– Dudar sistemáticamente de la honradez del trabajador, dando por descontado que voluntariamente disminuye su rendimiento.

– Limitarse a la remuneración estrictamente legal cuando la marcha del negocio permite otra mayor.

– Evitar intencionadamente reservas no exigidas legalmente para engrosar dividendos y poder buscar el expediente de crisis o la suspensión de pagos cuando las ganancias y el reparto de beneficios no son lo sustanciosos con que la codicia tienta.

– Desinteresarse de los problemas extralaborales del personal.

– Fingir escasez o falta de pedidos y de colocación de productos para reducir mano de obra y aumentar injustamente el paro.

– Soportar a los representantes de los trabajadores y por serlo, reservarles sólo prevenciones y antipatías.

– Dejar en manos de incondicionales la solución de comprometidos casos, sin dar la cara.

– Ocupar a subsidiarios del paro agravando el desempleo…

–         Pretender que el trabajo lo es todo y el capital, enemigo irreconciliable, al que siempre hay que combatir.

– Vanagloriarse de que pueden engañarle en la    paga, pero no en el trabajo.

-Fingir enfermedad o alargarla maliciosamente (absentismo).

– Ver siempre en el patrono las peores intenciones.

– Poner los intereses de partido político por encima de los laborales, perjudicando a los compañeros.

– Hacer del trabajo chapuza pudiendo culminarlo a la perfección.

– Realizarlo con desgana y lentitud estudiada.

– Rehuir el más duro para cargarlo al compañero.

– Molestarse si otros cumplen bien, teniéndolos por esquiroles o pelotas.

– Incitar, con palabras o hechos a la violencia para alcanzar lo que se pretende.

Anuncios
Categorías:DSI
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: