Inicio > Reflexiones > Semana ecuménica, 18 al 25 de enero.

Semana ecuménica, 18 al 25 de enero.

Semana ecuménica, 18 al 25 de enero.

La Voz  Del  Papa

Emilio Palafox Marqués

Periodico AM Queretaro, 24/01/10

¿Sabías, lectora, lector, que del 18 al 25 de enero se vive en todo el mundo, juntos los ortodoxos, anglicanos, protestantes y católicos, una semana ecuménica de oración pidiendo al Señor nos conceda la unidad de todos los cristianos?

En el pensamiento y en la praxis cristiana se entiende por ecumenismo el movimiento que busca restablecer la unidad de los cristianos. Esa unidad originaria se rompió en el Siglo XI al separarse de Roma el patriarcado de Constantinopla (hoy Estambul), y en los siglos XVI y siguientes al fragmentarse la Cristiandad en el corazón de Europa. Participan en el Movimiento Ecuménico los creyentes que invocan al Dios Uno y Trino y confiesan que Jesús es el Señor y Salvador. Casi todos, aunque de distinta manera, aspiran volver a una Iglesia de Dios única y visible.

El Movimiento Ecuménico comenzó oficialmente con el Congreso Misionero de Edimburgo (Escocia) hace ahora cien años, en 1910. Surgió en un ambiente protestante por la necesidad de mostrase unidos los cristianos en la evangelización de los países todavía no cristianos.

En la Iglesia católica consideramos la separación de los ortodoxos (Oriente) y los protestantes (Europa) como una herida profunda infligida a la Iglesia de Cristo. Por lo que, al igual que las confesiones protestantes, se inició en la Iglesia un movimiento paralelo a favor de la unidad.

El ecumenismo creció con Juan XXIII y Pablo VI, dando pasos concretos y asumiendo una conciencia nueva en el Concilio Vaticano II. Un gran paso fue la creación del Secretariado para la unión de los cristianos (1960), hasta llegar en 1964 a la promulgación del decreto “Unitatis redintegratio” (rehacer la unidad), documento del Concilio Vaticano II dedicado al Ecumenismo (21 de noviembre de 1964).

En 1995 Juan Pablo II publica la Carta Encíclica “Ut unum sint” (que todos sean uno), en la cual se llama a la unión de las confesiones cristianas mediante la fraternidad y la solidaridad. Juan Pablo II rezó y trabajó como nadie lo había hecho por la causa de la unidad cristiana. Es el campeón de ella.

***

Ante los participantes en Roma de la sesión plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el viernes 15 de enero, Benedicto XVI explicó cómo ese organismo eclesial participa del “ministerio de unidad” confiado en primer lugar al Papa, mediante su “empeño por la fe doctrinal”.

La unidad, prosiguió el Romano Pontífice, es ante todo “unidad de fe sostenida por el sagrado depósito del que el Sucesor de Pedro es el primer custodio y defensor; (…) es un servicio inderogable del que depende la eficacia de la acción evangelizadora de la Iglesia hasta el final de los siglos”.

“El Obispo de Roma -explicó el Papa- debe proclamar constantemente que Jesús es el Señor. La ‘potestas docendi’ (la autoridad para enseñar) comporta, de hecho, la obediencia a la fe para que la Verdad que es Cristo siga resplandeciendo en su grandeza (…) hasta que haya un único rebaño, reunido en torno al único Pastor”.

El objetivo del testimonio común de la fe por parte de todos los cristianos “constituye por lo tanto la prioridad de la Iglesia de todos los tiempos. En este espíritu -dijo el Papa-, confío en particular en el compromiso de este dicasterio para que se superen los problemas doctrinales que todavía quedan para alcanzar la plena comunión con la Iglesia por parte de la Fraternidad de San Pío X” (los lefebvrianos).

Benedicto XVI agradeció a la Congregación su empeño “en favor de la plena integración de los grupos de fieles y de las personas, que pertenecían al Anglicanismo, en la vida de la Iglesia católica”, según lo establecido en la constitución apostólica “Anglicanorum coetibus” que establece los Ordinariatos personales. La fiel adhesión de esos grupos “a la verdad recibida de Cristo y propuesta por el Magisterio de la Iglesia no es de modo alguno contraria al movimiento ecuménico -puntualizó el Pontífice-, sino que demuestra en cambio, su meta final, que consiste en llegar a la comunión plena y visible de los discípulos del Señor”.

Sugiero al lector estudiar alguno de estos libros: Pedro Rodríguez, “Iglesia y ecumenismo”. Ediciones Rialp, 1979; Juan Bosch, “Para comprender el ecumenismo”. Edito rial Verbo Divino, 1991; Jutta Burggraf, “Conocerse y comprenderse: una introducción al ecumenismo”. Ediciones Rialp, 2003; y “Ecumenismo: ¿qué es? ¿Como se vive?” Ediciones Palabra, 2006. Y meditar “Camino” n. 525:

Ser “católico” es amar a la Patria, sin ceder a nadie mejora en ese amor. Y, a la vez, tener por míos los afanes nobles de todos los países. ¡Cuántas glorias de Francia son glorias mías! Y, lo mismo, muchos motivos de orgullo de alemanes, de italianos, de ingleses… de americanos y asiáticos y africanos son también mi orgullo. -¡Católico!: corazón grande, espíritu abierto.

***

Tras el catastrófico terremoto ocurrido en Haití, el Santo Padre Benedicto XVI ha dirigido un llamamiento asegurando que la Iglesia católica no dejará de activarse inmediatamente a través de sus instituciones caritativas para responder a las necesidades más urgentes de la población.

“Diversas agencias católicas están trabajando y enviando personal, especialmente solicitado con urgencia. El Consejo Pontificio “Cor Unum”, en contacto directo con Catholic Re lief Services (CRS) -la agencia humanitaria internacional de los obispos de Estados Unidos-, ha pedido a este organismo que coordine los esfuerzos de asistencia a los afectados por el terremoto. El equipo (…), unido a la experiencia pasada, la capacidad y los recursos de CRS, permitirán una rápida y eficaz coordinación de los esfuerzos de la Iglesia que -con palabras de Benedicto XVI- deben ser generosos y concretos para responder a las necesidades apremiantes de nuestros hermanos y hermanas en Haití”.

epalafox@buzon.com

Anuncios
Categorías:Reflexiones
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: