Inicio > Revista Accion Femenina > Para envejecer con dignidad…

Para envejecer con dignidad…

Para envejecer con dignidad…

Luz Flores

Revista Acción Femenina. Agosto 2010/año 77/947

Hoy puede ser un gran día imposible de recuperar,

un ejemplar único, no lo dejes escapar.

Que todo cuanto te rodea lo han puesto para ti.

No lo mires desde la ventana y siéntate al festín.

Joan Manuel Serrat

Es innegable… a casi nadie le gusta pensar en la vejez. Es uno de los temas que invariablemente tendemos a evitar, a callar.

En un mundo en el que los estándares de belleza son: delgadez, juventud y piel perfecta, el envejecimiento es visto como algo negativo y triste. ¡Cuántas veces nos hemos avergonzado por decir nuestra edad! La callamos o cambiamos o hacemos hasta lo imposible para disimularla: cirugías, tratamientos de belleza…

Tenemos dos caminos: pelearnos con nuestra edad y vivir, de alguna manera, enojadas con nosotras mismas o aceptarla y reconocer que tenemos caudales de experiencia acumulada.

Si lo vemos por el lado positivo y natural, podemos presumir que Dios nos ha regalado muchos años de vida, muchas experiencias buenas y malas que nos han ayudado a madurar.

LAS CIFRAS HABLAN…

La realidad es que México y el mundo entero envejecerán gradualmente. Gracias a Dios y a los avances de la Ciencia, la esperanza de vida ha aumentado en las últimas décadas. El Consejo Nacional de Población (CONAPO)1 y el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM)2 señalan que actualmente viven en el país 8.8 millones de personas de 60 años o más, y que para el 2030, dicho sector crecerá a 20.7 millones.

En México, diariamente 799 personas cumplen 60 años. Para el año 2050, habrá 33.8 millones de adultos mayores; uno de cada cuatro será adulto mayor.

El envejecimiento de la población nos plantea profundos cambios culturales en los que se redefine el significado social de la vejez.

UN PROYECTO DE VIDA, UN PROYECTO DE VEJEZ

Recuerdo una canción de Piero que dice: “La edad se le vino encima, sin carnaval ni comparsa”… Cuando no tenemos claro un proyecto de vida, nos puede pasar como al abuelito del cantautor, que así, de pronto, nos demos cuenta q^e ¡ya no nos cocemos al primer hervor!

Por eso es importante hacer un plan de vida, el cual tiene que incluir, necesariamente, la etapa de la vejez.

¿Qué quieres para esa etapa de plenitud y de sabiduría, que es la etapa de la vejez? ¿Ser un estorbo? ¿O ser productiva? El adulto mayor puede ser como el faro que da luz a las generaciones jóvenes, compartiéndoles su experiencia de vida, su alegría y su fortaleza.

¡A CAMBIAR ESQUEMAS!

¿Cómo te visualizas en tu vejez? ¿Te gusta el estereotipo de la ancianita que, sentada en su silla mecedora se dedica a tejer y a tejer, que sólo espera que la vengan a visitar y que le gusta inspirar lástima? ¡Ese estilo ya pasó de moda!

Te presentamos algunas ideas que te ayudarán a replantear tu vejez, ya sea que ésta sea un proyecto de vida o una realidad actual:

  • Preocúpate por tu arreglo personal. Muchas mujeres, en cuanto se jubilan y dejan de ir a trabajar, se olvidan de cuidar su presentación: ¡Arréglate para ti misma! ¿No ves que la vida es una fiesta? ¡Disfrútala! Te ves bien, te sientes bien.
  • Si físicamente estás en condiciones de salir de casa, aprovecha la oportunidad para pasear. ¿No ves que tu condición es envidiable? Visita a tus amigas, ve al cine, conoce y disfruta tu ciudad. No esperes a que tus hijos o nietos vengan a sacarte. Forma un grupo de amigas de tu edad.
  • Si tus condiciones de salud no te permiten salir con facilidad, busca actividades para realizar en casa. Cultiva el hábito de la buena lectura. A través de los libros puedes viajar a mundos maravillosos.
  • Trabaja. Cultiva tu mente, disfruta del arte. Sé útil.
  • Escucha música. Pero no sólo escuches tu música. Es bueno ponerse nostálgica a veces, pero no siempre. Deja de lado esa  idea que sólo la música de tus tiempos era buena. La realidad es que sólo trasciende la buena música. Sé sincera. ¿No es cierto que en tus tiempos también había música horrible?
  • Realiza ejercicio físico: contra inercia, diligencia.
  • Cultiva el optimismo. Evita estar hablando continuamente de tus achaques. Deja de inspirar lástima. Sé fuerte. Cultiva el sentido del humor.
  • No vivas en función de los demás, busca tus propias actividades, sé autónoma.
  • No hagas de tu vida y de tu hogar un museo. No es cierto que el pasado era mejor. Evita frases negativas como: “’ Ay, cómo está el mundo, en mis tiempos todo estaba muy bien”. Sé sincera, también en tus tiempos también había violencia, guerra, desorden moral… Y al igual que antes, el mundo también te sigue ofreciendo cosas maravillosas. ¡Vive y disfruta el presente!

Nunca es tarde para comenzar. ¡Estudia! Puedes aprender un nuevo idioma, continuar tus estudios, aprender computación

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: