Inicio > Cuentos para educar > Simplemente congruencia

Simplemente congruencia

Simplemente congruencia

Educar Hoy

Por Pedro J. Bello Guerra.

Periodico AM Queretaro, Mexico, 080907

Hace unos días fuimos testigos de dos hechos poco usuales en nuestro país y de cierta manera contrapuestos, por una parte, mimos testigos del fallo de la Suprema Corte de Justicia rechazando el juicio de inconstitucionalidad contra la ley que permite el aborto en el Distrito Federal, es decir, ratificando que el aborto es algo lícito, porque un grupo de personas cree que la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo y que el cuerpo de un bebé no nacido todavía no es un ser humano y no tiene derecho a la vida; quizá a estos magistrados se les olvidó considerar las dos caras de la moneda, no sólo el derecho de la mujer al uso de su cuerpo como le de la gaña, sino también el derecho de un inocente que se está gestando en el vientre materno y que se le condena a muerte sin haber cometido ningún delito.

También fuimos testigos de la marcha pacífica “iluminemos México” en donde familias completas en varias ciudades de la república, se congregaron para manifestar su rechazo a la violencia, inseguridad y delincuencia que de manera creciente están azotando a México. Un clamor general de YA BASTA Y QUEREMOS PAZ PARA MÉXICO, que nos recuerda el derecho de la ciudadanía a exigir y apoyar medidas de combate a estos males sociales. Vale la pena mencionar la siguiente anécdota:

“Dos gorriones estaban plácidamente tomando-el fresco sobre un mismo árbol, un sauce.

Uno de ellos estaba en la cima del sauce, el otro en la parte baja, en la juntura de las ramas.

Pasó un rato y después de la siesta, el gorrión que estaba arriba, como para romper el hielo, dijo:

-¡Oh, qué hermosas son estas hojas verdes!

El gorrión que estaba abajo tomó aquello como una provocación. Y le contestó de mal modo:

-¿Estás ciego? ¿No ves que son blancas? El de arriba, indignado:

-¡El ciego eres tú! ¡Son verdes! Y el otro, abajo, levantando el pico

-Te apuesto las plumas de la cola a que son blancas.

¡Tú no entiendes nada; eres un loco!

El gorrión de arriba sintió que le hervía la sangre y sin pensarlo dos veces se precipitó sobre su adversario para darle una lección. El otro no se movió de su sitio.

Cuando estuvieron frente a frente, con las plumas del cuello rizadas de rabia, antes de empezar el duelo tuvieron la lealtad de mirar en la misma dirección, hacia arriba.

El gorrión que venía de arriba no pudo contener un “Oh” de admiración:

-¡Mira, son blancas! Pero dijo al amigo:

-Ven arriba, a donde estaba yo antes.

Volaron a la rama más alta del sauce y esta vez dijeron a coro:

-Mira, son verdes!”

Pensando en lo anterior creo que una manera eficaz de combatir la inseguridad, la delincuencia y las demás lacras sociales es de tipo preventiva, promoviendo que la ciudadanía salga del aletargamiento  y pasividad que le han llevado a permitir que se aprueben leyes contra la vida o en bien común o simplemente a quedarse callados ante una injusticia, un asalto en el metro o un robo al vecino, por temor a represalias, también conviene desarrollar la virtud de la paciencia y la tolerancia, pues en las relaciones interpersonales frecuentemente tendremos diferencias sustanciales con los demás y debemos aprender a sumar fuerzas centrándonos más en los puntos de coincidencia que en los puntos de conflicto.

pjbellog@colegioalamos.edu.mx

Anuncios
Categorías:Cuentos para educar
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: