Inicio > Cuentos para educar > Propósitos de Año Nuevo

Propósitos de Año Nuevo

 

Propósitos de Año Nuevo

EDUCAR HOY

POR PEDRO J. BELLO GUERRA.

Periódico AM Querétaro, 27/12/09

Mil gracias queridísimos lectores, ha pasado un año más en el que semanalmente han leído esta columna, gracias por acompañarme e ir aprendiendo juntos a ser mejores en nuestra vida. En este artículo es lógico que el tema sea el fin de año y los propósitos que debemos sacar, cada uno de nosotros se reunirá el próximo 31 de diciembre y al ahora del brindis o un poco antes haremos un breve examen del año dándole gracias a Dios por tantas cosas buenas que nos permitió tener, hacer y lograr en nuestras vidas y en las de los demás; al mismo tiempo en ese repasar el año 2009 que se irá cerrando también pediremos perdón por nuestros errores y viene el momento de sacarlos propósitos para el 2010. Por supuesto que habrá de toda índole: económicos, a ver sí ya mejoramos; físicos, a ver si hacemos deporte ahora sí; familiares, dedicar más tiempo de calidad y cantidad a la familia; pero sobre todo los de mejora personal y de servicio al prójimo, para eso quiero sugerirles fijamos en el siguiente cuento:

“Existía una ballena muy grande, muy grande, solitaria, muy solitaria. Hacía años que no quería saber nada de nadie, y cada vez se le notaba más triste. En cuanto alguno trataba de acercarse y animarla, ella le daba la espalda.

Muchos pensaban que era la ballena más desagradable del mundo y dejaron de hacerle caso, a pesar de que la vieja tortuga marina de más de cien años, contaba que siempre fue una ballena buena y bondadosa. Un día, un joven delfín, escuchó aquella historia, y decidió seguirla ¡secretamente. La descubrió golpeándose la boca contra las rocas, arriesgándose frente a las grandes olas en la costa y comiendo arena en el fondo del mar. Nadie lo sabía, pero tenía un mal aliento terrible porque un pez había quedado atrapado en su boca, y esto la avergonzaba tanto que no se atrevía a hablar con nadie.

  • Cuando el delfín se dio cuenta de aquello, le ofreció su ayuda, pero la ballena no quería apestarle con su mal aliento ni que nadie se enterara.
  • No quiero que piensen que tengo mal aliento – decía.
  • No quiero que piensen que tengo mal aliento – decía.
  • ¿Por eso llevas apartada de todos tanto tiempo? -respondió el delfín, sin poder creerlo.- Pues ahora no piensan que tengas mal aliento; ahora piensan que eres desagradable, aburrida y desagradecida, y que, odias a todos. ¿Crees que es mejor así?

Entonces la ballena comprendió que su orgullo, su exagerada timidez, y el no dejarse ayudar, le habían creado un problema todavía mayor. Arrepentida, pidió ayuda al delfín para deshacerse de los restos del pez, y volvió a hablar con todos. Pero tuvo que hacer un gran esfuerzo para ser aceptada de nuevo por sus amigos, y decidió que nunca más dejaría de pedir ayuda si de verdad la necesitaba, por muy mal que es tuviese”.

  • Estoy completamente seguro que ,este cuento nos viene a cuento a todos, porque el primer paso para mejorar es damos cuenta de que lo necesitamos; platicando con un amigo me decía que sus hijos y su esposa comentaban que tenía muy mal humor y que él no lo creía pero inmediatamente se le veía molesto, enfurecido y enojado; hasta que se percató que le sucedía pudo empezar a cambiar y ahora es una persona alegre, simpática y que todo mundo quiere.

Nuestra amiga la ballena tenía un defecto que la humillaba mucho y en lugar de pedir ayuda se alejaba de las personas, el delfín la quería y por eso la siguió y le pudo ayudar, al final ella se dejó ayudar. Así debe ser la historia de nuestra vida el 2010, debe ser un año donde reconozcamos nuestros errores, pidamos ayuda, aceptemos consejos y así poco a poco vayamos perfeccionándonos consiguiendo ser gente más humilde y que lucha por conseguir metas en su vida. A base de reconocer, aceptarnos, dejamos aconsejar y ayudar por los otros. Por último, cuando veamos a alguien que necesite ayuda debemos tomar la actitud del delfín, estar pendientes, observar y hacemos los encontradizos sin ser impertinentes y así – a solas – que la persona que nos necesita se sienta con la confianza necesaria de acercarse a nosotros para que le ayudemos.

Les deseo a todos un año 2010 lleno de salud, alegría, felicidad, muchos momentos de paz y de servicio a los demás. Con todo mi cariño, un ran abrazo.

pedrobelhguerra@gmaiJ.com

 

Anuncios
Categorías:Cuentos para educar
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: