Inicio > Accion Catolica > La tesera

La tesera

Documento digitalizado del original, Queretaro


INSTRUCCIONES PARA EL USO DEL PRESENTE FOLLETO

En cada reunión del Grupo, y a partir de la segunda semana de junio, se tratará un tema sobre la tésera, de los que están desarrollados en este folleto. En esas reuniones, el socio irá pagando en abonos su tésera para ello, al final de este folleto adjuntamos una forma para que el tesorero anote los nombres y las cantidades de los socios, la copia de esa forma deberá remitirse a la Junta Central, una vez hecho su pedido al Comité Diocesano. Lo anterior tiene por objeto, lograr que cada socio, dentro de sus posibilidades económicas y con espíritu de generosidad y sacrificio, adquiera su tésera del precio más alto que sea posible. Por ejemplo:

Juan García paga en

1a. semana    1.00

2a. semana    3.00

4a. semana    2.00 etc. etc.

Logrará una suma total de su tésera mucho mayor, que si la hubiera pagado en una sola vez.

Que la meditación de estas, ideas, siempre antiguas y siempre nuevas, nos permita llegar a ser aquellos hijos que según el pensamiento de Su Santidad Paulo VI, ambicionan la madurez del Laicado católico, aquéllos que buscan en la Acción Católica las grandes ideas por las’ cuales vive ella misma, en la profundidad de sus raíces doctrinales, en la extensión de los horizontes que abarcan su mirada, en la ofrenda que exige un compromiso personal, con docilidad infantil y con generosidad de soldados, aquellos hijos que quieren responder a la invitación gozosa del Pontífice “Por las grandes posibilidades de bien que se abren, en todos los sectores de la vida moderna, a los hombres que  quieren trabajar en equipo, con programas logrados e ideales dignos de interés y sacrificios”.


LA   TESERA

INTRODUCCIÓN

La Acción Católica, por su fin sobrenatural mira al cielo; pero por desarrollarse en el tiempo y entre hombres, necesita de recursos materiales para alcanzar ese fin que la Iglesia misma le ha señalado.

La doctrina de Cristo y su mensaje de salvación va  dirigido al espíritu del hombre; más éste es un compuesto substancial en el que el cuerpo, lo material, tiene tanta parte como el alma y si a ésta hemos de llegar, deberá ser a través de la materia en la que descansa el espíritu.

De ahí que no podamos prescindir de ese doble aspecto del ser humano, de donde es preciso considerar, que los medios materiales son necesarios, con necesidad de medio, para el pleno éxito dejas actividades del espíritu.

La Acción Católica tiene el deber, impuesto por su misma naturaleza, de colaborar con la Iglesia en el establecimiento del Reino de Dios, más, para hacer efectivo ese mandato, debe contar con los recursos materiales que le permitan responder eficazmente a él.

No ha de descuidarse, por lo tanto, este aspecto importantísimo: lo económico, si queremos cumplir plenamente con esa misión de la cual somos responsables co-ano seglares conscientes y adultos. La misma Venerable Jerarquía señaló a la Acción Católica, en los Estatutos ¡Generales, un medio entre otros, por el cual puede prestar auxilio económico seguro y permanente a sus organismos directivos, sobre todo Nacionales, para el logro de sus fines: ese medio es la TESERA.


¿QUE ES LA TESERA?

Desde el punto de vista histórico: su origen se remonta al Imperio Romano, ya que era la codiciada credencial que acreditaba a su legítimo dueño como ciudadano romano. También sirvió en las primeras épocas del cristianismo para reconocer a aquellos que habían abrazado la fe de Cristo y que por las persecuciones se veían obligados a mantener en secreto su identidad como discípulos de Cristo.

Atendiendo a su origen y a la función que desempeñaba la tésera, la Acción Católica adoptó ese nombre para la tarjeta que sirve de identificación a quien la posee, como miembro de la Institución oficial de la Iglesia para el Apostolado Seglar.

Pero la Tésera, no es exclusivamente una identificación, al adquirirla mediante una cantidad de dinero puede considerarse como un recibo de pago. Entonces la tésera viene a ser una constancia, no sólo de que se pertenece a la Acción Católica, sino de que se ha contribuido a los gastos que demanda el desenvolvimiento de los organismos directivos, particularmente de la Junta Central, cuya tarea se torna día a día más amplia y compleja.

LA TESERA ES UNA SEÑAL Y UN SÍMBOLO

Como señal, indica la pertenencia de un individuo a determinada asociación. Como símbolo, comprueba la adhesión interna del individuo al programa y al espíritu de la misma.

La Tésera es para el socio de Acción Católica la señal de adhesión y fidelidad a la Jerarquía de la Iglesia; es la identidad de aquellos católicos privilegiados que han sido escogidos por Cristo para formar parte de su falange de apóstoles;  “NO SOIS VOSOTROS QUIENES ME HABÉIS ESCOGIDO, SOY YO QUIEN OS HA ELEGIDO”; es la señal inequívoca de una dignidad, tanto más elevada, cuanto más inmerecida; es un certificado, algo así como el título profesional del soldado de Cristo, título que dignifica, que eleva, que sublima, que en cierto modo diviniza a quien lo posee porque lo hace partícipe de la misión de Jesucristo, gracias a su misericordia y amor, gracias a los méritos inapreciables de su Divina Sangre Redentora.

Así como la señal de la Cruz es la manifestación ostensible de nuestro compromiso sagrado de seguir a Cris to así la Tésera, en medio efe su significación material, es el signo de nuestra participación en el apostolado del sacerdocio cristiano. Es la señal de nuestro compromiso: conocer, poseer a Cristo y llevarlo a nuestros hermanos. La Tésera es también señal gloriosa de los cruzados de ahora, que, a semejanza de los cruzados de antaño, buscan no ya sólo la reconquista de los Santos Lugares regados con la Sangre de Cristo, sino la reconquista de las almas y la dilatación de Su Reinado.

Como símbolo, sintetiza todos los ideales, todos los anhelos y todas las ansias de aquellos que se entregan a la misión de establecer el reinado social de Jesucristo. En su materialidad y pequeñez, simboliza esa primera e indispensable cualidad del apóstol: espíritu de sacrificio y también aquella otra: la generosidad, por la cual ninguna carga le será pesada.

La adquisición de la Tésera significa aceptar todas las obligaciones que los Estatutos imponen a los socios; significa también que estamos capacitados para gozar de las indulgencias concedidas por la Iglesia a quienes pertenecen a la Acción Católica.

BENEFICIOS QUE LA TESERA REPORTA A LOS SOCIOS

En el orden moral.

En el orden social.

En el orden espiritual.

En el orden económico.

En el orden moral:

Ayuda a la formación del espíritu de sacrificio y generosidad del apóstol por ese desprendimiento que impone su adquisición, promueve la unidad de los miembros al contribuir en lo económico al sostenimiento de los Organismos directivos y ser acreditados socios de la Acción Católica.

Da conciencia de apóstol y convierte al socio en esforzado saldado del ejército pacífico dé Cristo Rey. Transforma a los miembros de la Iglesia Católica de sujetos, con demasiada frecuencia, pasivos, en sujetos activos; de inertes e insensibles, en conscientes y laboriosos; de fieles de nombre, en fieles de hecho (Su Santidad Paulo VI) y proporciona amplitud de miras al presentar y recordar constantemente el trabajo amplio y la participación del seglar en el vasto campo del apostolado de la Iglesia.

En el orden social:

No podríamos reconocer a un socio de Acción Católica como tal, si no mostrara aígün distintivo. Es indispensable un distintivo, una credencial y, este distintivo y esta credencial es la Tésera. No cabe argumentar que en tal caso, bastaría con portar en el pecho o en la solapa el distintivo de la Organización, sin que hubiera necesidad de la Tésera, porque el distintivo es un signo general, por más que sea muy noble el portarlo, pero no tiene, como la tésera el carácter de una IDENTIDAD PERSONAL. La Tésera muestra el nombre y apellido de su poseedor, los datos de la Organización a la que pertenece, las firmas de los dirigentes superiores que los acreditan y por último, el sello oficial de la Institución. La Tésera, es por tanto, un CERTIFICADO en toda regla, una verdadera CREDENCIAL.

La obligación de adquirir la Tésera es un deber social que forma el espíritu de disciplina de los socios y les confiere el carácter de miembros auténticos de la Organización. Por la Tésera se adquiere el derecho de asistir á las Asambleas, reuniones, concentraciones que organiza la Acción Católica para el logro de sus fines; por ella tienen los socios el derecho de votar y de ser elegidos para los puestos dirigentes. Sólo el poseedor de la Tésera puede representar a la Acción Católica con carácter oficial en eventos parroquiales, diocesanos y nacionales e incluso internacionales.

En el orden espiritual:

La Iglesia, generosa y magnánima no se contenta con llamarnos a colaborar en su misión apostólica, lo que ya por sí solo, constituiría una altísima dignidad; añade a ese llamado otros premios de carácter espiritual con ¡os que enriquece el alma de sus apóstoles. Estos premios son las abundantes indulgencias concedidas a las diversas circunstancias de la vida de la Organización, tales como, inscripción de socios, renovación anual de la Tésera, asistencia a sesiones, retiros, etc.

El requisito inicia! para poder disfrutar de esos beneficios está vinculado a la adquisición de la Tésera la cual nos da ese carácter de identidad del que ya se habló antes y nos constituye oficialmente en miembros de la Acción Católica Mexicana.

Aquí debemos hacer una consideración que es preciso reeditar: cuántas veces por negligencia de quienes tienen el deber de promover la teseración, se priva a tantos socios de estos beneficios espirituales.

La Teseración no debe ser considerada solamente como la renovación de una credencial, sino también el medio por el cual se está en posibilidad de adquirir gracias especiales que nos ayudan a cumplir las tareas impuestas por la vida apostólica y por el propio perfeccionamiento espiritual.

En el orden económico:

Tal vez no falte alguno que diga: es acaso necesaria la Tésera, lo que realmente importa es pertenecer a esa noble milicia de Cristo y estar dispuesto a cumplir todos los deberes que esa milicia impone; lo que importa es que tengamos buena voluntad, lo demás es puro formulismo, es requisito inútil.

La Tésera tiene muy buena razón de ser. Si vemos el aspecto económico, la Tésera resulta necesaria porque de la contribución generosa de muchos, se obtienen los fondos que requiere esta obra que si bien persigue esencialmente un fin sobrenatural, se vale de medios naturales para obtenerlo.

EL GOBIERNO DE LA A.C.M.

La Junta y los Comités Centrales tienen a su cargo el gobierno de toda la Acción Católica Mexicana, la dirección general de sus actividades, su representación ante las autoridades eclesiásticas, ante otras organizaciones del país y aún ante las del extranjero, todo lo cual implica un sinnúmero de servicios a cual mas importantes, que exigen para prestarlos, fuertes gastos, de manera cfue si no se les provee suficientemente, esos Organismos no podrían cumplir a satisfacción sus funciones, porque con el valor de la Tésera se coopera, como ya se dijo al sostenimiento de los Organismos directores y a la vida misma de toda la Organización.

ESTADÍSTICA

En el terreno de la estadística por medio de la tese-ración se permite establecer un orden y conocer el  número exacto de los miembros con que cuenta la Organización, para poder servirla más eficazmente y para presentarla como una fuerza ante el mundo descristianizado en que vivimos.

CONTROL

La Tésera tiene una insustituible importancia desde el punto de vista de control que se requiere para conservar el orden necesario en las Organizaciones. Por ella sabremos el número exacto de socios a los que hay que dirigirse en las actividades que promueve la A.C.M., como pueden ser: Campañas, ?Concentraciones, Jornadas, Cursos, etc., facilitando la adquisición o la edición de folletos y de propaganda necesarios; la localización de nuestros elementos, el conocimiento de las fuerzas activas organizadas en cada Parroquia y muchos otros datos que en la vida de las Organizaciones se presenten y para los cuales este control es indispensable.

PORCENTAJE Y VALORES DIFERENTES DE LA TESERA

Por medio de la equitativa distribución del porcentaje de la Tésera, que se vierte en los diversos Organismos, se benefician en forma segura y constante las Organizaciones Fundamentales. Es lógico suponer que un aumento en la cantidad y en el precio de la Tésera, aumentará los porcentajes y el beneficio que éstos reportan.

La Tésera se edita de diferentes valores teniendo en cuenta las muy diversas posibilidades económicas de los socios de la A.C.M., de manera que ninguna pueda sentirse excluido de pertenecer a ella, por encontrar que está fuera de su ajcance.

Anuncios
Categorías:Accion Catolica
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: